Posada, Santa Cruz y Bonielles homenajean a sus catequistas, profesoras de guitarra y sobre todos amigas y familia

Un homenaje sorpresa a las cuatro miembros de la Asociación Laica de Consagradas Nueva Humanidad, Petra Tomé, Marí Luz Castañón, Susi Bustamante y Pilar Hernández,

Publicado el 27/12/2015
El tapin Posada, Santa Cruz y Bonielles homenajean a sus catequistas, profesoras de guitarra y sobre todos amigas y familia

Vecinos de las parroquias de Posada, Santa Cruz, Bonielles, Valduno, Santullano y La Maruca (Avilés) se reunieron en el Llagar El Güelu en Pruvia para celebrar un homenaje sorpresa a las cuatro miembros de la Asociación Laica de Consagradas Nueva Humanidad, Petra Tomé, Marí Luz Castañón, Susi Bustamante y Pilar Hernández, que desde los años 80 hasta el 2000 colaboraron con los párrocos de dichas parroquias donde daban catequesis, organizaban viajes a Covadonga, convivencias, la Pascua Joven y les daban clases de guitarra. Pilar no pudo acudir al evento por motivos familiares.

Una de las promotoras del homenaje es Ana y explicó que la idea llevaba años rondando y fue el verano pasado cuando comenzó a materializarse y a informar a la gente, “el objetivo es devolverles a ellas todo lo que nos ofrecieron, para nosotros eran como de nuestra familia. Fueron las causantes de unir a la gente de parroquias y con cualquier persona que nos encontremos de aquella época aunque haga años que no nos vemos parece que fue ayer y siempre acabamos hablando de ellas”, apuntó.

 En la actualidad las cuatro residen en Castañera (Lugo de Llanera) y colaboran con las parroquias de Proaza y Quirós. Una de las homenajeadas, Petra, aseguró que para ella fue una alegría inmensa y una sorpresa encontrarse con gente de diferentes lugares, a alguna de ellas hacía años que no veía. “Nos trajeron engañadas por completó, pero estamos muy emocionadas y agradecidas a todo el mundo, hemos compartido mucho con esta gente convivencias, comidas en Santa Cecilia entre otras muchas cosas”, aseguró.

Susi catalogó la experiencia como irrepetible y dio las gracias a todos y cada uno de los asistentes, que fueron un total de 80. Los encargados del homenaje les entregó un recuerdo que fue una planta de olivo para que la colocarán en su jardín.