Alfredo Rodríguez en respuesta a las viviendas de las Casas de los Maestros

“Cada uno de los escritos que ha enviado el portavoz popular desde su paso a la oposición, despide un nivel de desesperación mayor que el anterior”

Publicado el 05/01/2016
El tapin Alfredo Rodríguez en respuesta a las viviendas de las Casas de los MaestrosAlfredo Rodríguez, portavoz del PSOE

Cada uno de los escritos que ha enviado el portavoz popular desde su paso a la oposición, despide un nivel de desesperación mayor que el anterior. El último ejemplo lo tenemos en el relacionado con las conocidas como Casas de los Maestros en Posada de Llanera, un escrito cargado de belicosidad y falto, como siempre, de argumentos sensatos.

Lo primero que no dice Silverio Argüelles es que en ese pleno de septiembre de 2011, lo que debatió fue una moción del grupo Foro Asturias, relacionada con “la rehabilitación de las antiguas viviendas de los maestros en Posada de Llanera”. Una moción que, por cierto, el PP intentó impedir que llegara a pleno, por lo que fue necesario recurrir al procedimiento de urgencia para, gracias a los votos de PSOE, IU y Foro, forzar su debate plenario. Eso después de que el por aquel entonces alcalde, Avelino Sánchez, dijera que “esto no es competencia del pleno”.

La moción tuvo el pleno apoyo de los tres grupos de la oposición, y, una vez más, el PP con su particular sentido de la democracia, no llevó a cabo ninguna iniciativa tendente al cumplimiento del acuerdo plenario.

Lo que tampoco dice Argüelles, es que el portavoz socialista, Hipólito Peláez, además dijo que en Llanera “llevamos 16 años sin viviendas sociales y usted no ha hecho nada”, y también le recordó al PP que en el año 2008 el grupo municipal socialista, ya había presentado una moción muy similar a la debatida en ese pleno del 2011.

En ese mismo año 2011, la directora del colegio anexo ponía de manifiesto el peligro que la situación de abandono de los edificios, estaba generando para la comunidad escolar, sin que por parte del equipo de gobierno popular se hiciera nada para frenar ese deterioro más allá de pequeñas actuaciones muy puntuales, condenando a esos dos edificios al más absoluto de los abandonos.

Al portavoz popular se le olvida, asimismo, que las únicas viviendas sociales construidas en Llanera, fueron obra de dos alcaldes socialistas, de Justo Suárez Prado, en el caso de las levantadas en La Quintana, en la capital municipal, y de Rafael Areces, en el caso del poblado de Los Guixarros. A partir de ahí, nada de nada y en veinte años tuvieron tiempo más que de sobra.

Ejemplo claro de esta desidia fue la redacción del PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) del año 2008, donde no se contempla la reserva de ningún tipo de suelo para levantar viviendas con algún tipo de protección, porque hay que recordar que si bien la construcción de esas viviendas es competencia regional, para ello se solicita a los ayuntamientos la cesión del suelo necesario.

Únicamente en la campaña de 2007, el PP hizo una vaga promesa para conseguir la cesión de una serie de viviendas en una zona de futura urbanización, y dotarlas de algún tipo de protección. Otra vez dejando la iniciativa al ámbito privado y negándose a liderar el proceso desde lo público. Recordemos que una cesión de ese tipo en forma de plazas de garaje en la urbanización de Salamarca, terminó por convertirse en un tremendo “paquete” para el ayuntamiento y que ahora estamos tratando de resolver.

Critica el popular que se haya recurrido a una empresa para llevar a cabo un informe, cuando según su versión hubiera sido suficiente con consultar a los servicios técnicos municipales.

De nuevo oculta la verdad, ya que en la propuesta que se hace desde la Oficina Técnica municipal el pasado 30 de septiembre, se dice literalmente: “Dado que la Oficina Técnica Municipal no dispone de dichos medios personales, se requiere acudir a la contratación del servicio que cuente con capacitación suficiente para su redacción, un equipo multidisciplinar de técnicos formados por un arquitecto, ingenieros así como evaluación jurídica en el análisis de las conclusiones”.

Esto es así porque otras de las cosas de las que no se ocuparon a lo largo de sus veinte años de mandatos sucesivos, fue de dotar a la Oficina Técnica de los medios humanos necesarios para que pudiera hacer sus funciones con total eficacia.

Dejamos para el final el apelativo de “trilero” que el popular dedica al alcalde, un epíteto al que me va a permitir que no le responda en términos idénticos, toda vez que no ofende quien quiere sino quien puede, y usted no puede por más que lo intente, en una demostración más de que es en ese terreno en el que usted disfruta moviéndose. Ese adjetivo, intentando acusar al alcalde de dirigir un juego fraudulento, es un ejemplo más del nivel de sobreactuación que está dirigiendo su desnortada labor de oposición.

La realidad es que frente al oscurantismo como el que el PP siempre se ha movido en este, y en la mayoría de asuntos, el alcalde está poniendo toda la información encima de la mesa, y todos los vecinos pueden tener la seguridad de que va a revolver cielo y tierra, para buscar una solución a este tema, recurriendo tanto a recursos propios como a recursos de otras administraciones, y a lo que haga falta, y al final seguro que le queda un poco de fuerza, para ponerle, a usted, la otra mejilla, pero siempre con la satisfacción de no quedarse mirando para otro lado y de intentar dar soluciones reales a los problemas de los vecinos de Llanera.