Por una Llanera sin barreras arquitectónicas

Publicado el 08/01/2016
El tapin Por una Llanera sin barreras arquitectónicasLos baños del polideportivo de Posada no están adaptados

Visite la galería de fotos.

Lugo de Llanera necesita una actuación integral para hacer la localidad accesible, ya que todas las rampas de pasos de peatones son estrechas y no cumplen con la normativa del 8%, aunque en este momento la Asociación de Discapacitados Físicos de Avilés y Comarca resalta la importancia de realizarlas a un 6%. Todas esas rampas cuentan con bordillos, es decir no están a cota cero, y en la acera suele haber alcantarillas. En algún que otro paso de peatones la rampa está ubicada en otro lugar.

En los cruces de las calles se han colocado una rampa por cada paso de cebra, cuando se debería de poner todo a cota cero y hacer una rampa que ocupara los dos pasos y contara con menos desnivel.

El centro social de Lugo no cuenta con un baño adaptado, que de hacerlo sería el mismo que usarían las mujeres con el cambiador del bebé, y el aparcamiento de Renfe aunque tiene plazas para personas con discapacidad éstas tienen que andar por todo el parking para encontrar una rampa y subirse a la acera. En varias calles las aceras no cuentan con el ancho suficiente para una silla de ruedas.

La zona más nueva de Salamarca tampoco se libra de las barreras arquitectónicas, ya que existen las mismas dificultades relatadas anteriormente. La Asociación de Discapacitados Físicos de Avilés y Comarca pone a disposición de los vecinos una silla de ruedas, para que conozcan de primera mano las dificultades que ellos sufren a diario.

Los vecinos de Posada de Llanera que tienen la movilidad reducida se encuentran con problemas diarios en la zona urbana, que les prohíben entrar en establecimientos y en edificios públicos como la oficina de correos, el polideportivo municipal, el Ayuntamiento o el propio cuartel de la Guardia Civil, ya que presentan un escalón o varios que dificultan el acceso y no cuentan con ascensor.

Una de las mayores quejas es la que tiene que ver con los pasos de cebra, ya que todos están en muy malas condiciones y presentan socavones, que provocan que las sillas de ruedas tengan que circular prácticamente por la carretera si no quieren quedarse atascados. Esto unido a que en las aceras las baldosas no están niveladas y presentan rayas que dificultan el paso.

Ninguno de los establecimientos comerciales y hosteleros de la localidad cuentan con un baño adaptado para estas personas, incluso en algunos la rampa no está nivelada al 8% y no tiene una anchura de 1,30 metros exigible en la normativa, que pone fin a las barreras arquitectónicas.

En uno de los pasos de cebra con semáforo ubicado en la Avenida Prudencio se hace prácticamente imposible, que una persona en silla de ruedas puede darle al botón para que cambie de color, la razón es que delante del botón se encuentra un árbol que prohíbe que la silla se acerque hasta el semáforo.

Otra de las quejas se da en el parque fluvial del río Zalandrón, al que los perros suelen estar sueltos y sin bozal, además critican la falta de civismo de los dueños, ya que en muchas ocasiones no recogen los excrementos de sus animales.

En la Avenida Prudencio González delante del Ayuntamiento existe un aparcamiento para personas con discapacidad, pero no hay ninguna rampa cercana a la que acceder con seguridad para subirse a la acera, después de que el Ayuntamiento decidiera eliminar el paso de cebra que se colocó hace más de dos años. Las personas en silla de ruedas tendrían que desplazarse por la carretera hasta el paso de cebra más cercano que es el que se encuentra delante del Bar Antonio.

El polideportivo de Posada cuenta con escaleras para acceder a las salas de actividades y las máquinas de ejercicio. Los vestuarios tampoco están adaptados a personas con movilidad reducida. Lo mismo ocurre con el edificio del Ayuntamiento, ya que al no contar con un ascensor las personas en silla de ruedas no pueden acceder al salón de plenos, ni a los despachos de los concejales.