José Julio Velasco Bolaño cumple 25 años de su ordenación

Publicado el 20/02/2015
El tapin José Julio Velasco Bolaño cumple 25 años de su ordenación

José Julio Velasco Bolaño es el párroco de Posada, Ables,  Cayés, Villardeveyo, San Cucao,  Ferroñes  y Brañes además de ocupar el cargo de Arcipreste de Siero.  Este año celebrará sus bodas de plata como sacerdote, junto a otros siete compañeros. La ordenación tuvo lugar en la Catedral de Oviedo el 3 de junio de 1990. Además José Julio fue reconocido por los vecinos y feligreses de Villardeveyo como Hijo Adoptivo de la localidad.

Balance de 25 años de sacerdocio.

 Han sido 25 años de trabajo pastoral intenso, de entrega, de aprendizaje cada día. Muy enriquecedores por los distintos lugares por los que he pasado Hospital General, Navia y Andés, Centro Penitenciario, Delegación de Pastoral Penitenciaria y Llanera; seguramente que en todos ellos he podido dar algo más de mi, por lo que pido perdón de corazón.

  • Lo mejor y lo peor.

  Sin duda, lo mejor, las personas que Dios puso en mi camino en estos 25 años; han sido para mí ejemplo de vivencia de fe y entrega a los demás; ellos han empequeñecido mis fallos y han colaborado decididamente a que muchos proyectos pastorales hayan salido adelante.

  Lo peor,  han sido las veces que personas se han acercado a ti en busca de apoyo al pasar un momento de apretón en la vida y te veías impotente.

  • ¿Cómo fue su llegada a Llanera?

  Me costó dejar Navia porque te encariñas con las personas pero el Arzobispo Díaz Merchán me pidió que al abrirse el Centro Penitenciario de Villabona fuese de Capellán, crease la Delegación de Pastoral Penitenciaria y a la vez me hiciese cargo de las parroquias de Ferroñes y Villardeveyo por la jubilación de D. Román; el paso por el Centro Penitenciario marcó mi vida, me hizo mucho más humano y misericordioso. En el año 98 al fallecer el  añorado D. Liborio me liberan del Centro Penitenciario y me dan las parroquias de Posada de Llanera, Ables y Brañes; más tarde al jubilarse D. Agustín, que en paz descanse, en el año 2009, me encomiendan Cayés y San Cucao.

  • ¿Qué necesitaban las iglesias de las que se hizo cargo?

 Cuando llegué a Llanera me encontré con un trabajo bien hecho de mis antecesores, han dedicado horas y años al servicio de sus fieles, siendo ejemplo de entrega y ayuda a los necesitados; yo he recogido sus frutos y he intentado con mi estilo e impronta, rodeado de muchos colaboradores, continuar su línea pastoral de servicio a la comunidad.

        Hemos restaurado las iglesias, tenemos la catequesis concentrada en Posada con alrededor de 200 niños, jóvenes y 24 catequistas; contamos con una Cáritas parroquial formada por 12 voluntarios, donde se atienden a 56 familias; un coro parroquial de niños, jóvenes y adultos que junto al equipo de liturgia preparan y animan las celebraciones; un campamento de verano para niños, muy consolidado y con monitores y directores titulados; todo esto sólo es posible con la ayuda de alrededor de 100 personas que más que “dar” se “dan” para el servicio y bien de la comunidad, a ellas mi respeto, gratitud y cariño.

  • ¿Cómo definiría a los vecinos del Concejo?

       Sólo puedo hablar de lo que conozco que son las parroquias en las que trabajo y he de decir que son muy acogedores, nobles, cercanos y solidarios. Yo siempre me he sentido respetado, querido y apoyado por ellos.

     - ¿Si volviera a nacer sería Sacerdote de nuevo?

       Rotundamente si; Dios me ha concedido esta Gracia inmerecida.

  • Pasados unos meses ¿qué ha supuesto ser pregonero de Exconxuraos?

     Pues un honor inmerecido. Agradezco la oportunidad que se me ha brindado de poder aportar un granito de arena a esta fiesta que vi nacer y que se ha convertido en referente del verano festivo de Asturias. Esta oportunidad refuerza, aún más, mis vínculos con Llanera.

  • ¿Qué necesita la iglesia en la actualidad?

   La iglesia ha de hacer su misión, hoy y aquí, en estos momentos en una cultura secularizada y una sociedad sometida a tantos cambios. La iglesia ha de hacer “lo de siempre” (evangelizar), pero no “como siempre”, como si nada pasara.

   Hay que celebrar “dentro” y anunciar “fuera”, ya no vale quedar esperando a que la gente venga, hemos de ir a su encuentro; los cristianos no podemos contemplar el mundo y lo que en él sucede como algo ajeno o externo a nosotros, situándonos en confrontación con él. La iglesia, este es su gran reto, si quiere que su camino sea el del hombre, ha de estar dispuesta a reconocer que los recursos curativos, al menos algunos, se encuentran en el mismo lugar que su enfermedad.

  ¿Sabemos por qué caminos anda el hombre? Fue Jesús quien salió a su encuentro, el que busca; es la iglesia la que ha de ir al encuentro del hombre. De aquí la necesidad de la presencia pública, del compromiso por la justicia y de la expresión del amor a los más necesitados.

   ¿Cambio algo la llegada del nuevo Papa?

  Lo sustancial del mensaje de la iglesia no cambia porque no depende del Papa. Cambiaron las maneras, las formas y hasta el lenguaje, más cercano y afable. Un papa que nos invita a ir a las “periferias” para ser “hospitales de campaña”; muy preocupado por las causas que provocan la injusticia; el Papa Francisco ve una iglesia necesitada de conversión pastoral y misionera para que sea una iglesia pobre para los pobres.

Jornada de Convivencia con motivo de las bodas de plata de José Julio Velasco Bolaño

El recinto ferial de Llanera acogerá el sábado 13 de junio una comida de convivencia para celebrar las bodas de plata de José Julio Velasco,  Arcipreste de Siero y párroco de Posada, Ables, Cayés, Villardeveyo, San Cucao, Ferroñes y Brañes. Las personas interesadas en participar pueden llamar a los teléfonos 667588224  (Juan Majada) y 634519446 (Roberto).

Antes tendrá lugar una misa en la iglesia parroquial San Salvador de Posada de Llanera oficiada por el homenajeado.