Guillermo Martínez a Manuel Valcárcel: "Con amigos así para qué queremos enemigos"

Publicado el 08/02/2016
El tapin Guillermo Martínez a Manuel Valcárcel: "Con amigos así para qué queremos enemigos"

La pasada semana publicaba El Tapín de Llanera una “carta abierta” firmada por mí  como representante y con el apoyo unánime del Consejo Rector de Soto de Llanera,  y dirigida a D. Manuel Valcárcel, con la intención de que de una vez por todas dejara de menospreciarnos. Lo hacía con datos, que no opiniones, y le rebatía una por una todas las declaraciones que viene haciendo con fines que él tendría que aclarar  algún día a sus vecinos. Su mejor respuesta es la de que “La Asociación de vecinos ASVEPRU no va a consentir que se trate a los vecinos de Pruvia que no lo son de la urbanización de Soto de Llanera como vecinos de 2ª o 3ª categoría”. Y yo le aplaudo por esa defensa y la apoyo igualmente, hasta el punto de que no encontrará una declaración de ningún vecino de Soto de Llanera en contra de nadie de la parroquia de Pruvia. Sin embargo ¿en qué categoría ha intentado colocarnos a nosotros en estos últimos años? Qué poca memoria tiene este señor. Voy a poner un solo botón de muestra en declaraciones a LNE:   El Sr. Valcárcel “lamenta que se estén anteponiendo intereses del Consejo Rector de Soto de Llanera a los generales de la parroquia y el concejo” pero eso sí, lo arregla a continuación “no tiene nada contra los vecinos de Soto”. Con amigos así para qué queremos enemigos.

Sr. Presidente de ASVEPRU, en esta ocasión voy a dirigirme a Vd. únicamente como un vecino más de Pruvia, representándome a mí mismo. Mal empieza su apuesta por el diálogo y el consenso cuando a continuación me tilda  de “pueril”, “inmaduro” (esto lo agradezco, me hace sentir joven)  y “ponzoñoso”, eso sí, no rebate ni uno de los puntos a los que me referí y ahora intenta crispar a los vecinos de Pruvia e incluso a su Asociación contra mí. ¿Puso atención al leer mi “carta abierta”?, me dirigí a Vd. con total educación, eso sí, le aclaré punto por punto donde mentía, pero ni se me pasó por la imaginación en ningún momento insultarle ni faltarle al respeto. Ese no es mi estilo.

No ha leído bien mi nota Sr. Valcárcel, en todo momento me dirijo expresamente a Vd.; ni a los vecinos ni a la Asociación, a Vd.

Dice  que los usos que se les vayan a dar a los edificios comprados por el Ayuntamiento, supongo que se refiere a los de Soto de Llanera, deben ser consensuados por todos los vecinos de Pruvia y los de Llanera. Sr. Valcárcel, está diciendo lo mismo que yo, ¿dónde está la discrepancia? Deberíamos felicitarnos porque al fin ya empieza a ver  que esto puede ser posible ,y ya no hace mención a las tesis que publicaba en LNE en Junio del pasado año, por cierto, tesis de parte apoyadas ciegamente por Vd., pero que nunca se preocupó de contrastar con otras igual de fundadas y respetables.

Sobre la asamblea vecinal pasada: El “Sr. Martínez” se acuerda de todo lo que se habló, estuvo presente todo el tiempo que duró la referida asamblea vecinal y se preocupó de escuchar a todos los participantes en el coloquio, iba para eso, para escuchar y conocer los diferentes puntos de vista de los vecinos de la parroquia de Pruvia, y “los problemas gordos de los que se hablaron” pero solo uno de los intervinientes espetó dos mentiras  indignas a las que no daba crédito : “los vecinos de Soto de Llanera niegan la entrada a otros vecinos de la parroquia” “los vecinos de Soto de Llanera no dejan que se ponga alumbrado en el camino a Santolaya”Esto lo dijo Vd. y a esto hoy lo llama “matices”, increíble.  Hombre, estas acusaciones  debería demostrarlas o, de no ser así, retractarse públicamente. Lo primero que pensé fue: “si este señor comunica así a sus vecinos sobre Soto de Llanera no me extraña que nos miren con odio y recelo”. Mi reacción inmediata fue decirle que estaba mintiendo, y Vd. ¿qué contestó?: NADA. Y lo peor, no tuvo ni la delicadeza  de pedir perdón. La categoría de paladín se la dejo a Vd., Sr. Valcárcel, yo seguiré trabajando como hasta ahora, sin aspavientos  y con la verdad, apoyada siempre con datos, por delante. Defender los derechos de Pruvia a Vd. se le antoja como algo exclusivo pero ya ve, hay muchos vecinos que trabajan y trabajamos por el mismo fin, pero de forma anónima y sin publicidad.

Insiste Vd. en que yo sigo alimentando la crispación. Voy a explicarle,  y también al resto de vecinos, quién alimenta la crispación con sus perpetuas mentiras sobre Soto de Llanera, no sé si por ignorancia o por otros motivos que desconozco, pero imagino. Dice Vd. “¿Cree el Sr. Martínez que los vecinos de Llanera iban a quedarse callados cuando el Ayuntamiento tiene que destinar en los presupuestos 15.000 € para el pago de la comunidad?”Pues bien, Sr. Valcárcel, debería ser Vd. quien se callara antes de decir medias verdades.  Tome nota de lo que el Consistorio paga de comunidad en Soto de Llanera por sus propiedades y no siga enchufando el ventilador: 470,70 €/mes o lo que es lo mismo  5.548,40 €/año. Siga con su mentira de los 15.000 € que por más que lo repita no se convertirá en verdad ¿Esto no le parece “ponzoñar” y “crispar”?. Pásese por el Ayuntamiento y quizá le informen de qué van a hacer con los 9.451,60 € restantes. Pregunte de paso por los euros que se han invertido en complejos deportivos, parques infantiles, centros sociales, etc. fuera de nuestra parroquia durante estos años, eso le haría ver que lo que exigimos para Pruvia también sería un acto de solidaridad.

Ignora lo que esta Urbanización contribuyó y contribuye al desarrollo de la parroquia, si el Sr. Valcárcel no lo ve, o no lo quiere ver, qué le vamos a hacer. Las estructuras tumulares, que nosotros sepamos, no las destruyó ningún vecino de Pruvia y, en cualquier caso, debería Vd. pedir responsabilidades a quien otorgaba las licencias para las obras que se hacían en el año 86 en la parroquia.  Esperemos que no nos haga responsables también de las expropiaciones de los terrenos por donde discurre la AS-II.

Sigue mintiendo, y no me dirijo ni a los vecinos ni a la Asociación, se lo digo a Vd. A ningún vecino, ni de Pruvia, ni de Soto de Llanera, ni de Santolaya se le ha violado su derecho a la intimidad por la instalación de seis cámaras en la urbanización. Infórmese hombre, si es que no da una: las cámaras se instalaron con todos los permisos de Delegación de Gobierno, con la supervisión técnica del Ayuntamiento y es la Policía Local de Llanera la garante de las imágenes que se graban, solo ellos las pueden visionar y, lo más importante, cada una de ellas enfocan a viales públicos. NI UNA PROPIEDAD PRIVADA SE GRABA PORQUE ESO SI ES ILEGAL.

Vuelve con la demagogia el Sr. presidente de ASVEPRU.  El “Sr. Martínez” claro que no sabe lo que paga cada vecino, esa información es personal e intransferible de cada uno de ellos, faltaría más (si yo supiera eso si estaría violando su intimidad),  pero sí sabe el “Sr. Martínez”, porque para exigir y para no meter la pata hay que informarse,  cómo contribuye Pruvia con sus impuestos a las arcas municipales por IBI, Viñeta  y Tributos del Estado en el presupuesto de 2016 con más o menos 1.636.000 €, y para esto no hace falta ser “gurú” financiero. Es sorprendente su ignorancia y su falta de modestia.

Esto quizá le haga comprender por qué reclamamos al Ayuntamiento que se fije un poco más en esta parroquia. Lo que también desconoce  es que “todos los servicios de nuestra zona urbana”, como Vd. dice, los pagamos los vecinos, no se detraen de las arcas municipales; por pagar pagamos hasta las redes y el mantenimiento de suministro de agua. Y dice que no somos solidarios, ¡hay que ver cómo es su vara de medir!

Sobre el uso de las instalaciones a las que se refiere quería pedirle un consejo: ¿por dónde le parece que recomendemos a nuestros niños y mayores que se acerquen a esas instalaciones, dando un paseo quizá por la N-630 o mejor por el camino de Santolaya? Por la distancia no se preocupe, es la misma por ambos sitios: 2 km 800 m. Pero bueno, como Vd. dice “el que viva a mas de 20 metros que se apañe”. Sí señor, Vd. sí que fomenta la solidaridad.

No se preocupe,  el Ayuntamiento no va a pagar comunidad por un tan necesario parque infantil en Soto de Llanera, en los terrenos que son de su propiedad tiene espacio suficiente para ejecutarlo y el Sr. Alcalde es consciente de ello.

Es Vd. una caja de sorpresas, es capaz de hacerles un análisis psicológico a sus vecinos, incluso sin conocerles. Dice en LNE la semana pasada: “El “Sr. Martínez” no asume su condición de residente en Soto de Llanera”. El “Sr. Martínez” hasta tal punto asume esa condición que está orgulloso de vivir desde hace más de 23 años (septiembre del 92) en esta urbanización y de pertenecer a la parroquia de Pruvia.

Voy a decirle,  y esto sí que lo hago como representante de once personas honorables, miembros del Consejo Rector de Soto de Llanera, que es infame que Vd. insinúe que “hay algo raro entre el anterior equipo de gobierno y el Consejo Rector”.  No entiendo esa fácil disposición que tiene para atacar a quien no piensa como Vd.: difama, insulta y miente pero no aporta ni un dato.  Acierto cuando le digo que Vd. o no lee o no entiende lo que lee: hemos estado  nueve años negociando con el anterior equipo de gobierno para conseguir algo que para Soto de Llanera, Pruvia y Llanera considerábamos y seguimos considerando imprescindible, y Vd. “ve algo raro”. Ahora lo seguimos haciendo con el actual equipo, ¿también lo ve raro? Si el Sr. Alcalde saliente o el actual no le informan de lo que se hace en nuestra parroquia pídales explicaciones a ellos pero no nos insulte a nosotros. Léase Vd. las notas de prensa donde sí criticamos en más de una ocasión al “anterior equipo de gobierno” y díganos si Vd. hace lo mismo con el actual.  Nosotros nunca hemos seguido las directrices de nadie,  ni lo dude. ¿Vd. puede decir lo mismo? He sido muy educado con Vd. en éste y en mi anterior escrito, solo le he aportado datos y he intentado que los vecinos de Pruvia conozcan lo que a Vd. ni me ha podido rebatir ni le interesa contar sobre Soto de Llanera. Lo dicho, por favor, serénese y no nos insulte.

Le agradezco que apueste por el diálogo, y más aún, que lo demuestre.