El PP o la desmesura

Publicado el 11/02/2016
El tapin El PP o la desmesura

No es que el Partido Popular a lo largo de sus veinte años de mandatos sucesivos se caracterizara por tener sentido de la medida, pero es que desde su paso a la oposición ya podemos decir que lo han perdido absolutamente, y el último en caer en ese exceso es el popular Sergio Álvarez, quien se atreve a hacer una comparativa entre esas dos décadas de gobierno y los ocho meses, que no seis como afirma Álvarez, que llevamos al frente del gobierno municipal.

Tendencia al exceso verbal cuando habla, por ejemplo, del dinero destinado a Juventud durante su estancia al frente de la concejalía, y afirma sin rubor que hasta junio se habían gastado 30.000 €, cuando la única realidad es que en los presupuestos la partida de Juventud se reduce a 10.000 €. Triplicar el gasto previsto no es síntoma de buen gestor, sino ejemplo de la absoluta falta de rigor en el manejo del dinero de todos, lo que se dispara cuando habla de un gasto de 50.000 en los últimos años, lo que dispara aún más el despropósito. Después de sus años al frente de la concejalía, sería de suponer que el popular ya tendría clara la distinción entre “dinero presupuestado” y “dinero gastado”. A lo que parece esta diferencia aún le genera problemas.

Habla de actividades llevadas a cabo durante su mandato, actividades que se reducen, en 2015, únicamente a dos, una charla del televisivo Pedro García Aguado y Francisco Castaño, con un coste superior a los 13.500 €, y un concurso de maquetas que rondó los 12.000 €. Esas fueron las dos únicas actuaciones en Juventud del año 2015, por un concejal recordado por otras actividades tales como viajes al Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco o al Parque Warner, claros ejemplos de la política de juventud del PP de Llanera.

También le molesta al popular que la concejal responsable de Juventud, Pilar Fernández, tenga su despacho en el ayuntamiento en lugar de en la Casa de la Juventud. De nuevo, el popular oculta un dato fundamental, y es la concejal es asimismo la teniente de alcalde, y su sitio natural es en el edificio consistorial, que es donde todos los tenientes de alcalde de la democracia han tenido su despacho. Además, los jóvenes son ciudadanos como los demás y, por lo tanto, pueden acceder con total libertad al edificio consistorial sin que eso les suponga trastorno alguno.

En contraposición a una política de juventud únicamente basada en el ocio pasivo, desde el pasado mes de junio, la concejalía ha apostado por el empleo y la formación de nuestros jóvenes, con iniciativas como la difusión del Sistema de Garantía Juvenil o la puesta en marcha del programa Actívate, al mismo tiempo que se ha procedido a la renovación del personal encargado del Servicio de Orientación Laboral. Al mismo tiempo, se han conseguido para el concejo subvenciones para el plan de empleo, para los dos programas de Actívate, uno de los cuales está utilizando las instalaciones de la Casa de Juventud.

En cuanto a los telecentros, queremos tranquilizar al concejal popular, porque pronto van a ver abiertas sus puertas, con una potenciación de su vertiente formativa dirigida a todas las edades, no sólo a los jóvenes, en consonancia con la filosofía que mueve a estos espacios en este siglo XXI, en los que son lugares activos y no de mero uso pasivo que es el que defiende el concejal ahora en la oposición.

En definitiva, que no hay ninguna traba a nadie, al contrario, con todas las puertas de los servicios y de los concejales del equipo de gobierno, abiertas a todo el mundo y se mantiene una relación fluida con todo tipo de colectivos y asociaciones, algo que no era precisamente la norma durante los veinte años que el PP estuvo al frente del consistorio.