Respuesta de la Asociación de Vecinos de Pruvia (ASVEPRU) a las lamentables declaraciones realizadas por Félix Guillermo Martínez

“ASVEPRU vuelve a rechazar las calumnias y mentiras realizadas por el señor presidente del consejo rector de la urbanización ‘Soto de Llanera’”

Publicado el 19/02/2016
El tapin Respuesta de la Asociación de Vecinos de Pruvia (ASVEPRU) a las lamentables declaraciones realizadas por Félix Guillermo Martínez

La Asociación de Vecinos de Pruvia vuelve a rechazar las calumnias y mentiras realizadas por el señor presidente del consejo rector de la urbanización “Soto de Llanera” fruto de una pataleta  típica de un niño consentido y caprichoso. La junta directiva de ASVEPRU quiere expresar su apoyo a su presidente, Manuel Valcárcel así como a todos los/as socios/as y vecinos/as que se han podido sentir ofendidos/as por las desafortunadas afirmaciones del señor Félix Guillermo Martínez.

El señor Martínez afirma que su carta iba dirigida al presidente de ASVEPRU. Queremos recordarle que la primera parte de su escrito iba dirigido a ningunear a esta asociación de vecinos, tachándola de “poco representativa”. Queda patente el interés y el respeto que tiene usted por los vecinos de Pruvia que no viven en la urbanización.

Desde ASVEPRU (porque hablamos con una sola voz y de forma totalmente solidaria y unida entre todas las personas que componemos la junta directiva) lamentamos sus intentos infructuosos por querer poner a los habitantes de la urbanización “Soto de Llanera” en contra de ASVEPRU y de sus componentes. Sus convecinos le agradecerían que se preocupase más por el día a día de la urbanización y dejarse de meter cizaña en contra de una parte de los/as vecinos/as de Pruvia. Desde ASVEPRU no vamos a perder el tiempo en ponerle un calificativo a lo que usted está intentando llevar a cabo. Le animamos, otra vez más, a buscar una solución a los muchos problemas que tenemos en la parroquia.

De lo que sí queremos informar al señor Martínez es que tanto los miembros de la junta directiva de ASVEPRU como la mayoría de vecinos/as de Pruvia contamos con amigos/as y conocidos/as en la urbanización, quienes, en más de una ocasión, han manifestado sentirse en desacuerdo con la forma de proceder del consejo rector.

ASVEPRU mantiene una buena relación con los hosteleros y comerciantes ubicados en la zona comercial de la urbanización así como con muchos residentes. Como puede observar, la mayoría de las personas de la urbanización “Soto de Llanera” no ve a ASVEPRU como un instrumento de hostigamiento contra la misma. Todo apunta a que esa percepción tan malévola sólo la tiene usted y quizás algún miembro más del consejo rector.

Lo que sí les interesaría saber a los vecinos de “Soto” es conocer por qué la urbanización se ha quedado fuera de las ayudas comunitarias de desarrollo rural (las ayudas del Plan LEADER), y conocer qué ha hecho el consejo rector para evitarlo. En la práctica, esto supone que una persona que esté empadronada como residente en la urbanización y quisiera ser emprendedora no podrá ser beneficiaria de estas ayudas comunitarias, lo cual, desde el punto de vista de ASVEPRU, es algo injusto. Puede usted consultarlo en la página 6 de la estrategia Leader 2014-2020 de la Asociación para el Desarrollo Integrado del Centro de Asturias (ADICAP). ¿Qué han hecho ustedes para evitarlo? En su día, ASVEPRU expresó su rechazo a esta situación ante la Agencia de Desarrollo Local del concejo.

ASVEPRU quiere recordarle al señor Martínez (y a todo el consejo rector) que esta asociación ha colaborado (teniendo en cuenta sus posibilidades) en la realización de la carrera solidaria “Parroquia de Pruvia” que se desarrolló casi en su integridad en la urbanización. Está claro que a usted le pasa lo mismo que a don Quijote de la Mancha, se empeña en ver gigantes donde hay molinos.

Con respecto a lo hablado en la Asamblea Vecinal del día veintiuno de septiembre, parece ser que usted solo recuerda lo que le interesa (y de paso lo tergiversa). Parece ser que no se enteró de los verdaderos problemas de la parroquia de Pruvia: falta de saneamiento, baja presión del agua en diversos puntos, tuberías de la red de aguas que son de fibrocemento, caminos sin pavimentar, mejora de las telecomunicaciones… Ahí ha tenido una buena oportunidad para explicar a los vecinos de Pruvia en qué ha contribuido la urbanización al desarrollo de la parroquia. Su respuesta: el silencio.

Lo que sí recuerdan todos los asistentes a la Asamblea Vecinal (salvo usted) es como los vecinos de Santolaya le reprocharon el intento de cortar los accesos a sus viviendas por parte de la urbanización. Seguro que a estas alturas ya habrá buscado un culpable a esos cortes de caminos. Le animamos a consultar la hemeroteca local; le va resultar de gran interés.

A continuación pasamos a desmontar todas y cada una de las falsedades y tergiversaciones vertidas por Félix Guillermo Martínez en sus ruines y mezquinas declaraciones en los medios de comunicación.

1) Afirma usted que el presidente de ASVEPRU realizó el siguiente comentario: “Los vecinos de Soto niegan la entrada de otros vecinos a la urbanización.” Sin duda, se trata de una frase salida de la capciosa mente del señor Martínez. Evidentemente, los viales de acceso son públicos (y así vienen en los estatutos de la urbanización) pero otra cosa muy diferente es pasear por las zonas verdes y deportivas privadas. Desde ASVEPRU insistimos en querer presentar al presidente del consejo rector a personas que han sido “invitadas” a abandonar dichas zonas.

Si esa frase hubiese sido dicha por algún componente de ASVEPRU, no supondría ninguna falsedad. Prueba de ello es el episodio de los cortes de los caminos de Santolaya y del camino de El Regadizo. Más claro: agua.

2) Otra frase: “Los vecinos de Soto se oponen a la instalación de alumbrado en el camino de Santolaya”. Se trata de una tergiversación ruin del señor Guillermo Martínez. Se estaba debatiendo en la asamblea de vecinos la posibilidad de poner alumbrado público al acceso de Santolaya y se comentó que no se sabía si los vecinos de la urbanización estarían de acuerdo o no o de si sería necesario contar con algún tipo de permiso por parte de la comunidad de propietarios para poder instalar el cableado puesto que se verían afectados terrenos de la urbanización.

Lo que sí es cierto, es el hecho de que algún residente en la urbanización comentó a algún vecino de la zona su preocupación por el hecho de que el citado alumbrado pudiera suponer un problema para el normal funcionamiento de la cámara de vigilancia instalada a la entrada del camino. El resto son tergiversaciones de Guillermo Martínez con la intención de buscar enfrentamientos innecesarios.

3) Parque infantil. Al señor Martínez le molesta que ASVEPRU pida hacer un parque infantil en el entorno de la iglesia parroquial de Pruvia o en cualquier otro lugar que se pudiera sugerir. Argumenta que habría que hacerse en la urbanización “Soto de Llanera” porque es allí donde están los niños de la parroquia, apuntándose a las tesis del anterior equipo de gobierno municipal de que “en Pruvia no hay niños”.

Con semejante actitud, quedan patentes un par de cuestiones. Por un lado, queda en evidencia el total desconocimiento de las realidades sociales y humanas de Pruvia por parte del presidente del consejo rector. En Pruvia hay un número lo suficientemente elevado de niños/as como para reivindicar una zona de ocio infantil. Para poner fin a semejante desconocimiento, ASVEPRU desea invitar a Guillermo Martínez y al resto del consejo rector a un recorrido por los diferentes barrios de Pruvia para que puedan conocer a los/as pequeños/as de cada casa. Por otro lado, queda patente su peculiar sentido de la solidaridad con respecto a los vecinos que no viven en la urbanización.

Parece ser que le molesta que se haga valer la cifra total de habitantes de la parroquia de Pruvia por parte de ASVEPRU a la hora de reivindicar equipamientos y servicios. ASVEPRU siempre ha tenido en cuenta el número total de habitantes para exigir mejoras para toda la parroquia (y lo seguirá haciendo). Todos los equipamientos que ASVEPRU reivindica, lo hace pensando en que vayan a ser utilizados por todos/as los/as vecinos/as de la parroquia (urbanización incluida), construidos en suelo público y sin ningún tipo de gravamen oneroso para las arcas municipales (pagos de alquiler, cuotas de comunidad, etcétera).

Se preguntaba usted ¿por dónde tendrían que transitar los/as pequeños/as de Soto si el Ayuntamiento pone un equipamiento fuera de la urbanización? La respuesta es sencilla: por el mismo sitio que lo tendrían que hacer los/as niños/as de todo el pueblo si tuvieran que dirigirse a la urbanización.

4) Respuesta de ASVEPRU a la compra del club social de la urbanización. Mal empieza una compra municipal de ese calibre cuando el Ayuntamiento solo pide la opinión de una parte de los vecinos de la parroquia obviando, de forma deliberada, a la otra parte de los habitantes; todo ello sin tener en cuenta la opinión del resto del municipio. Mal seguimos cuando el señor alcalde presenta el proyecto de lo que pretende hacer el Ayuntamiento, en la sede del consejo rector de una urbanización privada (que no se le olvide). Encima, el resto de la población de la parroquia y del concejo se tiene que enterar por la prensa de las pretensiones municipales. Todo apunta a que el proyecto estaba ideado entre el Ayuntamiento y el consejo rector. El resto: a pagar y punto.

A instancias de ASVEPRU, los representantes municipales de entonces afirmaron que la compra no supondría ningún gasto adicional como pudiera ser el pago de la comunidad. El resultado es evidente; el Ayuntamiento de Llanera tiene que pagar la comunidad por haber adquirido un inmueble en una urbanización privada. A saber si fue el consejo rector el que engañó al Ayuntamiento o si fue éste el que engañó al resto de habitantes del resto de Llanera. Sea como fuere, el municipio se ve abocado al pago de la cuota de la comunidad de propietarios.

El exalcalde de Llanera, José Avelino Sánchez, afirmó que con la compra del club social de la urbanización todos los llanerenses iban a ser “copropietarios”. ¿Quién le pidió la opinión a los llanerenses de si querían ser o no “copropietarios”?

Ahora que sabemos que el señor Martínez se preocupa por el desarrollo de la parroquia de Pruvia y el bienestar de sus convecinos, y que conocía el proyecto de primera mano, ¿cómo no se molestó en ponerse en contacto con los vecinos del resto de Pruvia para poder así explicar las bondades y beneficios que iba suponer el desarrollo de este proyecto? ¿Por qué no ha aprovechado la ocasión de hacerlo ante la Asamblea Vecinal del pasado veintiuno de septiembre? Pura demagogia.

Con respecto a la situación legal de la parcela del club social así como la posibilidad de abrir al público los edificios, desde ASVEPRU le remitimos al informe elaborado por el despacho de abogados “De la Iglesia y Teijelo” y al que no tenemos nada más que añadir.

Afirma usted que el pago de 15.000€/año en concepto de comunidad es falso. Le animamos a que consulte el proyecto de presupuestos de Llanera para el año 2016. Si cada vez que pretenda contribuir al desarrollo de Pruvia nos va a costar a todos los habitantes de Llanera un despilfarro económico a las arcas municipales, entonces es preferible que se abstenga de ayudar.

Lo transcendente de esta cuestión no es la cantidad a devengar sino el hecho en sí de tener que hacerlo.  No se puede salir en la prensa por la mañana pidiendo equipamientos municipales en una urbanización privada y por la tarde pasarle al Ayuntamiento de Llanera el recibo de la comunidad. Es como si una persona exige al Ayuntamiento que le ensanche el camino que acaba junto a su casa y al mismo tiempo le exige una indemnización por la tierra que se ha visto afectada.

Afirma usted que quieren abrirse a todo el concejo y que están contentos con que se acerque gente de fuera de la urbanización hasta allí. Pues bien, eximan al Ayuntamiento del pago de cualquier cuota comunitaria o gasto similar. A buen seguro, conseguirá el apoyo de todos los copropietarios en muy poco tiempo.

5) Impuestos. Por lo que parece, usted se cree que tiene el derecho a disfrutar de mejores equipamientos y servicios municipales porque (según su entender) paga más impuestos que casi  nadie en todo el concejo de Llanera. Desde ASVEPRU queremos recordarle que los impuestos como el IBI se pagan en proporción al valor de la propiedad. Se paga por lo que se tiene. Es el momento de poner en valor lo recogido en el artículo 31.1 de la Constitución Española: “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad (…)”.

Si usted cree que recibe pocas atenciones por parte del Ayuntamiento, desde ASVEPRU le invitamos a conocer esas zonas de Pruvia que no tienen saneamiento, cuentan con una obsoleta red de aguas, cuentan con un alumbrado público claramente mejorable, el servicio de recogida de basuras es notoriamente deficiente con respecto al que usted disfruta o simplemente, carecen de acceso pavimentado a su domicilio. Le podemos asegurar que todos estos vecinos pagan los tributos y tasas municipales como el que más. Esta situación la puede también observar en el resto de Llanera.

Durante los últimos años se construyeron diferentes equipamientos municipales en las dos parroquias más pobladas del concejo. Estos equipamientos y servicios se suman a los ya existentes con anterioridad. Si usted no quiere usarlos porque no están construidos a 30 metros de su casa es problema suyo. No podemos tener todos los equipamientos a la puerta de casa. Debería tener una visión más global del entorno que le circunda.

En la parroquia de Lugo (la más poblada del concejo) los principales equipamientos se sitúan en las localidades de Pondal (consultorio médico, casa de cultura, centro social, polideportivo y piscina climatizada) que tiene 34 habitantes y Truébano (colegio público) que cuenta con 90 habitantes, y los habitantes del principal núcleo de la parroquia y del concejo (Lugo de Llanera) no ponen el grito en el cielo porque estos equipamientos no estén en el centro del casco urbano.

Señor Martínez tiene que tener una visión más a largo plazo y ver más allá de los límites de la urbanización. En Pruvia hay previsiones de llevar a cabo importantes desarrollos residenciales, lo que conlleva más vecinos y una mayor demanda de equipamientos y servicios. ¿Debería el Ayuntamiento de Llanera construir un centro social en cada uno de los nuevos desarrollos urbanísticos que están previstos? ¿No sería más coherente desarrollar una planificación ordenada y consensuada de los diversos equipamientos y servicios que pudiera necesitar la parroquia de Pruvia en vez de dejarse arrastrar por los caprichos del consejo rector de turno y que además se empeña en no diferenciar lo público de lo privado?

6) Con respecto a la frase “Los de Soto son ricos, elitistas y privados”, se trata tan solo de la enésima invención del señor Martínez. Otra vez pretende poner en boca de alguien una frase que no se ha dicho con el simple propósito de emponzoñar y buscar la confrontación vecinal. Le recomendamos que se deje de tácticas del calamar; no lo enturbie todo y póngase a trabajar por intentar sacar adelante proyectos de verdadero interés para todos/as los/as vecinos/as de Pruvia (si es que realmente tiene interés en hacerlo).

A esta asociación de vecinos le resulta tremendamente curioso el hecho de que le moleste tanto el término “privado”. Soto de Llanera es una urbanización residencial privada y así viene recogido en el artículo 1 de los estatutos. Asuma que vive en una urbanización privada con todo lo que ello conlleva. Queremos creer que nadie le ha engañado ni le ha obligado a comprar su vivienda en una urbanización de estas características.

Con respecto al término “elitista”, lo único que le queremos comentar es que haga memoria e intente recordar como eran los diversos anuncios de la constructora en la prensa o en el cine allá por los primeros años de la década de los noventa.

7) Cámaras de vigilancia. En su afán por contribuir al desarrollo de Pruvia ha decidido instalar cámaras de vigilancia en todos los accesos públicos a la urbanización. Una vez más, ha sido usted incapaz de, al menos, comunicar sus intenciones a los vecinos de los barrios de Santolaya, Granda o La Campana. Al parecer, la instalación de las cámaras ha corrido a cargo de la empresa contratada por la comunidad de propietarios para la seguridad de la urbanización y para ello, no han dudado en emplear algunas farolas del alumbrado público (que corre a cargo del Ayuntamiento) como soporte. Resulta interesante ver que cuando conviene no interesa que sea el Ayuntamiento el que asuma un determinado servicio.

ASVEPRU nunca ha dicho que las cámaras instaladas fueran ilegales. Ahora bien, que algo sea legal no supone que sea moralmente aceptable ni que se esté de acuerdo con la forma en que se ha llevado a cabo.

8) Con respecto al tema de los usos del centro social, ASVEPRU considera que el señor Guillermo Martínez confunde “churras con merinas”. Ignoramos si lo hace de forma intencionada o por puro desconocimiento de la realidad.

Por desgracia, el centro social de toda la parroquia de Pruvia apenas cuenta con uso porque apenas existen actividades municipales ni tiene un horario mínimo de apertura al público. El hecho de que apenas tenga uso se debe, entre otras razones, a que muchos vecinos de la parroquia de Pruvia no lo quieren emplear porque lo consideran que está lejos de sus domicilios o simple y llanamente porque consideran que no se trata del centro social de su “localidad”. ¿Cuándo ha sido la última vez que el señor Martínez vino a disfrutar de alguna de las pocas actividades programadas en el centro social de su parroquia, tales como la merienda de antroxu, la espicha vecinal gratuita, la merienda de Navidad o los festejos del santo patrón de la parroquia?

En su día, se acondicionó uno de los locales del centro social de Pruvia para que pudiera albergar distintas actividades de baile u otras actividades similares. ¿No cree que se podría realizar en ese local la actividad de zumba que a día de hoy se está realizando en el local alquilado en la urbanización?

Desde el año 2012 estamos pagando todos los habitantes del concejo de Llanera la cantidad de 600€ al mes (7.200€ al año) por el alquiler (aunque oficialmente se trate de una cesión) de un local en la urbanización “Soto de Llanera” con la finalidad de emplearlo como centro social. A esa cantidad hay que sumarle los gastos de mantenimiento (agua, luz, calefacción…) y el coste de las actividades municipales que allí se realizan. Se trate de un capricho que nos está costando muy caro a todos y todas.

Hemos sabido que el consejo rector que usted preside ha hecho de intermediario entre el propietario del local (Reyal Urbis) y el Ayuntamiento de Llanera. Una vez más, ni el Ayuntamiento de Llanera ni usted (que dice ser el paladín defensor del desarrollo de Pruvia) han tenido el más mínimo interés ni el arrojo en pedir la opinión de los vecinos de Pruvia que no viven en la urbanización.

El fruto de esa intermediación ha dado como resultado un convenio de cesión que en el párrafo segundo de la cláusula primera dice que “el cedente (la empresa Reyal Urbis) permite al cesionario (que es el Ayuntamiento) que autorice a la parroquia que corresponda (refiriéndose a la Iglesia) y a la comunidad de propietarios de dicha urbanización la realización de las actividades señaladas (actos religiosos, reuniones de la comunidad de propietarios, etcétera)”.

Otra vez más el interés general de todos los habitantes de Pruvia y del resto de Llanera ha sido pisoteado puesto que la cláusula primera del contrato realiza una autorización específica a la comunidad de propietarios de la urbanización y a una determinada confesión religiosa. ¿Tan difícil hubiera sido redactar la cláusula de tal manera que se autorizase a todas las asociaciones y colectivos del concejo a poder utilizar ese local en igualdad de condiciones en vez de andar con autorizaciones específicas?

ASVEPRU vuelve a recordarle que usted y todos/as los/as vecinos/as de la urbanización tienen a su entera disposición el centro social de la parroquia para que puedan reunirse en él todo cuanto quieran e incluso poder celebrar las reuniones de la comunidad de propietarios.

Señor Martínez, lo que no es de recibo es que con el dinero público se tenga que pagar el alquiler de un local para destinar una buena parte del mismo a usos religiosos.  Este hecho genera malestar entre muchos vecinos (nos consta que hay residentes en la urbanización que también se sienten molestos con este hecho). Nada justifica esta situación puesto que en Pruvia ya existe un templo habilitado para el culto. ¿Qué pasaría si otra confesión religiosa solicitara el local exigiendo el mismo trato? ¿Conoce otras zonas en Llanera en las que el Ayuntamiento se dedique a arrendar locales para usos religiosos o para reuniones de una determinada comunidad de propietarios?

Por último, desde ASVEPRU queremos comunicar que se han seguido los consejos de Guillermo Martínez y se ha consultado la página web de la urbanización. De la visita a la citada página web se han sacado diversas conclusiones entre las que destacan las siguientes:

En toda la página web no se menciona la pertenencia de la urbanización “Soto de Llanera” a la parroquia de Pruvia, ni a la localidad de Santa Eulalia ni mucho menos al paraje de El Cantu de los Carneros. Para sentirse vecinos de Pruvia, tanto como el que más, se trata, cuanto menos, de algo paradójico. Se ignora la motivación de tan curiosa omisión.

A través de las actas de las asambleas de los propietarios se ha podido seguir buena parte del proceso de compra del club social. Llama poderosamente la atención de que en ningún momento de todo el proceso de compra se haya manifestado la intención de informar o preguntar al resto del vecindario de la parroquia de Pruvia su opinión acerca de la conveniencia o no de la compra del club social o del futuro uso que se le podría dar. Tampoco se ha instado al Ayuntamiento de Llanera a realizar esas actuaciones. ¿Cómo es que siendo el señor Martínez presidente del consejo rector se ha podido producir semejante descuido?

Nos consta desde ASVEPRU que es usted aficionado a poner en la web de la urbanización las notas de prensa que publica y que están llenas de falsedades con el simple propósito de desacreditar a ciertos miembros de esta asociación de vecinos. Sabemos que también las suele enviar vía correo electrónico a los propietarios. Queremos animarle a que tenga la valentía de poner este comunicado en su web para que todos los/as propietarios/as de “Soto de Llanera” puedan formarse su propia opinión y saquen las conclusiones que estimen oportunas.

ASVEPRU quiere ayudar al consejo rector a reducir los costes de mantenimiento de determinadas zonas verdes y, de paso, intentar reducir el coste del IBI.  Para ello queremos animarle a que cedan de forma progresiva al Ayuntamiento de Llanera el uso y el dominio sobre los predios 61, 62, 63, 64, 65, 68, 69, y 611. De esta forma, estos espacios pasarían a ser de uso y dominio público, todos los habitantes de Llanera podrían disfrutarlos y su mantenimiento sería municipal.

Estamos seguros de que el Ayuntamiento de Llanera no opondrá grandes repararos si la propuesta, además del apoyo de los habitantes de la urbanización “Soto de Llanera”, cuenta con el apoyo del resto de vecinos de la parroquia de Pruvia.

Desde ASVEPRU estamos convencidos de que el señor Martínez y su consejo rector serán capaces de llevar adelante esta empresa en un rápido período de tiempo. Puesto que han afirmado en más de una ocasión su interés y deseo por tener una mayor interrelación con el resto de Pruvia y de Llanera, ¿qué mejor ocasión que ésta para llevarlo a la práctica? Recuerden que afirmaron que “ningún propietario de Soto se va negar a que venga gente de afuera a pasear por la urbanización”

Es el momento de la elección. Señor Martínez, tiene usted que decidirse: u opta por la demagogia, el cinismo y la hipocresía, u opta por la colaboración, la solidaridad y la fraternidad vecinal.

ASVEPRU reitera su oferta de diálogo y colaboración al consejo rector de la urbanización en pos del desarrollo de Pruvia. Consideramos que una reunión siempre será más fructífera y positiva que el continuo cruce de comunicados en la prensa, aunque ASVEPRU siempre se defenderá de las falsedades y mentiras que se puedan verter contra la asociación, sus componentes o sus representados/as.

Desde ASVEPRU siempre defenderemos el interés general de toda la parroquia de Pruvia contra viento y marea, le pese a quien le pese. Pero también estamos dispuestos a reunirnos y a dialogar con quien sea si con ello logramos cumplir con las expectativas de mejores equipamientos y servicios para todos los vecinos de Pruvia, vivan donde vivan.