Ramón Rodríguez “Llanerense del Año “ apuesta por el mecenazgo en la cultura

El vecino de Tuernes El Pequeño aseguró que en Llanera sería muy importante cuidar el patrimonio

Publicado el 28/02/2016
El tapin Ramón Rodríguez “Llanerense del Año “ apuesta por el mecenazgo en la culturaRamón Rodríguez “Llanerense del Año 2010 “

Ramón Rodríguez nació en su casa en Tuernes El Pequeño en el año 1950, su domicilio era conocido como Casa Roxu porque un bisabuelo suyo era pelirrojo.  “He vivido la mayor parte de mi vida en Tuernes, aunque pasé varias temporadas en Oviedo en los años 80 y 90, pero siempre estuve vinculado a Llanera por mi familia y venía siempre a comer, pero la vida laboral y el ocio la desarrollaba en Oviedo” comentó.

Sus estudios básicos los realizó en la escuela graduada de San Cucao, “en aquella época existían escuelas unitarias formadas por una maestra que daba clase a niños y niñas conjuntamente. Después estaban las mixtas en las que los chicos y las chicas estaban separados y había una maestra y un maestro. Las escuelas graduadas  eran las únicas de Llanera,  porque se encontraban próximas a la casa solariega de Carmen Polo  y se optó por este método, que eran dos maestros, dos maestras  y una parvulista que era una novedad en el año 1955”, apuntó.

El bachillerato lo cursó en el instituto Alfonso II en Oviedo, que en aquella época era conocido como el masculino y después  estudió  la Licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad de Oviedo que concluyó en 1972-73, en 1993 leyó su tesis doctoral en Geografía e Historia.

A nivel profesional hizo las oposiciones en Madrid en 1978, cuando todavía no existían las autonomías, al Cuerpo Facultativo de Archiveros, bibliotecarios y arqueólogos, aunque ya estaba trabajando como becario (1969) durante la carrera en la Biblioteca de la Universidad de Oviedo, después pasó a becario auxiliar (1970 a 1972) y contratado (1972 a 1978) hasta que se sacó la plaza. Fue primero vicedirector de la biblioteca desde 1979 hasta 1985 y después Director hasta la actualidad.

Cuando cumplió 30 años entró como miembro correspondiente al Real Instituto de Estudios Asturianos, desde el 2002 fue miembro de número permanente y en 2013 pasó a ostenta el cargo de director. “En el ámbito profesional trabajé en una primera etapa en historia del libro y las bibliotecas a nivel asturiano y español. Después me entró el gusanillo y comencé a publicar cosas sobre Asturias y sobre todo más local en referencia a Llanera. En 2005 fue cuando me centré en el concejo y se creó la revista Perxuraos”, comentó. Ramón publicó siete libros, es editor de cinco publicaciones más, es autor de varios artículos en revistas especializadas, además de comunicaciones en congresos, en total todas suman 80 publicaciones.

 Rodríguez aseguró que la revista Perxuraos surgió con la finalidad de que el concejo de Llanera contara con bibliografía sobre el municipio, “es muy importante que exista un órgano que se ocupe de la historia y de las necesidades del concejo, que no hay que confundirlo con la prensa que es otra cuestión diferente. Esto son estudios más de fondo, trabajando con el archivo. Me parecía muy importante  llenar ese hueco, me pareció interesante y conté con personas a las que les gustó la idea y quisieron colaborar”, apuntó.

 Ramón explicó que el nombre de la publicación vino dado por el acondicionamiento histórico singular de los Perxuraos, porque supuso uno de los movimientos más importantes de rebelión que hubo en la antigua Corona de Castilla. “Siempre se conoció la historia de los Perxuraos de Llanera, hace unos diez años escribí un artículo en El Tapín reclamando el nombre que es el original, lo demás son otras denominaciones  que obedecen a criterios que yo no voy a valorar”, aseguró.

Rodríguez adelantó al Tapín algunos detalles de la revista que se presentará este año donde se publicará un artículo que continúa con la historia de las escuelas del concejo, otro versará sobre la economía en Llanera presente pero haciendo referencia a los datos históricos, que estará escrito por una persona de gran solvencia. Otro hará referencia al poder de los grupos de presión dominantes y la política en el concejo  en el primer tercio del siglo XX. Uno de los estudios que está sin cerrar tendrá que ver sobre algún monumento del concejo; además de otro escrito sobre las familias más importantes en el Antiguo Régimen.

El director del RIDEA cree que en Llanera existen algunas iniciativas culturales interesantes, “creo en la pluralidad y en la creación espontánea a través de la base de los movimientos culturales, quizá convenga organizar unas conferencias, conciertos, acercar la música clásica y obras de teatro. Pero no sólo que interesen al concejo, sino también al resto de la sociedad asturiana para que atraigan a la población. Es importante fomentar la cultura”, relató.

Ramón considera que la administración pública no debe subvencionar toda la cultura, “en España hay mucha tendencia a cargar todo a la administración pública, pero pienso que la sociedad civil es la que debe impulsar la cultura. En otros países como Estados Unidos existe la figura del mecenas, que después tiene ventajas fiscales, pero aquí está en mantillas”, destacó.

 El vecino de Tuernes El Pequeño aseguró que en Llanera sería muy importante cuidar el patrimonio, “se están llevando a cabo iniciativas desde el Ayuntamiento y a nivel particular, como la recuperación el molín de Cayés en el ámbito municipal o el detener la ruina del Palacio de Villanueva por parte de la propiedad. Hay un patrimonio etnográfico que necesita una restauración como los molinos, los hórreos y preservar las escasas casas de arquitectura popular”, afirmó. Aunque Rodríguez conoce que es complicado porque depende del gobierno del Principado, de los propietarios y sobre todo no hay dinero que lo pueda sostener.

 Ramón recordó que uno de los monumentos religiosos más importantes es la iglesia de Arlós que está en muy malas condiciones de conservación. “Se deberían de retomar las excavaciones, que en su día fueron realizadas por Otilia Requejo actual directora general de Patrimonio, que acudió a Llanera tras ponerme en contacto con ella, además escribió en dos números de la revista”, concluyó.