Félix Somohano, un as del motor que considera que Llanera debería de contar con su propio circuito

Publicado el 04/03/2016
El tapin Félix Somohano, un as del motor que considera que Llanera debería de contar con su propio circuito

El llanerense de 48 años, Félix Somohano, comenzó su andadura en el mundo del motor a los 16 años cuando acudía con su familia al circuito de La Belga en Siero, “mis padres me dieron la autorización y comencé a correr. Mi madre era la que se encargaba de llevarme a entrenar a La Belga y a las carreras, porque yo no tenía carné de conducir”, recordó.

Su carrera comenzó con un coche construido en su casa, un Fórmula TT, el segundo vehículo con el que compitió se lo compró a otra persona y era un coche construido en Cataluña. En 1995 construyó un coche en Tuernes en casa de Tamargo y con él fue campeón de España ese año, compitiendo en carreras por toda la nación, fue subcampeón en el 96 y  repitió titulo en el 97. “Después decidimos participar sólo en los campeonatos regionales, porque los nacionales eran muy caros y competí en Castilla y León y Asturias, consiguiendo 21 campeonatos regionales, en las categorías rallyesprint y autocross desde el 98 en adelante”, aseguró el piloto.

Somohano en la actualidad sigue compitiendo, aunque ya no lo hace en campeonatos regionales por motivos personales y se dedicó a hacer carreras puntuales en Portugal de rallyecross para el  campeonato del mundial, “al no competir en los campeonatos regionales que son diferentes carreras a lo largo de varios días, acudes más preparado a éstas y puedes gastar en ella los neumáticos”, explicó.

El piloto comentó que en Asturias en la actualidad sólo existen dos carreras para el campeonato regional, más el Cierru Los Pinos en Llanera, mientras que en Galicia y Castilla y León son entre 7 y 8 . Corrió cuatro veces el Cierru y ganó dos veces. “La fecha del Cierru siempre coincidía con la final del campeonato de Galicia y por eso no podía participar”, recordó.

Somohano explicó que hace dos años comenzó a disputarse el campeonato Mundial de Rallyecross, que se corre sólo en Portugal, “el año pasado corrí cinco carreras en Portugal y los resultados que consiguió fueron un once puesto en el campeonato del Mundo, en Vilanova de foz coa gané, en Montealegre fui cuarto y  en las otras carreras sufrí un accidente y una avería”, comentó.

El piloto confesó que le gusta más el autocroos, ya que la especialidad nueva es complicada porque todavía no la conoce y no sabe cómo poner el coche a punto, “cuesta más ganar aquí, aunque uso el mismo coche ya que en el autocross suelo ganar”, apuntó. En lo que se diferencian es que en el autocross el circuito es todo tierra, mientras que en el rallyecross es 60% asfalto y 40% tierra, se corre con neumático de asfalto.

El campeonato del Mundo de Montealegre se celebrará este año el 16 y 17 de abril, en cada carrera salen 20 coches y todos los pilotos son invitados por palmarés. “El año pasado presente en la inscripción ante el Automóvil Club Vila Real el palmarés y decidieron admitirme”, aseguró. Las categorías que se corren son: tres de turismo, supercars, littles, super 1600 y karcross.

“Este es un deporte caro, no hay límite de dinero puedes gastarte todo el que quieras, nosotros vamos con una furgoneta y un remolque y los otros llevan tráiler, remolques y ruedas nuevas para cada carrera y nosotros sólo llevamos cuatro ruedas”, comentó. Somohano aseguró que los mejores pilotos son los franceses, después los españoles y los portugueses. El coche que usa es un kmotos francés.

“Cuando se acercaban las elecciones municipales acudíamos a hablar con el concejal que se encargaba de deportes y con el anterior alcalde, José Avelino Sánchez, y nos decían que se mirarían pero no llegamos a nada. El pasado año hablamos con Gerardo y nos pidió un plan de viabilidad y lo metieron en su programa electoral”, destacó. La zona que propone el piloto es en el Santufirme y debe de tener unos 60.000 metros cuadrados, para hacer un recorrido de un kilómetro o un kilómetro 100 y con caracter permanente. La razón es que ya no quedan casi circuitos en Asturias en los que competir y mucho menos entrenar.