Álvarez-Cascos: “Ni la izquierda radical, ni la izquierda bolchevique, han traído libertad, progreso, empleo, y bienestar allí donde gobernaron en los últimos cien años”

Publicado el 26/01/2015

“La decisión del pueblo griego es soberana y debe de ser respetada, pero eso no implica que sea acertado para resolver su crisis política y económica, como el tiempo demostrará”

·       “Los  griegos dejaron claro ayer que no quieren ser una sucursal de la UE, cuya política de austeridad les ofrece más perjuicios que esperanza, pero han elegido un camino que puede agravar más sus problemas”

·       “<Mutatis mutandis> la alternativa para sacar a Asturias del sendero de la decadencia por donde nos lleva el PPSOE no puede ser una sucursal de organizaciones centralistas que nos marginan y discriminan”

El presidente de FORO, Francisco Álvarez-Cascos, ha declarado, sobre el resultado de las elecciones griegas celebradas ayer y la victoria de Syriza, que “la decisión del pueblo griego es soberana y debe de ser respetada, pero eso no implica que sea acertado para resolver su crisis política y económica, como el tiempo demostrará. Basta repasar someramente la historia de las naciones en Europa, en América o en Asia, para comprobar que ni la izquierda radical ni la izquierda bolchevique han traído libertad, progreso, empleo y bienestar allí donde gobernaron en los últimos cien años. Los griegos dejaron claro ayer que no quieren ser una sucursal de la Unión Europea, cuya política de austeridad se ha demostrado inútil e insolidaria, y ha producido más perjuicios que esperanza, pero han elegido un camino que puede agravar aún más sus problemas”.

Álvarez-Cascos añadió que “el panorama político asturiano está enmascarado por los análisis de las expectativas de los diferentes partidos en clave nacional, pero en España, a cuatro meses vista, lo que tenemos delante son unas elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán en una clave muy diferente para dilucidar asuntos muy cercanos a los ciudadanos que la política monetaria y presupuestaria de la UE. Concretamente, el principal problema que tiene Asturias es la marginación y la discriminación que sufre a nivel nacional, cuya causa fundamental es la condición de sucursal a la que nos condenaron en los últimos diez años los gobiernos del PPSOE con sus insolidarias decisiones. Por eso, <mutatis mutandis> con relación a los resultados griegos de ayer, la alternativa para sacar a Asturias del sendero de la decadencia por donde nos están llevando es preciso que el Gobierno del Principado cambie y quede en manos de quien tenga independencia y capacidad de decisión, para que dejemos de ser una sucursal de los partidos centralistas que nos olvidan y nos maltratan. Y, a partir de esta premisa, asegure una política de crecimiento, empleo, y bienestar. Estas dos características solo las reúne FORO en Asturias”.