Desarrollo Rural convoca las ayudas de la Política Agrícola Común por un importe de 45,5 millones

Las subvenciones beneficiarán a unos 10.900 agricultores y ganaderos

Publicado el 10/03/2016

La Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales ha realizado la convocatoria anual de ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) por un importe de 45.520.000 euros, una vez autorizada por el Consejo de Gobierno. Se trata de las líneas de apoyo vinculadas a agricultores y ganaderos, que suponen el instrumento principal para el impulso de este sector en la comunidad.

 El Ejecutivo autonómico materializa con estas subvenciones su apuesta por proporcionar un nivel de vida razonable a los profesionales del campo asturiano y asegurar sus niveles de renta, además de contribuir a la modernización de sus explotaciones en un contexto de conservación del medio ambiente y el paisaje rural.

 Este ejercicio, el segundo de aplicación de la nueva PAC, las  ayudas supondrán para los ganaderos de Asturias una importante inyección de liquidez y beneficiarán a unos 10.900 solicitantes, que recibirán en conjunto cerca de 73 millones.

 La distribución de las subvenciones se corresponde con las dos grandes líneas de actuación de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales en esta materia:

 

  • Pagos directos a agricultores y ganaderos.

Son ayudas de apoyo a las rentas de los agricultores y ganaderos, los   denominados pagos directos  de la PAC. A este fin se destinan 32,5 millones en dos anualidades, 15 con cargo al actual ejercicio y 17,5 con cargo al próximo. Estas partidas iniciales se ampliarán hasta una cantidad anual que rondará los 60 millones. Es la principal línea de ayuda de la consejería y está financiada íntegramente por el Fondo Europeo Agrícola de Garantía Agraria (FEAGA). Los fondos van destinados a las subvenciones desacopladas, es decir, no vinculadas a la producción (como los pagos básico y verde) y a las subvenciones para jóvenes, así como a las ayudas acopladas o vinculadas a la producción. Estas últimas se destinan en su gran mayoría a explotaciones que mantengan vacas nodrizas, de vacuno de cebo, vacuno de leche, ovino y caprino.

 Las ayudas se dirigen a los profesionales que cumplan los requisitos de agricultor activo: que sean titulares de una explotación agrícola o ganadera inscrita en el registro correspondiente, con independencia del régimen de tenencia de la tierra, y que lleven a cabo una actividad agraria.

 

  • Pagos relacionados con la actividad agrícola y ganadera vinculados al Programa de Desarrollo Rural.

La autorización del Consejo de Gobierno incluye algunas líneas, referidas a agricultores y ganaderos, vinculadas al desarrollo rural. Así, en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Asturias 2014-2020 y destinadas al apoyo a la actividad agraria sostenible, se asignan 13.020.000 euros a los pagos compensatorios por producir en zonas de montaña y en otras áreas con limitaciones naturales específicas, a la atención a la  producción ecológica y a las ayudas agroambientales por una producción ganadera sostenible y de conservación del paisaje.

 Estas cuantías serán financiadas con cargo al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), la Administración central y el Gobierno de Asturias.

 Este año, al igual que en ejercicios anteriores, las solicitudes se podrán realizar hasta el 30 de abril en las entidades bancarias colaboradoras, a partir de la fecha de publicación de la convocatoria en el BOPA.

 El Gobierno de Asturias pretende que las compensaciones económicas permitan a agricultores y ganaderos orientar sus recursos y esfuerzos  para responder a las demandas de la sociedad. Son, por tanto, ayudas equilibradas y acordes con la importancia del servicio que prestan a la sociedad, que persiguen garantizar el abastecimiento alimentario, en cantidad y calidad. También inciden notablemente en la cohesión social de los ámbitos rurales y en la salud de los consumidores.

 Las últimas reformas de las ayudas de la PAC para el periodo 2015-2020 han supuesto un cambio sustancial. Ahora se destinan menos fondos para  intervenir en los mercados y más para las ayudas directas a los productores y el desarrollo rural.