Carta al director: El conflicto Saharaui sigue estancado tras 40 años.

Publicado el 12/03/2016

La reciente visita de Ban Ki Moon Secretario General de la ONU a los campamentos de refugiados saharauis en Argelia no ha sentado nada bien a Marruecos que persiste en defender la territorialidad de la que fue la última colonia de España y ello pese a la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya que en 1975 sentenció que no existían vínculos entre ambos pueblos y territorios. Pese a esta sentencia, España hizo entrega del territorio a Marruecos vendiendo al pueblo saharaui que gozaba de la nacionalidad española al ser considerada hasta entonces una provincia más del Estado Español.

El viaje de Ban Ki Moon a los campamentos de refugiados que es el primero en sus 10 años de gestión y su visita previa a España, Mauritania y Argelia pretende recuperar el diálogo entre las partes que desde la firma del Plan de Paz en 1991, se encontraba encallado . La visita inicialmente prevista a Marruecos ha sido al final suspendida por el anunciado desplante del monarca alauita al anunciar su “no disponibilidad” y al que claramente no gustó nada la visita a las zonas liberadas por el Frente Polisario y a los propios campamentos de refugiados. Este desplante y error diplomático parece desconocer que el Secretario General de la ONU tiene todo el derecho a viajar en cualquier misión de paz como la establecida en estos territorios en los que además están presentes soldados (MINURSO) Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental.

La torpeza de Marruecos pone en evidencia su nula voluntad en la búsqueda de una solución aceptable que pasa ineludiblemente por la celebración del referéndum y a la vez enfrenta a este país con la propia Organización para la Unidad Africana de la que ha salido tras el reconocimiento de la misma a la RASD y al Frente Polisario como legítimo representante. Este enfrentamiento llega a la propia Comunidad Europea tras la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia que anuló los acuerdos comerciales entre la Europa Comunitaria y Marruecos por incluir productos del Sáhara Occidental como son los Acuerdos Pesqueros y expoliación de los recursos naturales del Sáhara así como prospecciones petrolíferas por parte de empresas extranjeras pagadas por Marruecos.

La exigencia de los dirigentes saharauis pide la implicación de las fueras de la MINURSO en la supervisión de los derechos humanos en los territorios ocupados.

Esta visita se lleva a cabo a punto de culminar el mandato del SG y el de las propias fuerzas de la MINURSO para lo que el propio SG emitirá un informe que presentará al Consejo de Seguridad y pedirá una prolongación de la misma y también coincide con el 40 aniversario de la fundación de las RASD.

En este momento tan crucial, quiero manifestar mi plena solidaridad con el pueblo saharaui y con el FP como legítimo y único representante, a la vez que exijo  a la ONU una solución definitiva que pase por la consulta a los saharauis. Al gobierno de España que pueda salir, le recuerdo que nuestro país sigue siendo potencia administradora y como tal le corresponde un compromiso firme y coherente en favor de los legítimos derechos de la población saharaui.   Un conflicto militar entre las partes, tendría graves consecuencias en la zona y la paciencia de los saharauis tiene límites. En todos está la búsqueda de un compromiso firme que respete las Resoluciones de la ONU y los derechos de los pueblos a la libre autodeterminación.

Juan Luis Vallina Ariznavarreta