Gerardo Sanz Pérez, el actual alcalde

Alcaldes de Llanera en la actual época democrática, IV

Publicado el 25/03/2016
El tapin Gerardo Sanz Pérez,  el actual alcaldeGerardo Sanz Pérez.

Esta es el cuarta y última entrega de la serie de artículos que, manteniendo la idea original de uno por mes, resume la charla con los alcaldes de Llanera bajo la actual Constitución de 1978, siendo la de hoy, con el socialista Gerardo Sanz Pérez. Cronológicamente,  el quinto del periodo indicado y único alcalde en ejercicio, al que entrevistamos para esta serie.

 Notará el lector la falta del capítulo que correspondería al anterior, José Avelino Sánchez Menéndez, con quien a pesar de intentarlo reiteradamente, no ha sido posible reunirse. Siento esta falta, pues en mi modesta opinión, los veinte años que estuvo al frente de los destinos municipales, y su época en el Congreso de los Diputados,  bien merecían ser rememorados con algún detalle significativo en estas páginas,  máxime teniendo en cuenta la impronta que desde el principio anunciamos como líneas básicas características de este proyecto: un apunte biográfico de la persona en sí, y una síntesis informativa de la gestión pública ejercida, desde la perspectiva del propio entrevistado-protagonista.

 

 Gerardo Sanz Pérez, está afiliado al PSOE desde los 17 años, fue secretario de organización y comunicación de las Juventudes Socialistas de Oviedo; secretario general de las de Llanera; miembro del Comité Federal de las mismas juventudes; co-fundador  de la Asociación de jóvenes trabajadores del Metal y de la Construcción afiliados a UGT, a la que bautizó con el nombre de “Alcuentru”;  concejal de Llanera -en la oposición- desde 2007 a 2011; secretario general del PSOE de Llanera desde noviembre del 2012, y en junio de 2015 fue elegido Alcalde con el apoyo de Izquierda Unida y de Somos Llanera, dejando al Partido Popular, tras 20 años de gobierno, en la oposición. En su calidad de Alcalde, es por elección, Vicepresidente de la Federación Asturiana de Concejos.

 

Me citó hace pocos días una tarde en su propio despacho oficial del Ayuntamiento, en un hueco entre reuniones programadas, que si bien la nuestra comenzó puntualmente, la siguiente se retrasó un tiempo que no puedo precisar, pues no interrumpió la entrevista hasta que terminé con todas las cuestiones que tenía previstas, lo que llevó dos horas y media aproximadamente.

 Me disculpará el lector si le confieso que entrevistar a un vecino de siempre, “de la puerta de casa” como se dice, hoy día Alcalde de Llanera y por ello también mío, no resulta tan sencillo como parece. El envite fue airoso desde el principio, pues la confianza mutua no interfirió el protocolo debido a la figura del Alcalde, y ello favoreció una charla siempre fluida, vehemente por momentos y con cierto grado de confidencia en asuntos que rayaban la esfera personal. No esquivó ninguna pregunta aunque sí preguntó por el sentido de alguna de las formuladas.

Me remitió por email varios fotos a su elección, de las que seleccioné las aquí publicadas; una está ligada al perdurable recuerdo de su infancia, subido en la carretilla que lleva su abuelo Ramón de Segundín; otra con dos políticos amigos y admirados, Javier Fernández y Rubalcaba; la tercera, una instantánea ya conocida por mí accidentalmente, pero que es primicia en la prensa, y que fue tomada en la inauguración del Museo de Fernando Alonso en La Morgal. El primer plano que yo mismo le saqué en la trasera exterior del Ayuntamiento, le descubrió una zona donde cree no haber estado antes de aquél día.

 

“Segundín”

 

Nacido en 1974 en Casa Segundín de Tuernes el Pequeñu, hoy día casado y domiciliado en Posada, fue a la escuela de Consuelo la Llomba y desde el primer curso de EGB hasta la Selectividad, estudió en Los Robles. Conserva un entrañable recuerdo del Colegio, del capital humano que había y la formación en valores que allí recibió. Mantiene contacto con algunos compañeros de estudios y durante algunos años después de abandonarlo, reforzaba el equipo de profesores en sus partidos al baloncesto o fútbol con los alumnos de COU. Ingeniero informático por la Universidad de Oviedo, últimamente trabajador en INADECO, hasta que llego a Alcalde su trabajo consistía fundamentalmente en coordinar equipos, desarrollar y dirigir proyectos web. Su curriculum, está plagado de referencias terminológicas relacionadas con la informática, creo que solo para entendidos y acompañadas de la coletilla “especialista en…”.

 Practicaba sobre todo baloncesto y ciclismo; le va el rock de Barricada, el de Los Suaves y también el de Loquillo, a cuyos conciertos en Asturias e incluso en otras provincias limítrofes, no falla. Se considera una persona tranquila,  tímida, honrada, pro-activa, concienzuda, estudiosa y práctica; forofo de películas de entretenimiento, acción y tintes políticos, sigue actualmente “House of Cards” y “Borgen”; hasta llegar a la alcaldía leía casi exclusivamente mamotretos técnicos sobre Informática, actualmente sustituidos por tratados sobre diversos temas de gestión municipal. 

            El topónimo “Segundìn”, compendia toda su infancia, e incluye tanto la casa materna como en el molino propio que llegado el caso, sabría poner en marcha e incluso represar el agua que movía su muela; se siente orgulloso de sus plantaciones de manzanos entre los que se relaja y medita al tiempo que los poda y cuida; sus compañeros del partido saben que una tarde de Gerardo entre aquéllos árboles, trae como consecuencia reflexiones e ideas surgidas en lo que ellos llaman “sala de meditación” que habrá que debatir en alguna reunión próxima.       

            En otro orden de cosas, también en Segundín, en este caso en el cuartu de estudiu, muchas veces a golpe de teléfono fijo –móviles e internet eran inexistentes o sin cobertura por aquéllos años-, se redactaron algunos de los comunicados de prensa durante su época de secretario de comunicación de la agrupación ovetense, comunicados que después remitía a la prensa desde el fax de la librería Alba de Posada.

 

Lagunas y Recuerdos

 

            Se considera socialista desde la cuna, con abuelos represaliados, familiares desaparecidos, otros sepultados en el exterior de cementerios, incluso fuera de Asturias. Cuando le llevaron al colegio  Los Robles, su madre le recomendó no hablar de las ideas de izquierdistas que había en casa. Con aquélla edad, cumplió el mandato y pasó desapercibido bastante tiempo, pero con el paso de los años terminó siendo cariñosamente apodado “el comunista”, sin que ello repercutiera en el trato recibido de compañeros y profesores en el Colegio, ni resultara afectado su prestigio personal.

            Como nacido que fue en 1975, los primeros años de la transición no los vivió con consciencia de lo que aquélla significaba para el País. Nada sobre ella ni sobre Franco le enseñaron en el Colegio y tiempo después notaría que había una “laguna” en su bagaje a la que tenía que poner remedio.  Las imágenes que de aquéllos acontecimientos guarda, incluido del golpe de Tejero, son consecuencia de lo visto en televisión años después. Ve a la Pasionaria, a Santiago Carrillo, y a otros personajes destacados de aquél entonces, como parte de la historia pasada, ocupando en ella el lugar que como luchadores por la democracia y libertad les corresponde. 

            Sí recuerda aquello de “libertad sin ira” que Jarcha cantaba como eslogan electoral en la campaña donde Felipe González llegó a la Moncloa. Aquél día de elecciones, vivido a la yerba en el Bravón, bajo amenaza climatológica de tormenta, notaba en los de casa una excitación especial que a la noche, al confirmarse los resultados, se transformó en alegría contenida, ilusión y esperanza. Pasarían años antes que sus padres le acompañaran a los mítines en Polideportivos e, incluso, a la fiesta de Rodiezmo.

            Cuando por iniciativa propia, con 17 años, decidió afiliarse a la Juventudes Socialistas en Oviedo, la abuela Palmira le sermoneó muy preocupada “niñín, van a venir a buscarte”. La fortaleza de la abuela, forjada en de una infancia con cierto grado soledad y temor, siempre vigilante a la par que protectora de familiares buscados, con responsabilidades muy superiores a las que por edad le correspondían, nunca flaqueó ni aún cuando sus fuerzas ya eran escasas para acercarse al colegio electoral, mucha veces del brazo de su nieto.

            Así, comenzó a involucrarse en la vida de partido desempeñando varias funciones a nivel local, provincial y nacional que ya detallamos al comienzo de este artículo. Pacifista convencido, se hizo objetor de conciencia, e hizo el servicio sustitutorio en la Cárcel de Villabona; como ya entendía de ordenadores, se convirtió en la mano derecha del informático de la Prisión: “fueron las mejores prácticas profesionales que pude haber tenido”, dice.

 

Haciendo camino al andar

 

            Considera que las “Juventudes Socialistas” son una buena escuela para los jóvenes con inquietudes políticas. En la sede de ellas en Oviedo comenzó una entrañable amistad, que aún perdura,  con Guillermo Martínez el actual consejero de Presidencia y juntos recorrieron gran parte de Asturias fomentando la creación de Agrupaciones Locales.

            También Junto a Guillermo, José Antonio González y Pilar Huerta fue el fundador  de la Asociación de jóvenes trabajadores del Metal y de la Construcción afiliados a UGT, a la que bautizó con el nombre de “Alcuentru”, asociación que llegaría a tener unos 3000 afiliados y celebraría algunas de sus charlas formativas, en el restaurante La Torre de Pruvia con la presencia de algunos líderes nacionales, Ramón Jáuregui y de Manuel Fernández -Lito el del Metal-, entre otros.

            José Antonio González, el secretario general del  PSOE en Llanera le pidió que colaborara con él, y después, Belisario Camblor le invitó a trasladar la ficha de afiliado desde Oviedo a la Agrupación de Posada. Encajó bien con Vicente, Fanjul, Miguel y demás compañeros integrándose como vocal en la ejecutiva capitaneada por Belisario, formando parte de la candidatura de éste a las elecciones de 2007, donde  ganó con mayoría absoluta el Partido Popular. En la oposición, trabajó en temas relacionados con Juventud, coordinando algunos equipos de trabajo dentro del PSOE local.  Reconoce que hacer oposición es muy complicado, y más aún teniendo que simultanearlo con la profesión. En 2011 no repitió en la candidatura socialista a las elecciones, quedando a disposición del partido como militante de base.

            Admirador de Felipe González, fue partidario de Borrel en las primarias de 1998, a quien consideraba con la cabeza muy bien amueblada, pero su político por antonomasia es Javier Fernández, el presidente asturiano; ¿estas haciéndole la pelota?, pregunto; no, pon también, me dice,  que yo no le voté la primera vez que se presentó a secretario general de la FSA. Con el tiempo ha ido descubriendo las cualidades que aquél posee y por ello cambió la percepción que tenía del hoy Presidente autonómico. Lástima que le toque gobernar en estos años de crisis, pues él, Javier, al que considera con la mejor cabeza del PSOE, sería un buen líder nacional.

            Aunque estaba invitado, no acudió a la ceremonia de los últimos premios Princesa de Asturias, pues consideró más importante estar en un acto de Cáritas de Posada que coincidía en el horario. Su visión práctica de las cosas no le hace cuestionarse la figura del Rey, pues es lo que hay; cree que los últimos años de Juan Carlos empañaron una labor  anterior importante y se pregunta si deberían regularse con más precisión las competencias del actual Felipe VI para que la ciudadanía pudiera ver con mayor claridad su labor práctica.

            La política nacional le ocupa poco tiempo,  pues no dispone de mucho libre. Cree que los partidos emergentes llegaron –por los votos de la gente- para quedarse y ello obligará a las formaciones clásicas en general y al PSOE en particular, a preguntarse el porqué se pierden seguidores.

 

Gerardo, el Alcalde

 

El 13 de junio del 2015, tomó el bastón de mando municipal bajo la fórmula del prometo, pues en el colegio le enseñaron que mejor que jurar, era prometer comprometiéndose como persona. Un sueldo neto de 32.000,- euros al año , “me da para vivir, otros ni lo tienen”, un “contrato de cuatro años –después ya veremos- con los vecinos”, la determinación firme de no violentarse en su ética personal e íntima de servicio incondicional al interés general del municipio desde el cargo que tiene, conforman el marco de su actividad pública.

 La humildad, la paciencia, saber escuchar y analizar, ser perseverante, coherente y consciente de que no todos estarán siempre conformes con las decisiones tomadas, son cualidades exigibles a un Alcalde, que cree tener y procura observar en el ejercicio diario de sus funciones.

 A ser Alcalde no se estudia en los libros, se aprende con el trabajo del día a día, escuchando a los técnicos, siendo consciente de la manida máxima de “solo sé que no se nada”. Comentar con otros ex o alcaldes en ejercicio, problemáticas similares le ayuda a encontrar soluciones o encarrilar problemáticas. Cree que hay que ser tanto gestor como político, y que la autonomía en la gestión municipal debe basarse en criterios técnicos antes que políticos y por ello, los intereses locales, por lo general, deben primar una gestión orientada a las personas.

 Se presentó a las elecciones con la idea de ganarlas, aún sabiendo lo difícil que ello sería, pero el revés del resultado, no le supuso un contratiempo insalvable. los pactos y consensos sobre una base programática los considera acordes con la época actual y cree que los electores lo demandaron con sus votos, y no ya solo a nivel municipal. Está satisfecho de “ser tres” en el gobierno municipal por la pluralidad que supone y el esfuerzo de consenso que ello lleva implícito, a pesar de que el engranaje interno del tripartido ya está muy bien engrasado y el transcurrir diario es tranquilo y sin mayores sobresaltos.

 Orgulloso de ocupar el sillón que tiempo atrás usaron compañeros como Areces, Justo e incluso ya mucho antes el histórico Agustín, tiene la firme voluntad de materializar su gusto por la política siendo un alcalde cercano a los vecinos, saliendo a su encuentro antes que esperar que le visiten en el despacho que tiene en el Ayuntamiento. 

 Tenía claro que su primer acto como primer edil sería reunirse con los funcionarios y trabajadores municipales y así lo hizo, pues los considera el activo más importante para que la actividad del Ayuntamiento llegue de manera concluyente a los vecinos. Satisfecho con la reacción de todos ellos,  una prueba de la confianza en ellos depositada quizá sea que, quien hoy día le hace las veces de secretaria es la misma que ejercía como tal con el anterior alcalde. Generalizar el trato cercano, eliminando el “usted”; ir él mismo a la mesa del funcionario con quien tiene que tratar algo antes que llamarlo al despacho del Alcalde, son otras medidas sencillas del día a día, bien recibidas por todos y con las que se siente especialmente cómodo.

 Sin que afecte  al rasgo de  personalidad tranquila que tiene, reconoce que le produce cierto desasosiego la lentitud que el reglamentarismo garantista administrativo impone con sus plazos en la solución de los problemas, así como el no tener la varita mágica para solventar algunas necesidades perentorias; estos aspectos los ve como lo más negativo del cargo, y en el polo opuesto, saber que sí se pueden hacer mejoras, que se puede ayudar echando una mano en solventar necesidades vecinales. Hasta el momento, no tuvo aún un momento especialmente duro como Alcalde, salvo la problemática privada de una colaboradora muy cercana y por señalar uno especialmente feliz, la alegría producida por el anuncio inesperado del Principado de conceder cincuenta mil euros para mejoras la escuela de infantil de Lugo, y en general, ver que “va saliendo” lo que se desea.

 “Durante mi mandato, nunca se colocará una placa conmemorativa inaugurando una obra municipal  que lleve el nombre del Alcalde” me dice; prefiere que quede el recuerdo de su propio trabajo físico colaborando con los vecinos en les sextaferies, o cualquier otro detalle de haberles acompañado, motivado o visitado durante tales tareas. En otro orden de cosas, mantiene el propósito de seguir participando activamente, como lo hace desde hace años, en las representaciones teatrales  relacionadas con los Esconxuraos. Haber participado en el último desfile del Día de América en Asturias en Oviedo, además del honor de portar la bandera del municipio, lo considera como un singular acto propagandístico tanto de la Fiesta como del propio Concejo.

 Es partidario de potenciar las organizaciones, entidades, sociedades etc. que de todo tipo ya hay funcionando en el municipio, que “inventar”  otras de nuevo cuño o promover realizaciones con tintes faraónicos en un afán de dejar impronta personal. Permitir que surja el fluir de la gente, que discurra libremente, y apoyar cualquier iniciativa de interés general, lo considera elemental.

 Llamadas diarias a diferentes organismos del Principado u otras entidades en  seguimiento de los asuntos de interés municipal; despachar con los funcionarios; recibir a las visitas previamente convenidas; atender a los vecinos que sin cita desean verle en demanda de alguna solución; estudiar los diferentes asuntos del día a día y también otros a más largo plazo; visitas a las Consejerías u otras oficinas, muchas veces acompañando a los vecinos implicados; inspeccionar obras en marcha o ya terminadas  -que es una de sus mayores satisfacciones por lo que supone de contacto con los vecinos y constatar una mejora-, reunirse con sus concejales y otros cónclaves de todo tipo y objetivo, etc. etc., llenan una jornada laboral que comienza a las ocho de la mañana y se prolonga, por lo general, hasta bien entrado el atardecer.

 Ve a la prensa como el amigo que, con su vehículo, transmite información de interés para los vecinos, anuncia hechos positivos y denuncia situaciones colectivas que requieren solución, y que por ello, el periodista, debe recibir información veraz y  un trato esmerado.

 Mantiene, al menos, su antiguo perfil de Facebook regularmente actualizado y tiene en las redes sociales una eficaz ayuda para publicitar todo tipo de actividades culturales, deportivas , festivas y lúdicas de carácter municipal.

 Preocupado por la formación de su equipo,  fomentó que la distribución de tareas en la agrupación socialista respondiera  a la formación e inquietudes de los que tenían asignadas competencias específicas, y persigue que haya reciclaje periódico para la actualización técnica y el desarrollo de habilidades personales, bien sea a título privado o a través de la Federación Socialista Provincial, al mismo tiempo que le gusta conocer los resultados.

            Se siente especialmente cómodo en las llamadas distancias cortas, desarrolló la campaña informativa a las elecciones municipales, visitando “casa por casa” en el ámbito rural; considera que los mítines son necesarios –al menos uno- fundamentalmente para movilizar a la militancia, pero no se siente especialmente a gusto en ellos. Considera a los militantes como los ojos que ven lo que hay a su alrededor, y conforman el necesario sustrato de interventores y apoderados para las elecciones. Es consciente de que las actuales generaciones de jóvenes no están políticamente sensibilizadas en el mismo grado que las de las décadas de 1980 y 1990, y en consecuencia, resulta más difícil atraerlas hacia el mundo de lo público, aunque piensa que  una buena “escuela de formación política”, para quienes se sienten socialistas, son sus Juventudes.

 

 Juntos,  mejor

 

Convencido de que la unión hace la fuerza, ve las mancomunidades como necesarias y está especialmente satisfecho de la buena sintonía con Siero y Noreña, dentro de la Comarca del Nora; espera que los emprendedores de Corvera, Gozón y Carreño, además de los de Llanera, concejos todos a los que representa en la ADICAP, presenten proyectos de desarrollo rural que merezcan el apoyo del programa LEADER de la Unión Europea. Izquierda Unida y Somos tienen la voz de nuestro Municipio en Cogersa, y él mismo, está presente en el Consorcio de Transportes  en su calidad de Vicepresidente de la Federación Asturiana de Concejos.

 

Llanera en el futuro inmediato

 

Como cabría esperar, reconoce que el Presupuesto es el arma política del Gobierno municipal. Recién aprobado, con un monto aproximado de 12.400.000.- euros,  y algo más de un tercio comprometido en el capítulo de “personal municipal”, cree que se podrán materializar realizaciones de cierto contenido social.           

            Está convencido de que los conceptos de izquierdas y derechas son claramente diferentes y mantienen su vigencia hoy día, que en absoluto son cosa del pasado;  incluso aunque los límites económicos puedan condicionar el desarrollo de los programas, cree posible orientar el gasto en favor de  los menos favorecidos y, particularmente, en épocas de crisis. 

Veinte años de gobierno popular pesan lo suyo y confía que en el horizonte de finales de 2017, comienzos de 2018, los vecinos puedan visionar los cambios en los que se trabaja actualmente, consecuencia de una planificación estudiada en detalle y en concordancia con presupuestos rigurosamente confeccionados.

Reactivar el Plan General de Ordenación Urbana, más o menos estancado desde 2008; actualizar el convenio colectivo para los trabajadores municipales que data de 1997; promover viviendas sociales en Llanera, desconocidas desde hace veinticinco años; avanzar en la variante de Posada y solventar la problemática del tráfico pesado en Cayés; conseguir un centro de día de carácter público para nuestros mayores; resolver la ruina de las viviendas de los maestros de Posada; un aparcamiento público en nuestra capital; que COGERSA instale un punto limpio en el Municipio; dotar de contenido al Centro Social de Soto…, son solo algunos de los proyectos actualmente sobre la mesa del Alcalde.

            Aunque en este corto espacio de tiempo en la Alcaldía, alguna amistad ya le dio la espalda, le gustaría  que, al final de su mandato, pudiera mirar a los ojos de los vecinos con la satisfacción de haber sabido escucharlos y merecer su conformidad a lo hecho.

 

Chema Martínez