De la cesión de un cementerio al talante de una misa sin cartel

El talante no nos lo da la asociación política o religiosa a la que cada uno de nosotros pertenece

Publicado el 05/05/2016
El tapin De la cesión de un cementerio al talante de una misa sin cartel

Paseando estos días por Cayés, me vino al recuerdo que,  hace un par de semanas, Izquierda Unida de Llanera, celebró en el cementerio parroquial de San Martín de Cayés, un acto de homenaje a la Segunda República. Era el cuarto año consecutivo que se lleva a cabo.

Y como la cabeza a veces, trae asociaciones de ideas curiosas, me vino a la mente, la negativa de la concejalía de Izquierda Unida en el ayuntamiento de Llanera, de incluir el anuncio de la Misa en el programa oficial de las fiestas de San Isidro, patrón de nuestro concejo.

Es curioso cómo, la Iglesia cede, año tras año, el cementerio parroquial  (que no es municipal) de Cayés, para celebrar ese acto merecidísimo, donde se recuerda a hombres y mujeres que fueron asesinados y que no recibieron  digna sepultura, sino que fueron arrojados a una cuneta y, responsables de la organización política de Izquierda Unida de Llanera, no incluyen en los carteles informativos a qué hora se va a celebrar la tradicional misa en honor de San Isidro Labrador del patrón del Concejo de Llanera.

Me parece un ejemplo de que el talante no nos lo da la asociación política o religiosa a la que cada uno de nosotros pertenece, de que la tolerancia y el respeto por los demás se deben practicar con hechos y no con palabras.