Leonides Fombona y Luís Álvarez fueron los jubilados de mayor edad que recibieron su homenaje en San Isidro

Más de 650 personas se reunieron en el restaurante Peña Mea para celebrar el homenaje a los jubilados de mayor edad de Llanera

Publicado el 16/05/2016

Más de 650 personas se reunieron en el restaurante Peña Mea para celebrar el homenaje a los jubilados de mayor edad de Llanera. Las encargadas de entregarles los recuerdos y un ramo de flores fueron la alcaldesa en funciones, Pilar Fernández, y la concejala de Bienestar Social, Consuelo Álvarez.

La jubilada de mayor edad fue Leonides Fombona que nació en Gijón, el 29 de octubre de 1923. Vivió en Peñaferruz hasta que se casó con su marido. Su marido era militar y debido a su  trabajo  viajó bastante por España hasta que este cambió de trabajo. Fue entonces cuando regresó a Asturias y ambos empezaron a trabajar en la Fábrica de Explosivos de Coruño. Era un trabajo peligroso pero según Leonides se ganaba mucho dinero. Tiene una hija que reside en Oviedo y ella en la actualidad reside sola en su casa de Cayés.

El jubilado de mayor edad fue Luís Álvarez que nació en Oviedo el 4 de junio de 1926.En 1985 Luis compró una finca en Tuernes conocida como Casa Manuela. En el comienzo de su vida laboral Luis trabajó de acomodador en el Cine María Isabel durante 6 años. Compaginaba este trabajo con el de una carpinteria que luego pasó a ser suya y que en la actualidad regenta su nieto. Luis se casó y tuvo un hijo. Actualmente Luis y su nieto tienen en Tuernes  “El Núcleo Zoológico de Tuernes” .

La jubilada de mayor edad que no pudo acudir al evento por motivos médicos fue Adelina Flórez que nació en Serandinas (Boal) el 2 de mayo de 1913, esta es la fecha oficial porque siempre dijo que había nacido a finales de abril, sin precisar día, pero que su padre la había inscrito más tarde para que fuese en mayo, por lo visto algo común en esos años.

Adelina aprendió a coser con una conocida modista de la época y a los 18 años empezó a hacer prendas, primero para su familia y después para los vecinos, con lo que enseguida consiguió el dinero suficiente para comprar su primera máquina de coser, una Singer. Descubrió, de esta manera su gran vocación y lo que sería su oficio durante toda la vida.

En 1938 se casó con José Díaz, se trasladan a vivir a Oviedo y allí nace su única hija , Margot. En 2009 su vida da un giro, al quedar viuda su hija, deja su casa de Serandinas y viene a vivir a Lugo de Llanera, aunque ya iba a cumplir los 96 años se adaptó perfectamente a la vida en un piso.  Siguió leyendo mucho y es al cumplir los 100 años cuando la biblioteca de Lugo de Llanera le da un homenaje como la lectora de mayor edad.