El Grupo Municipal Socialista en relación a las afirmaciones del portavoz popular en torno a la fiesta de San Isidro

Publicado el 18/05/2016
El tapin El Grupo Municipal Socialista en relación a las afirmaciones del portavoz popular en torno a la fiesta de San IsidroAlfredo Rodríguez, portavoz del Grupo Municipal Socialista

Las últimas afirmaciones del portavoz popular en torno a la fiesta de san Isidro, han vuelto a caer en la más burda de las exageraciones y en la más lamentable de las falsedades, por no decir nada de su gusto por el insulto grosero.

Otra vez que coge la parte por el todo, y por la ausencia del alcalde en los actos de san Isidro, desliza la insidia de que tenemos un alcalde ausente, cuando la realidad es que está todos los días a disposición de los vecinos, en todo momento y circunstancia y no sólo cuando hay una foto para la prensa, como era la costumbre del anterior alcalde.

El alcalde se ha tenido que ausentar cinco días del municipio por fuertes motivos personales y familiares, que entran de lleno en su esfera privada, un aspecto que debería de tener la educación suficiente como para respetarlo porque ese es un terreno que siempre hay que dejar fuera de la lucha política, y, sobre todo, fuera del juego sucio en el que se empeña en convertir la lógica discrepancia política.

Por otro lado, confunde un acto de educación como el que tuvo con usted y con sus compañeros de partido, en el acto litúrgico llevado a cabo en la iglesia parroquial de Rondiella, animándoles a compartir asiento, con una pretendida soledad de la concejal de Festejos, persona que, por otra parte, es una católica practicante que no necesita compañía alguna para asistir a un oficio religioso, algo que hace con regularidad y no únicamente, cuando hay una celebración que va a reunir a una  numerosa congregación y va a tener repercusión en los medios de comunicación. Al parecer, la buena educación tampoco es capaz de comprenderla, y ni siquiera es capaz de dejar fuera de la pugna política las creencias de nuestra concejal. Lamentable.

Por otro lado, nos gustaría saber a quién califica usted de “asesino a sueldo”, que es la definición que el diccionario recoge de la palabra “sicario”, que usted utiliza en su escrito, en otro ejemplo de su “gallardía” a la hora de insultar pero eso sí, sin dirigirse a nadie en particular, practicando eso del calumnia que algo queda. Eso es una clara muestra de su talante.

E incluso le sale ese lado elitista que no puede evitar, cuando señala que su partido representa a la mayoría de vecinos, cuando parece evidente que los concejales no representamos únicamente a quienes nos han votado, sino a todos los vecinos sin excepción alguna. Pero, en fin, probablemente este sea un argumento excesivamente sutil para alguien acostumbrado únicamente al trazo grueso y el insulto.