Artículo de opinión de Alfonso Cicero a José Vega en relación a la iglesia de Cayés

Publicado el 20/05/2016
El tapin Artículo de opinión de Alfonso Cicero a José Vega en relación a la iglesia de Cayés

El pasado jueves, 5 de mayo de 2016, el Grupo Municipal de Ciudadanos de Llanera realizó una pregunta registrada por escrito dos días antes  conforme al reglamento. Esta pregunta buscaba aclarar la postura del equipo de gobierno y del concejal  de Infraestructuras, Obras y Servicios, José María Vega, respecto de una actuación en la zona verde de la iglesia de Cayés, que el equipo de gobierno (PSOE-IU-Somos) del Ayuntamiento de Llanera contrató el pasado mes de febrero por un importe total de 9901,4 euros.

En primer lugar, todos los vecinos de Llanera conocen el alto nivel impositivo de nuestro Ayuntamiento. El coste del agua, el IBI, o la tasa de basuras permanentemente nos lo recuerdan. De forma paradójica, no fue el actual equipo de gobierno quien estableció tal nivel de impuestos, sino más de dos décadas de gobierno del Partido Popular, pero esto es otra cuestión que abordaremos en el futuro.

La cuestión que queremos aclarar es el gasto de esos 9901,4 euros que el equipo de gobierno realizó en la zona verde de la iglesia de Cayés. Por eso le preguntamos al concejal de Infraestructuras, Obras y Servicios en el pasado Pleno si el terreno era una propiedad privada o pública, ya que entendemos que, si es una propiedad pública, el dinero de todos los llanerenses ha de dedicarse a mejorar cuestiones públicas, sin lugar a dudas.

La respuesta del concejal nos dejó sorprendidos: el terreno es privado, pero el gobierno  lo considera de interés público. ¿Por qué? Se podrán preguntar ustedes. La respuesta evidente es que, dados los antecedentes de caída de árboles acontecidos en el verano y dada la proximidad de la “camionera” carretera de Cayés, es posible que tenga lugar algún accidente y hay que realizar una actuación.

Pero a continuación encontramos la sorpresa,  el contrato de mantenimiento de las zonas verdes que el Ayuntamiento tiene firmado con la empresa concesionaria, contempla el mantenimiento de esta zona verde. Teniendo en cuenta que ya hubo caídas de árboles en 2014, durante el gobierno del Partido Popular y no se realizaron podas regulares,  ¿por qué entonces el Ayuntamiento desembolsa casi 10.000 euros de dinero público?

Procede entonces echar mano del expediente relativo al contrato firmado hace ya casi 6 años con la empresa,  comprobar y estudiar con detalle esta cuestión. En efecto, el concejal tiene razón, la zona verde de la iglesia de Cayés está dentro del contrato de mantenimiento.

Pero vemos otro problema: los árboles de la zona verde de la iglesia no están dentro del inventario de zona arbolada, por lo que nos encontramos una especie de “vacío legal” y queda sujeto a interpretación si la poda, tala o reposición ha de efectuarla o no la empresa concesionaria. Eso sí, le tomamos la palabra, esperamos la reparación del camino y desde aquí le pedimos que sustituya los tocones de los árboles talados por nuevos árboles.

Por tanto, y ante la extinción definitiva del contrato de la empresa concesionaria de limpieza municipal el próximo 1 de diciembre, le exigimos al equipo de gobierno que actúe y decida si va a recuperar el servicio a cargo del Ayuntamiento o si va a sacar de nuevo a concurso el contrato, y, sea cual sea la decisión, que subsane y clarifique todas las cuestiones aquí tratadas y realice convenios con las instituciones privadas que se vean afectadas para que repercuta el menor coste posible en las arcas del Ayuntamiento.

Con respecto a la actuación realizada a la tala y poda. Les recomendamos encarecidamente que visiten la iglesia de Cayés, allá por 2010, a través de Google Street View y lo hagan ahora en persona, se califica por sí sola. La afirmación personal, del concejal, visiblemente nervioso en la respuesta, es que “algunos árboles quitaban espacio y luminosidad a los otros” y que ”la zona ajardinada ahora recibe más luz” es evidentemente subjetiva.

Lo que es algo objetivo, y así nos lo trasladan, es que se ha destruido el recuerdo de centenares vecinos de Cayés y de Llanera, que rememoran la zona arbolada con cariño, y se ha destruido una agrupación de árboles autóctonos, en algún caso con más de un siglo, con un indudable valor medioambiental.

Este grupo municipal no le va a pedir la dimisión,  pues consideramos que, aunque debería haber reaccionado antes, tenía poco tiempo material desde que accedió a su cargo y un panorama, por lo analizado previamente, difuso y complicado. Lo que SÍ le exigimos desde Ciudadanos Llanera es que se disculpe públicamente con los vecinos de Cayés por el resultado de la actuación en zona verde de la iglesia y aclare la situación futura del mantenimiento de parques y jardines.