Temporada 2015-2016, una temporada que no se olvidará por el ascenso a Tercera División del U.D. Llanera

La buena planificación de la temporada y la ilusión de sus seguidores fueron las claves del ascenso. La próxima temporada será la de afianzarse en la categoría y reestructurar el fútbol base como cantera

Publicado el 27/05/2016
El tapin Temporada 2015-2016, una temporada que no se olvidará por el ascenso a Tercera División del U.D. Llanera

Por primera vez  en su historia el concejo de Llanera va a contar para la próxima temporada de fútbol, la 2016/2017, con un equipo en la Liga de Fútbol Nacional. Por vez primera el modesto equipo asturiano paseará el nombre del ayuntamiento por localidades asturianas donde antes no mostraba su fútbol; por primera vez el equipo de un concejo de  menor demografía que la mayoría  de las localidades donde se ubican los equipos contra los que se  va a tener que enfrentar, ha hecho bueno el dicho de que “La voluntad abre caminos”.

El ascenso ha sido una gesta lograda en el primer año de estancia en el U.D. Llanera del director deportivo Miguel López Cedrón, que desde el principio contó con el apoyo de la junta directiva para crear y hacer creer en un proyecto competitivo, que la cosa iba en serio y que tocaba ascender. Convenció a un entrenador de la talla de Pablo Detori,  trabajador infatigable y siempre con los pies en el suelo, que supo además sintonizar con una plantilla de jugadores que le respetan y le quieren y de contar siempre con el apoyo de su segundo y fiel Toni; con la entrega de su delegado de equipo Benjamín y con la sabia  recuperadora de golpes y contusiones: la fisioterapeuta Patricia; con una portería de garantía en donde la sabiduría y las buenas condiciones físicas de Gabri tienen un porcentaje elevado del éxito; con un joven Adán que las veces que tuvo que coger el relevo de la portería mostró sus excepcionales habilidades; con una defensa en la que la mezcla de veteranía  y de juventud de los Miner, Angel Luis, Marcos, Aarón, Rolfi, Iván Felipe, Prieto, Adrián y Pablo supo arropar al cancerbero; con la rapidez de unos volantes como Plaza, Javi y Fredo; con unos constructores de juego como los Juan Miguel,  Didi,  Santi y  Jonás, y con una delantera rompedora formada por el incansable y goleador  Dani Sampedro, por el malabarista o trilero del balón Cris Alonso, por Rubo, el delantero centro, el carro de combate Panzer que por su movilidad y puntería terminó como pichichi de la Liga, y por las nuevas y últimas adquisiciones Raúl y Nico que tanto han ayudado a conseguir el ascenso. Nico fue el autor del tercer gol en el encuentro contra el Berrón C.F, en el minuto 90 y que proporcionó el ascenso.

En el fútbol se sufre y se disfruta de días luminosos y de días oscuros y, en una sociedad como la que nos toca vivir, en donde el fútbol mueve mayorías, sentimientos, y pasiones,  e incluso a niveles de superiores categorías intereses económicos difíciles de cuantificar, un ascenso como el conseguido por los mencionados no solo debe atraer a la afición que siempre sigue al equipo tanto en los triunfos como en las derrotas, debe atraer a más gente, porque gente llama a gente y con su presencia  se arropa a los futbolistas, se les da ánimo y, a la par, se da alegría a la localidad y se dinamiza su economía ayudando al progreso y al bienestar.

La temporada que se avecina va a ser un poco más complicada que la pasada, hay que enfrentarse a equipos más poderosos y con mucha clase, pero como dije anteriormente es cuestión de voluntad, como la que tiene el director deportivo para formar un conjunto que se afiance en la categoría e ilusione a una afición que bien merece sonreír.