[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La oposición en el Ayuntamiento de Llanera está estudiando modificar el número de liberaciones y las retribuciones de los concejales y del alcalde.

El partido popular siempre se quejó de que la estructura de gasto aprobada por Gerardo Sanz le dejase sin ningún concejal que pudiera dedicarle tiempo a sus labores de oposición

Publicado el 02/08/2016
El tapin La oposición en el Ayuntamiento de Llanera está estudiando modificar el número de liberaciones y las retribuciones de los concejales y del alcalde.

Según ha podido saber el periódico EL TAPÍN, la oposición en el ayuntamiento está barajando modificar la estructura y organización de la que se dotó la corporación hace un año, recién celebradas las últimas elecciones municipales.

La expulsión del concejal Javier García del grupo municipal Somos Llanera, ha alterado el equilibrio del que se dotó en su día el equipo de gobierno mediante un pacto nunca explicitado del todo.

La pasada semana se conocía la noticia de que Somos Llanera expulsaba de su grupo municipal al concejal de medio rural. El alcalde previamente le había retirado las competencias de agroganadería por su enfrentamiento abierto con un grupo de ganaderos del concejo. El paso obligado de Javier García al grupo de los no adscritos, ha provocado  contactos entre miembros del Partido Popular para modificar la estructura de los concejales liberados total y parcialmente.

En la anterior corporación, fue Avelino Sánchez, el que tuvo que modificar su estructura y sacrificar en su puesto de concejal liberada a Gloria Nieto, al haber aprobado la oposición, con su mayoría en el pleno de la corporación, pasar de tener tres concejales liberados a sólo dos, así como la rebaja en el sueldo del alcalde en unos 14.000 euros anuales, entre otras rebajas de este tipo de gastos.

La salida de Javier García del equipo de gobierno, supone que la oposición cuente de nuevo, con una mayoría que le permitiría aprobar prácticamente todo lo que se propusiese y, como en tantas otras ocasiones, una de las primeras cosas a modificar es la estructura de funcionamiento de la propia corporación.

El partido popular siempre se quejó de que la estructura de gasto aprobada por Gerardo Sanz le dejase sin ningún concejal que pudiera dedicarle tiempo a sus labores de oposición ya que no cuenta con ningún liberado, siquiera sea parcialmente, y eso que cuenta con siete concejales, más que ningún otro grupo. Por su parte el concejal de Ciudadanos Alfonso Cícero, votó en contra de la propuesta de retribuciones que presentó el alcalde Gerardo Sanz alegando entonces en el debate plenario que se dejaba a la oposición sin prácticamente medios dignos para llevarla a cabo y que consideraba insuficientes las indemnizaciones de los concejales no liberados.

Puede que agosto termine siendo un mes tranquilo en el Ayuntamiento de Llanera o puede que no. Con el equipo de gobierno en minoría, si los grupos de la oposición se ponen de acuerdo, los sueldos del alcalde Gerardo Sanz, teniente de alcalde Pilar Fernández, portavoz del PSOE Alfredo Rodríguez, y concejalas liberadas (una de Izquierda Unida Consuelo Álvarez y otra de Somos Llanera Isabel Fernández), así como las indemnizaciones por asistencia y los pagos por funcionamiento a los grupos políticos, pueden ser modificados en cuestión de semanas.