El Consejo de Gobierno concede la Medalla de Oro de Asturias a José Manuel Vaquero por su compromiso con la región durante tres décadas al frente del diario La Nueva España

Las cooperativas El Orrio y Campoastur, Alejandro Mieres, Laureano Víctor García, la Asociación de Ayuda a Personas con Parálisis Cerebral y la Fundación Banco Sabadell recibirán este año las distinciones de plata

Publicado el 03/08/2016

El Consejo de Gobierno ha acordado hoy conceder este año siete Medallas de Asturias, una en su categoría de oro al periodista José Manuel Vaquero y el resto, de plata, a la Cooperativa El Orrio, la Fundación Banco Sabadell, el pintor Alejandro Mieres, el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Astur-Galaico del Interior, Laureano Víctor García; la Asociación de Ayuda a Personas con Parálisis cerebral (Aspace-Asturias) y la Cooperativa Campoastur.

 

La Medalla de Asturias se reserva, según la Ley Reguladora de Honores y Distinciones del Principado, para premiar méritos verdaderamente singulares que concurren en personas o instituciones cuya importancia y trascendencia para los intereses generales de la comunidad autónoma les hagan acreedores de dicha distinción.

Lo que sigue es una breve reseña de las instituciones y personas distinguidas.

 

José Manuel Vaquero Tresguerres

 

Recibirá la Medalla de Oro de Asturias por su sólido compromiso con los intereses, la historia y la cultura de Asturias, su firme defensa de la libertad de expresión y la tolerancia, y su empeño en poner la labor informativa al servicio de valores como la independencia y el rigor profesional.

Natural de Bueño, Ribera de Arriba, graduado por la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid y licenciado y doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, Vaquero ha desarrollado casi toda su trayectoria profesional en el diario La Nueva España, donde ha ejercido, a lo largo de más de tres décadas, como redactor, jefe de sección, director, subdirector general y director general, aunque también ha trabajado para Hoja del Lunes de Oviedo, Asturias Semanal, El País, Radio Nacional de España y La Voz de Asturias.

Hasta diciembre de 2014, fue consejero delegado de Editorial Prensa Ibérica, cadena de medios de comunicación a la que pertenece La Nueva España, cuya dirección asumió en 1984, año en el que el periódico se integró en el citado grupo mediático.

Con Vaquero al frente, el diario asturiano comenzó un proceso de mejora, modernización y expansión que lo consolidó como uno de los diez periódicos nacionales de información general con mayor difusión, logro que tiene especial mérito en una comunidad uniprovincial como Asturias. Así, La Nueva España pasó de los 29.000 ejemplares que vendía en 1984 a registrar, tres décadas después, una tirada próxima a los 60.000 ejemplares y contar con más de 300.000 lectores.

El periódico publica a diario seis ediciones locales: aparte de la general, suma las específicas para Gijón, Avilés, las cuencas, el occidente y el oriente de Asturias. Con 80 años de historia, es un medio de referencia ineludible para conocer la actualidad informativa regional, también un foro de comunicación y debate, a través de su Club Prensa Asturiana, y una fuente de conocimiento de la historia del Principado.

José Manuel Vaquero, que sigue siendo consejero del grupo, también ha sido uno de los responsables de la diversificación de actividades de Editorial Prensa Asturiana en otros campos de la comunicación, como la apuesta por las nuevas tecnologías, a través de Telecable, o el patrocinio de importantes acontecimientos culturales, sociales y deportivos.

Cooperativa El Orrio

 

El Consejo de Gobierno premia con este galardón 25 años de trayectoria de la única cooperativa de trabajo asociado dedicada a la atención domiciliaria dirigida e integrada por mujeres, su compromiso social y su ejemplar contribución a la igualdad de género en el mundo rural.  

Fundada en 1991 en Tapia de Casariego, la plantilla de El Orrio está compuesta actualmente por diez socias trabajadoras, de las cuales dos son fundadoras, y ocho contratadas, que constituyen un equipo cualificado para la prestación de servicios a personas mayores, dependientes, con discapacidades físicas, sensoriales, cognitivas, intelectuales y enfermedades mentales.

Además de por su profesionalidad y su completa cartera de servicios, la cooperativa destaca por los aspectos de modernización que ha ido introduciendo a lo largo de su proceso de consolidación empresarial y por su compromiso e implicación social en la comarca.   

En su vertiente de empresa formadora, ha colaborado con la Escuela de Emprendedoras y Empresarias de Asturias, a través del programa Más que un respiro, una iniciativa para el desarrollo personal y profesional de las mujeres rurales, a través de un servicio de sustitución en el sector ganadero, tanto en el ámbito de la explotación como en las tareas de cuidado doméstico.

En el ámbito internacional, participa en un proyecto de cooperación en la República Dominicana, para trasladar allí su experiencia en el ámbito de la ayuda a domicilio.

En estos 25 años, la cooperativa ha sido reconocida, entre otros galardones, con el Premio Economía Social en el Medio Rural, concedido por la Agrupación de Sociedades Asturianas de Trabajo Asociado y Economía Social (ASATA), y el Premio Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales, que concede el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

Fundación Banco Sabadell

 

El Gobierno de Asturias reconoce el compromiso de la Fundación Banco Sabadell con la sociedad asturiana en general y con la Universidad de Oviedo en particular. La entidad, constituida en 1979, tiene como finalidad la promoción de actividades de divulgación, formación e investigación en los ámbitos social, educativo, científico y cultural. También desarrolla iniciativas orientadas al bienestar y progreso de la sociedad y su acceso al conocimiento.

 

La fundación cuenta con una larga trayectoria de colaboración con la Universidad de Oviedo, cuyo rector ejerce la vicepresidencia de la entidad. Además, realiza una importante labor de apoyo, mediante becas, a estudiantes, concede ayudas a la investigación y convoca anualmente el Premio Banco Sabadell-Herrero, que distingue a jóvenes investigadores, menores de cuarenta años, por su excelencia en la investigación del conocimiento económico, empresarial y social.

 

Se trata, además, de una de las entidades agregadas al Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Oviedo, iniciativa enmarcada en la Estrategia Universidad 2015 que tiene como objetivo lograr una mayor visibilidad de la actividad docente e investigadora y la transferencia del conocimiento al tejido productivo.

 

Entre sus iniciativas, destacan también las actividades periódicas en la sala de exposiciones Banco Herrero, en Oviedo; las ayudas anuales a la investigación científica, las becas en prácticas para alumnos de la Universidad de Oviedo y León, así como la participación en los Premios Princesa de Asturias.

 

Alejandro Mieres

 

El pintor recibe la Medalla de Plata de Asturias por el talento y la fuerza que ha volcado en una obra que dialoga con su experiencia vital, siempre ligada a la creación desde la curiosidad intelectual y el compromiso con la sociedad que inspiran su trayectoria artística. Mieres, una de las figuras más destacadas de las artes plásticas españolas contemporáneas, está unido a Asturias de un modo ineludible desde 1960, año en que se instala en Gijón y a partir del cual realiza su obra artística más importante, además de una actividad social y cultural claramente reconocible.

Nacido en Astudillo (Palencia) en 1927, inicia su formación artística en unos años realmente complicados en los que la sorprendente capacidad de superación del artista modeló el singular carácter que con el tiempo forjaría su quehacer artístico. En 1939, una vez finalizada la contienda civil, se trasladó junto con su familia a Madrid. Tras estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, realizar cursos de verano en Santander y viajar por primera vez a París, optó por la docencia artística. Después de superar una oposición para catedrático de instituto, llegó a Gijón en 1960, un momento clave en su carrera y en su vida, puesto que es en Asturias donde abre una fase definitiva, tanto en lo personal como en lo artístico.

Su evolución ha estado siempre marcada por la curiosidad intelectual y ha tenido como fruto la plasmación en su obra de un talento incontestable, desde su inclinación por el expresionismo en los años de la Escuela de San Fernando hasta que, ya en Gijón, comienza a modelar la materia en función de la luz y a definir un estilo inconfundible. La obra de Alejandro Mieres está presente en varios de los museos más importantes de España y ha sido estudiada y reconocida unánimemente por la crítica especializada.

Además, su erudición y sus dotes de enseñanza han dejado huella entre sus numerosos discípulos y han propiciado nuevas vocaciones artísticas.

Laureano Víctor García Díaz

 

El Principado le distingue por su dedicación vocacional y exhaustiva al estudio de la ruta jacobea y su ingente y excelso trabajo en interés de la mejora, la conservación, la promoción y la divulgación de los Caminos de Santiago que pasan por Asturias.

Nacido en Tineo en 1955, preside desde 1991 la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Astur-Galaico del Interior, es el coordinador de las asociaciones jacobeas del Principado y presidente también de la Agrupación de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago del Norte.

Ha desarrollado una intensa labor jacobea, desde el mismo momento del inicio del proceso de recuperación en Asturias de esta vía histórica, cuyo recorrido se oficializó en 1993 mediante una resolución de la Consejería de Cultura que daría lugar después, en 2006, a un decreto de fijación del itinerario de los caminos primitivo, costero y del Salvador.

Su tarea ha sido constante y abarca todos los ámbitos posibles de la gestión del Camino, desde la física (con permanentes revisiones del estado de conservación de la ruta primitiva), pasando por la señalización (fue uno de los artífices en Asturias de la popularización de la característica flecha amarilla con la que se identificaba el trazado anteriormente) hasta la atención al peregrino. También ha llevado a cabo en estas décadas un trabajo incansable de divulgación del Camino Primitivo.

La labor de su asociación jacobea de Tineo, que gestiona los albergues públicos de esta localidad y Borres, fue reconocida en 2006 con la concesión del Premio Elías Valiña, el más importante en este ámbito.

Laureano García es miembro de la Comisión del Camino de Santiago de Asturias desde sus orígenes e interlocutor habitual de la Dirección General de Patrimonio Cultural desde hace 25 años. También ha desempeñado una importante función en el proceso de inclusión de las rutas asturianas y del Norte de España en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, asesorando sobre el proceso de elaboración del expediente administrativo y participando de manera activa en la misión de evaluación desarrollada por los expertos de la UNESCO.

Aspace-Asturias

 

La Asociación Aspace-Asturias recibe el galardón por su carácter pionero en el apoyo a las personas con discapacidad cerebral y por su trabajo comprometido y constante, desde hace ya más de 50 años, a favor de una atención integral y de calidad para este colectivo.

La distinción reconoce también el esfuerzo incansable de las familias y profesionales especializados que han conseguido que cualquier persona con parálisis cerebral disponga de los recursos y apoyos necesarios para avanzar en su integración social y educativa.

Aspace-Asturias inició su actividad en 1964 en un pequeño chalé de la calle doctor Fleming de Oviedo, impulsada por un grupo de familias con hijos con parálisis cerebral y afectaciones afines, que no encontraban atención adecuada. Tras un difícil camino, en 1983 inauguró sus primeras instalaciones en la actual ubicación en Latores. Desde entonces, la entidad ha ido creciendo y aumentando sus recursos. Así, actualmente gestiona, en concierto con el Gobierno de Asturias, un centro de educación especial, una unidad de atención temprana, un centro de apoyo a la integración, un centro especial de empleo y un centro residencial.

La asociación, que ya es una entidad de referencia en la atención especializada a las personas con discapacidad motora, da respuesta hoy a las necesidades de unas 180 personas y sus familias.

Cooperativa Campoastur

 

Campoastur, con servicios integrales en el medio rural asturiano, nace en 2012 fruto de un largo proceso  de integración de seis cooperativas. Su objetivo principal es contribuir al desarrollo de un sector primario profesional y competitivo, dando respuestas a agricultores y ganaderos para que puedan trabajar en mejores condiciones y comercializar sus productos en un mercado global cada día más exigente.

 

La cooperativa ha conseguido superar el ámbito comarcal para incorporar entidades ubicadas en un territorio mucho más amplio. Su alcance ya es regional y cuenta actualmente con 18 delegaciones en Asturias, tres fábricas para ganadería convencional, una de piensos para ganadería ecológica  recientemente inaugurada y seis gasolineras. 

 

La entidad transforma y comercializa fabas, manzana de sidra, sidra, leche y terneros, da servicios de sustitución para profesionales y  atiende sus demandas formativas. También facilita los suministros necesarios para la gestión diaria.

Mantener la actividad económica en el medio rural es clave para luchar contra el abandono y el despoblamiento de los pueblos y las zonas rurales. Y esa actividad económica se apoya de forma preferente en el sector primario, en la ganadería y agricultura, que son imprescindibles para la consecución de ese objetivo.

Ofrecer respuestas adecuadas a la demanda del mercado de alimentos y competir en un mundo globalizado requiere una apuesta continuada por la formación, la mejora técnica y la eficiencia, además de una adecuada gestión de las explotaciones para reducir costes y capacidad de comercialización. La realidad productiva de Asturias, con una importante presencia de pequeñas explotaciones familiares, con una estructura de la propiedad de la tierra que aún evidencia el tradicional minifundismo, y las peculiaridades de la producción principal (carne y leche), que requieren de estructuras comercializadoras profesionales y dinámicas, otorga un papel muy importante a la asociación cooperativa. En este contexto, Campoastur constituye un importante ejemplo.