El periódico El Tapín realiza la siguiente rectificación: El depósito de agua de Lugo de Llanera, un ejemplo de desidia

Publicado el 08/03/2015
El tapin El periódico El Tapín realiza la siguiente rectificación: El depósito de agua de Lugo de Llanera, un ejemplo de desidia

En relación a esta  información:

El periódico El Tapín realiza la siguiente rectificación:

Los depósitos de Mundín (Lugo de Llanera) y Santa Olaya (Pruvia), fueron recepcionados por el Ayuntamiento de Llanera hace 8 meses. El de Mundín fue utilizado en varias ocasiones por urgencias  del servicio desde 2012.Estando los depósitos en funcionamiento actualmente. Según información facilitada por el Ayuntamiento de Llanera.

 

Hace más de 11 años que el gobierno de la nación anunciaba el comienzo de unas importantes obras de abastecimiento de agua para Lugo de Llanera y otras zonas del concejo. Era entonces, ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos.

Desde aquellas fechas, han pasado 7 años de gobierno del PSOE y casi otros 4 del PP, pero las obras del depósito de Lugo siguen sin entrar en funcionamiento.

Hace años que el Ayuntamiento de Llanera, se negó a firmar la recepción por deficiencias en las instalaciones. El caso es que los vecinos deberían poder contar con una infraestructura que, no nos podemos olvidar, costó más de 4 millones de euros.

El viejo depósito, de mucha menor capacidad, construido cuando Lugo no había crecido como lo hizo en las últimas décadas, está dañado y tiene fisuras por su base. Hace más de 10 años que la oposición municipal denunció esto y llegó a hablar de un nuevo arroyo, tributario del río Aboño que corría ladera abajo con agua potable y clorada, en un auténtico desperdicio de dinero.

Como siempre nos pasa, nos acordaremos de Santa Bárbara cuando truene. Cuando algún problema con el actual depósito o con la vieja red de conexiones deje a Lugo sin suministro de agua, será cuando volveremos a mirar la ladera del Santufirme, a Mundín y nos preguntaremos por qué tenemos ahí un depósito de agua, nuevo, con capacidad para más de 3.000 metros cúbicos, que habría resuelto el problema o al menos, garantizar varios días de autonomía en el suministro y que, por desidia de las distintas administraciones públicas no está en funcionamiento.

Las obras pueden tener problemas, pueden surgir inconvenientes, pero nada justifica que esta importante inversión siga así y que nadie, ni el Ayuntamiento de Llanera, ni la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, ni la Consejería de Fomento del Principado hagan nada al respecto.

Son demasiados años para que el dinero de los contribuyentes sea así de malgastado, no se respeten los principios constitucionales de eficacia y eficiencia y los poderes públicos no cumplan con sus obligaciones.