[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


De las paredes del Restaurante Peña Mea ya cuelga una obra del pintor local Carlos Morales

José Julio Velasco, que decidió resaltar las grandes cualidades de su amigo como son la fidelidad, la generosidad, la humildad, la sencillez y la responsabilidad entre otras muchas.

Publicado el 18/08/2016
El tapin De las paredes del Restaurante Peña Mea ya cuelga una obra del pintor local Carlos Morales

 El pintor llanerense y sacristán de la iglesia de San Salvador de Posada, Carlos Morales, cedió su último cuadro al Restaurante Peña Mea, cuyo propietario, José Manuel González “Joselín”, decidió colgarlo a la entrada de la cocina y al lado de la barra para que todos sus clientes lo vean nada más entrar al local.

Al acto de entrega acudieron los familiares y amigos de Carlos, que lleva más de 10 años pintando, recibe clases del profesor Benjamín Menéndez en los cursos municipales y este año decidió hacer este cuadro, tras proponérselo Joselín  en su día. “Me dio la foto Benjamín y lo pinté durante este curso, decidí regalárselo al ser una propuesta de él”, reconoció el artista.

El encargado de hablar en el acto que tuvo lugar en el Peña Mea fue el párroco y amigo, José Julio  Velasco, que decidió resaltar las grandes cualidades de su amigo como son la fidelidad, la generosidad, la humildad, la sencillez y la responsabilidad entre otras muchas. “Puedo decir que Joselín y yo somos las únicas personas a las que Carlos ha regalado uno de los 40 que ha pintado en estos años”, reconoció Velasco.

José Julio dio las gracias por contar en su vida con la presencia de Carlos, al que él llama cariñosamente “Carlitos” y aseguró que es la estrella que guía sus pasos. “Es forofo del fútbol y sus equipos son el Real Oviedo y el Real Madrid, se expresa con esa chispa y esa pillería y le gusta mucho pintar tanto es así que su cara se ilumina cuando acaba un cuadro y como dice su profesor Benjamín sólo crea 2 o 3 obras al año porque es muy detallista”, comentó el amigo.

Después le tocó el turno a Carlos que se mostró muy contento por compartir el momento con todos sus seres queridos y dio las gracias a todos, Joselín por su parte hizo lo mismo y los dos juntos destaparon la obra de arte y la colgaron en la pared. En la sala donde se realizó la entrega se mostraron varias piezas de su colección como son las pinturas de las iglesias de Arlós, Veyo y San Cucao, además de Casa Laureano y varios paisajes somedanos.