[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La familia de Carmen Valle agradece a los llanerenses todo su apoyo

El UD Llanera jugará su primer partido en casa de la liga el domingo 28 de agosto a las 12 horas contra el Real Avilés y todas las banderas ondearán con un lazo negro, se llevará a cabo un minuto de silencio en homenaje a Carmen, será un día duro para todo el club pero esperan dedicarle la victoria a ella.

Publicado el 28/08/2016
El tapin La familia de Carmen Valle agradece a los llanerenses todo su apoyo

Los hijos de Carmen Valle, Alejandro y Adrián García, y su marido José Delfín García han querido compartir con el periódico El Tapín sus recuerdos y dar las gracias a los vecinos del concejo que les han apoyado, animado y dado todo su cariño en estos meses de lucha contra la enfermedad de su ser querido, que no ha sido posible superar.

Carmen nació el 25 de octubre de 1963 en un pueblo de Latores en Oviedo y conoció a su marido con 15 años trabajando en Almacenes Uría en Oviedo, ella era cajera y Delfín dependiente. El marido es de Vidriera (Bonielles), “estábamos siempre juntos y nos veíamos todos los días, aunque salíamos juntos los fines de semana a la discoteca Brujas, lo que es ahora Estilo”, recordó.

La pareja contrajo matrimonio el 15 de septiembre de 1984 en El Cristo, con 21 años que tenía Delfín y 20 de Carmen. “Cuando nos casamos nos vinimos a vivir a Posada de Llanera con mis tíos a la Avenida Prudencio González número 5, mis tíos Natividad y Antonio fueron los que me criaron. Allí pasamos los primeros cinco años y nació Adrián”, destacó. Antes de casarse Carmen trabajó en la Cruz Roja como ayudante y Delfín en Casa Rosa.

Tras el fallecimiento de su tía la pareja se fue a vivir a un piso a Posada, cuando Adrián, que nació en 1985, ya contaba con cinco años. Carmen trabajó en la confitería Los Cisnes y después fue ama de casa, y cuando Adrián tenía 14 años llegó su segundo hijo, Alejandro, en 1999. Delfín confesó que él deseaba tener otro hijo y convenció a Carmen para ir a buscarlo.

Cuando cumplió Alejandro 2 años fue cuando Carmen cogió la cantina del campo de fútbol Pepe Quimarán sede del UD Llanera, “yo llevaba muchos años siendo socio y mis hijos formaron parte de los equipos en diferentes categorías”, comentó. Delfín explicó que la idea de coger el bar surgió porque antes lo llevaba el expresidente Ponga y sus hijos, pero decidieron dejarlo al coger una cafetería en Lugones, en esos años el presidente era Fernando Jardón y habló con él para hacerse cargo le dieron el sí y Carmen fue la titular durante estos últimos años, aunque toda la familia le ayudaba.

“Conocimos a mucha gente entre jugadores, entrenadores y directivos, todos se portaron muy bien. No tengo palabras para expresar mi agradecimiento a toda la gente de Llanera, ni dando las gracias 100 años podría agradecérselo lo suficiente. Para mí es un pueblo ejemplar, la gente de Llanera, porque se portaron todos muy bien con nosotros. Todavía hoy hubo gente que me estuvo hablando de ella y no tengo palabras. También quiero dar las gracias a José Julio”, aseguró.

Adrián aseguró que su madre era el pilar fundamental de la familia y Delfín destacó su espíritu de sacrificio, su gran capacidad de trabajo, su honradez, y su amabilidad. Carmen llevaba tres años enferma y Delfín paso por la misma enfermedad hace 11 años, pero la superó.

Alejandro la recuerda además de cómo una madre ejemplar, como la mejor aficionada del UD Llanera, “cuando salíamos al campo me acuerdo de oírla gritar desde las gradas y a la única que se la oía era a ella, la que más nos aminaba y apoyaba a todos los equipos. Ella lo vivía como si fuera su casa, existía el Llanera y nada más”, apuntó.

Adrián recuerda que para ella los jugadores eran sus hijos militaran o no en el equipo. “Fueron muchos los jugadores y exjugadores que fueron a darnos el pésame al velatorio y al funeral, estoy muy agradecido a ellos por el amor que le dieron. Acudieron jugadores de hace muchísimos años, que no veíamos y nos dieron las gracias por lo bien que nos portamos con ellos”, comentó Delfín.

El hijo mayor aseguró que en las fiestas de Lugo de Llanera se le acercó un jugador y le comentó que para él era una confidente, “porque le calmaba y aconsejaba, ya que esta temporada no jugó muchos minutos y había tenido muchos problemas”, relató.  El marido aseguró que fue una gran fiesta el ascenso a Tercera División, pero no sólo este sino todos los vivió intensamente, “recuerdo el primero a  Primera Regional, que se llegó a bañar en la fuente que existía en el Parque Cuno Corquera en Posada, para ella eran algo especial lo vivía como un jugador o entrenador más”, apuntó.

Delfín comentó que en estos años han vivido momentos buenos y malos, pero ahora sólo recuerda los buenos y aseguró que acertó de pleno al casarse con Carmen en su día. La directiva del UD Llanera le ha propuesto formar parte de ella, pero por el momento asegura que quiere disfrutar de sus hijos, sus nueras y su nieta Carlota que nacerá en noviembre. “No descartó formar parte de la directiva, soy el socio número tres del club y seguiré siéndolo como hasta ahora”, destacó.

El UD Llanera jugará su primer partido en casa de la liga el domingo 28 de agosto a las 12 horas contra el Real Avilés y todas las banderas ondearán con un lazo negro, se llevará a cabo un minuto de silencio en homenaje a Carmen, será un día duro para todo el club pero esperan dedicarle la victoria  a ella.