[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Luis y Elena explicaron su experiencia como familia canguro a los llanerenses

Publicado el 19/10/2016
El tapin Luis y Elena explicaron su experiencia como familia canguro a los llanerenses

La pareja de Severies formada por Luis y Elena, que recibieron este año la mención especial Gorfolí que estrega el periódico El Tapín, explicaron su experiencia como familia canguro que se enmarca dentro del programa de familias de acogida de Cruz Roja. La charla se realizó en la Casa de Cultura de Posada de Llanera y fue organizada por la concejalía de Bienestar Social, Cooperación e Igualdad, dirigida por la concejala Consuelo Álvarez. Además intervino en la misma la coordinadora del programa Familias Acogedoras de Cruz Roja, María del Mar Nodal.

Nodal explicó que Cruz Roja de Asturias lleva 20 años con este programa, que consiste es una medida de protección que consiste en confiar el cuidado de un menor a una persona o familia que se encarga de satisfacer sus necesidades acompañados de un equipo técnico y de la administración. El objetivo es cumplir el derecho del menor a vivir, crecer y desarrollarse dentro de un ambiente familiar, “sin las familias voluntarias, la solidaridad de las mismas y el apoyo de su entorno no se podría llevar a cabo”, resaltó.

La coordinadora comentó los programas que existen, que son el de familias voluntarias que cuidan los fines de semana o en vacaciones a los niños que residen en centros de acogida. “El compromiso con las familias se renueva de manera anual y son niños de 6 a 12 años y puede durar varios años”, apuntó. El otro proyecto es el de familias canguro, en el que están Luis y Elena, que dura dos años y tienen al menor en su hogar de manera continuada, suelen ser niños recién nacidos. Nodal comentó que las personas o familias que deciden participar reciben cursos y son informados antes de acoger a algún niño.

La pareja explicó que las personas que quieran participar tienen que tener muy claro que los niños no son suyos, sino que tienen una familia a la que volverán o serán adoptados por otra. “Nosotros lo único que hacemos es cuidarles, darles todo nuestro amor y una estabilidad, cosas que un centro no les va a dar”, comentaron. Luis y Elena aseguraron que lo más importante es participar con ganas e ilusión, porque los menores dan mucho más de lo que reciben y explicaron que el momento más complicado es la despedida pero para eso están los psicólogos y el grupo de apoyo, que ayuda a afrontarlo desde el minuto uno.