Carmen y Rocío Díaz acuden al concurso de ganado de Llanera desde bebés

Publicado el 25/03/2015
El tapin Carmen y Rocío Díaz acuden al concurso de ganado de Llanera desde bebés

Carmen de 25 años y Rocío Díaz de 22 son las herederas de la ganadería de leche de Joaquín Díaz, ubicado en Ables. En este momento, poseen unos 80 animales y ellas acuden al concurso de ganado de Llanera desde bebés, incluso tienen fotos en las que se las ve acudiendo a buscar premios.

 Como jóvenes ganaderas demandan al Ayuntamiento de Llanera que se apruebe la ordenanza de los montes comunales y puedan solicitarse su explotación de nuevo. “En Ables hay muchos montes comunales, incluso a algunos podemos llegar andando con los animales. El problema es que están todos alquilados a gente del concejo, pero también de fuera de él”, criticaron. Carmen aseguró que ella siendo de Llanera debe alquilarse un prado, fuera de Ables ya que todos están alquilados, cuando varios comunales del concejo están en manos de gente de otros concejos.

“Nosotras hemos vivido parte de esos 40 años del concurso. De lo que nos acordamos es que antes era todo hierro, toldos y estacas de madera, después se construyó el recinto pero había toldos de color azul en la parte de delante, aunque estaban los comederos y el tejado que cubre a los animales. Otra de las mejoras más recientes es el cemento que se colocó en el piso donde están las vacas aumentando la zona, para que la gente pudiera observar a los animales”, recordaron. Este es el único concurso al que acuden por proximidad, ya que lleva mucho trabajo el preparar a los animales de leche. “Tenemos doble sacrificio el de la ganadería y el de los animales que participan en el concurso, aunque contamos con el apoyo de nuestros padres”, apuntó.

 Las hermanas suelen llevar al certamen entre 10 y 12 vacas frisonas. La entrada de los animales es el jueves y suelen llegar de las últimas para llevar ya ordeñadas las vacas. “Los días del concurso supones mucho trabajo, el día que salen a pista les cambiamos las horas de ordeño para que las ubres estén compensadas y se vean bonitas. Solemos hacerlo la madruga antes de que salgan a pista”, relataron. Se les suele dar a los animales pienso especial como pulpa y forraje.

 Las ganaderas separan a los animales de concurso 15 días antes y les enseñan a salir a pista. “Elegimos a las que destacan, por el cuerpo, las patas y las ubres”, comentaron. Se llevaron ocho veces el premio de gran campeona y esas mismas vacas de xatas también ganaron los premios anteriores como novillas en la mayoría de las ocasiones. “Si la vaca es buena de xata tiene que ir ganando, esa es la norma general, pero depende el momento en el que le pille el concurso y el parto, ya que la ubre pude dejar de servir para el concurso”, destacaron.

Carmen y Rocío aseguraron que no les compensa acudir al certamen, porque las que más leche están produciendo en ese momento son las que se llevan y baja su producción, ya que sufren en el transporte y a la hora de cambiarles los ordeños.

Las ganaderas están a favor de que se coloque una pista cubierta en el recinto ferial, aunque  el concurso se celebre en agosto suele llover. “Es muy importante que Llanera cuente con un certamen nacional, ya que daría mucho más prestigio y vendría el doble de gente a verlo”, comentaron.

Uno de los puntos que consideran más importantes es que los jueces sean internacionales y que no conozcan a los animales, ni a la persona que conduce al animal. “En los concursos importantes se trae a estos jueces y hay países donde elegir, Alemania, Canadá, Italia y Reino Unido. Estos jueces serían sólo para las vacas frisonas”, aseguraron.