[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Carmen Blanco: “Pocholo estaba contento y le hizo ilusión, yo ahora no me esperaba que recibiera está mención porque la gente tardó mucho en reconocer sus méritos”

Publicado el 09/12/2016
El tapin Carmen Blanco: “Pocholo estaba contento y le hizo ilusión, yo ahora no me esperaba que recibiera está mención porque la gente tardó mucho en reconocer sus méritos”Carmen Blanco y José Manuel García.

La mujer de Pocholo “ Llanerense del año”, Carmen Blanco, lo describe como una persona muy activa, perfeccionista, cariñosa y trabajadora. “La familia siempre le apoyó en todo, él quiso poner la empresa, porque en un momento dado decidió dejar de viajar porque estaba cansado y siempre pensó que no le gustaría ser un representante de edad avanzada. El momento era delicado porque los inicios fueron duros, pero todos le apoyamos y nunca nos arrepentimos”, recordó la esposa.

Los dos son vecinos de la parroquia de San Cucao, “no nos conocíamos de siempre, porque Pocholo estudió en Oviedo y se crió con unos tíos suyos que eran maestros en Oviedo y Gijón, porque se movía con ellos según les destinaban, incluso llegó a vivir en la Isla en Colunga, con otra tía maestra que en la actualidad reside en México. Yo tenía 16 años cuando nos conocimos, empezamos a salir pronto y continuamos”, explicó.

 Se casaron en 1964 en la iglesia de San Cucao, en una boda sencilla porque Carmen se había quedado sin madre hacía poco tiempo y era hija única, “seguimos viviendo en San Cucao y Pocholo ya era representante, yo fui modista muchos años hasta que pusimos el negocio. Al principio no podíamos meter empleados ni sabíamos cómo iba a salir, después comenzamos a meter vendedores y ahora están allí los hijos”, relató.

Carmen recuerda que el día que le llamaron para comunicarle a Pocholo que era el galardonado estaba con él en Mercapel, junto con los hijos y un muy buen cliente de Sama que tiene cinco papelerías y que acudió al acto de entrega. “Mi marido invitó al cliente, que vino con su mujer y una hija. Pocholo estaba contento y le hizo ilusión, yo ahora no me esperaba que recibiera está mención porque la gente tardó mucho en reconocer sus méritos, que él fuera el impulsor del  concurso de ganado se sabe desde hace pocos años”, concluyó.