[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El equipo de fútbol sala de Tercera División Restaurante Michem presenta ante el registro del Ayuntamiento una petición para cambiar el horario

La falta de ingresos hace inviable la continuidad del club en la categoría

Publicado el 12/12/2016
El tapin El equipo de fútbol sala de Tercera División Restaurante Michem presenta ante el registro del Ayuntamiento una petición para cambiar el horario

El club Restaurante Michem F.S. que compite por segundo año consecutivo en la Tercera División Nacional de fútbol sala, y ha sido el único equipo llanerense que ha alcanzado esta categoría, a pesar del nivel semiprofesional es el único club de Asturias en el que todos sus miembros compiten sin recibir remuneración alguna, ni siquiera el entrenador, con título nacional exigido por la federación; así y todo el presupuesto del club para la presentación temporada alcanza los 10.000 euros.

El pasado año jugaron todos los partidos en casa en el polideportivo municipal de Posada de Llanera a las 17.30 horas, pero esta temporada se ven obligados a jugar a las 16 horas, estando libre el polideportivo toda la tarde. Las razones por las que solicitan la recuperación del horario de la temporada pasada son las siguientes: las deportivas son por su equipo, pero en especial por los rivales, a las 16 horas es un horario en el que es imposible competir en condiciones adecuadas, ya que mucha gente trabaja los sábados y de esta forma no se pueden respetar los horarios de las comidas; ya son varios los clubes que les han trasmitido quejas. Piensan que se debería de considerar y dar valor a la categoría en la que compiten.

Las razones sociales son que la afluencia de público a las instalaciones para ver los partidos ha bajado prácticamente a la mitad. El año pasado se consiguieron 171 socios, cifra imposible este año, ya que muchos de ellos les trasmiten su queja por el horario actual y no pueden acudir a los partidos.

Las razones económicas es que el club realiza una rifa durante los partidos que ante la falta de aficionados ha bajado su recaudación a la mitad que el pasado año. Estiman las pérdidas en 1.000 euros. La campaña de socios está siendo un fracaso y de no cambiar los horarios no llegarán a los 100, por lo que perderán por lo menos 700 euros. La falta de ingresos hace inviable la continuidad del club en la categoría.