[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La cancha cubierta del colegio público de Posada está terminada, sólo le faltan las porterías y las canastas

Velasco comentó que en este momento el centro está elaborando unas normas organizativas para poder usar la pista y que todos los alumnos puedan disfrutar de ella

Publicado el 10/01/2017
El tapin La cancha cubierta del colegio público de Posada está terminada, sólo le faltan las porterías y las canastas

El Ayuntamiento de Llanera adjudicó en el mes de agosto las obras de cubrición de la cancha del colegio público San José de Calasanz de Posada de Llanera con una inversión de algo más de 190.000 euros a la Unión temporal de empresas denominada “Urvios Construcción y Servicios, S.L. Proforma Ejecución de Obras y Restauraciones, S.L.” (UTE Llanera I).

  Con esta obra se culminó las cubiertas de las pistas polideportivas en los tres colegios públicos, dando así respuesta a una demanda histórica de las Asociaciones de Madres y Padres de los centros.

La directora del colegio, Mercedes Velasco, aseguró que sólo faltan por colocarse las porterías y las canastas, que ya fueron solicitadas por el Ayuntamiento, “espero que cuando lleguen se pueda inaugurar la pista de manera oficial, ya que en este momento la están usando en los recreos, algunas actividades extraescolares y las clases de educación física”, apuntó.

Velasco comentó que en este momento el centro está elaborando unas normas organizativas para poder usar la pista y que todos los alumnos puedan disfrutar de ella, “tenemos que valorar que juegos se pueden realizar allí, además actividades como el Carnaval o el Amagüestu se podrán realizar allí sin que tengamos que suspenderlas por la lluvia o cambiarlas de día”, resaltó.

 Por su parte, los padres están contentos con la nueva pista cubierta, “supondrá un beneficio para los niños que ya no se tendrán que mojar en los recreos ni usar el pequeño patio con el que contaban hasta ahora. Aunque a mi hijo sólo le queda un año en el centro, pienso que es una cosa buena para el resto del centro y los que vengan”, destacó Corona.

Anas Benjamín aseguró que es una cosa buena para todos los niños, ya que el polideportivo se quedaba pequeño para hacer clase de educación física si acudían dos clases. Aunque otros padres como es el caso de Ana aseguraron que la pista se debería de haber cubierto por el lado derecho por completo, porque esa esquina se inunda cuando llueve, también comentó que las obras se deberían de haber realizado durante las vacaciones de verano, no una vez empezado el curso, y si no que los trabajadores la hicieran a partir de las dos, una vez que los niños terminaran las clases.