[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Carta al director. ¿EL MEJOR REGALO PARA NUESTROS HIJOS

Publicado el 15/01/2017

Vivimos en una sociedad cada vez más digitalizada, donde internet, móviles y tabletas son una buena herramienta de trabajo, de conocimiento y de conexión con otras personas. Los padres sabemos la fascinación que estos instrumentos despiertan en los niños ya desde temprana edad. Por ello es común que muchos les regalen a sus hijos estos dispositivos, que de alguna manera empiezan a determinar el modo en que van a interactuar con el mundo y con nosotros mismos.

Los niños deben aprender ante todo, a disfrutar del mundo que les rodea. El abuso de estos dispositivos electrónicos puede convertirles en personas herméticas y que descuiden sus relaciones sociales incluso con sus padres y amigos.

Cada vez a edad más temprana los niños tienen móvil y acceso a los dispositivos electrónicos que usan sus padres. Pero es necesario establecer un equilibrio y recordar siempre que el mejor regalo es ofrecerles nuestro tiempo.

No se trata de prohibirles el contacto con los móviles, tabletas u ordenadores, ya que el prohibir genera más curiosidad por conocer lo nuevo. Lo ideal es crecer en harmonía con todo lo que el mundo puede ofrecernos. La lectura, la naturaleza, el deporte, los amigos, etc. Procurar en definitiva  que estos elementos no sean de uso habitual. Basta con unas horas a la semana y saber desengancharse para otros menesteres.

El uso de móviles y ordenadores en su propia habitación y a puerta cerrada, puede derivar en muchos problemas llagados a la adolescencia. Corremos el riesgo de tener niños herméticos que entienden el mundo solo a través de sus pantallas y han perdido la capacidad de comunicarse con nosotros e incluso con los de su propia edad.

A menudo somos incapaces de conciliar la vida familiar y vale la pena tener en cuenta estas dimensiones. Tenemos que dedicar más tiempo a nuestros hijos, a sus preocupaciones, a motivarles en el deporte, en la lectura, en el viajar, en la música, etc. y eso contribuirá a que él mismo encuentre otros espacios de interés. Si tiene otros estímulos, seguro que Internet y colgarse de los móviles será para ellos secundario.

Sin duda las nuevas tecnologías son excelentes herramientas para aprender y descubrir, pero no deben absorbernos todo nuestro tiempo libre, ni siquiera la mitad. Tenemos que ser capaces de procurar otras atenciones en relación al mundo que vivimos, a la humanidad y a nosotros mismos, disfrutando el aquí y el ahora.

Juan Luis Vallina Ariznavarreta