Los vecinos de Llanera todavía recuerdan al conductor de Autos Llanera: Ceferino Martínez

Publicado el 03/04/2015
El tapin Los vecinos de Llanera todavía recuerdan al conductor de Autos Llanera: Ceferino Martínez

Ceferino Martínez falleció el 10 de marzo de 1991, por lo que el próximo mes se cumplirán 24 años, contaba con la edad de 54 años. Tras su pérdida los vecinos de Posada de Llanera lo recuerdan como una persona amable, simpática, educada,  con la que se podía hablar de cualquier tema, divertida y a la que le gustaba hacer bromas y echar la partida en Casa Carlos, El Colón y el Bar Mero. Pero sobre todo como el conductor de Autos  Llanera.

Ceferino nació el 17 de enero de 1937 en Bárzana (Quirós), su padre era socio de las minas del pueblo junto con la familia Morate, él trabajó allí por un tiempo como trasportista. Su familia fue la primera del pueblo  que tuvo coche y Ceferino fue el primero que condujo una Vespa en aquella época. Fue allí donde conoció a su mujer Margarita Álvarez y se casaron, celebraron el convite en el Bar Pepón, propiedad de los padres de la novia. Tuvieron un hijo, Ricardo Martínez, que trabaja como  cabo Guardia Civil en el Seprona. Cuando este cumplió cuatro años se trasladaron a vivir a Posada y Ceferino comenzó a trabajar en los Autos Llanera.

 Al llegar a Posada alquilaron el tercer piso de la casa de Ángel “El Montañés” y su mujer Sirle, de los que eran muy amigos, el inmueble se encuentra en la Avenida Prudencio González, próximo al juzgado de Paz. Después se trasladaron a una la casa que se encontraba en la Carretera de San Cucao, cercana al colegio de Posada. Con los años se mudaron a un piso ubicado en la Carretera de San Cucao número 11. El hijo del matrimonio estudió en el colegio de Posada y sigue siendo muy amigo de los hijos de Ángel y Sirle, José Ángel y Marcos.

En un primer momento fue conductor, en una de las imágenes puede verse a Ceferino con uno de los autocares que el estrenó, con el tiempo trabajó en las oficinas que la compañía tenía en el barrio Pumarín de Oviedo, aunque también cubría las bajas o las vacaciones de los compañeros si así se lo pedían. La razón es que le encantaba su trabajo y conducir era su gran pasión. Toda la gente del concejo le conocía, ya que el autobús recorría de punta a punta Llanera, hasta llegar a Oviedo y viceversa. También era el chofer que llevaba de viaje a las asociaciones del municipio.

 Gracias al buen recibimiento que tuvo el matrimonio en el concejo, las cinco hermanas de la mujer residen en la actualidad en Posada. La última en llegar lo hizo hace 15 días de Pajares. Los nietos del matrimonio, un chico y una chica, decidieron seguir con las tradiciones familiares en el ámbito laboral. La nieta trabaja como Guardia Civil y cuenta con 29 años y el nieto, que se llama también Ricardo y tiene 30 años, trabaja desde hace 10 como conducto de Alsa cubriendo el trayecto Oviedo-Gijón. Desde siempre le ha gustado conducir como a su abuelo, decidió enviar el currículo a la empresa y desde entonces está fijo allí.

Ceferino contaba con muchos amigos, Eugenio, Suárez, Manolo, Teverga, Eladio de Parades que era el dueño de Autos Llanera, José María el Panadero y sus hijos, Chechu, Luisma, Gerardo de Tuernes El Grande, Álvaro Fidalgo, José Xuaco entre otros muchos que faltan por nombrar, con los que pasó su tiempo de ocio.

Fotos:

Ceferino, Gerardo ,Manolón y Suarez .Compañeros y choferes de Autos Llanera.

Ceferino Martínez con el autocar que él estreno.

El día de la boda de Margarita y Ceferino.

El hijo de la pareja Ricardo.

Margarita y Ceferino de excursión.

Reunión de empleados y familia García Rodríguez (Autos Llanera)