Ángela Fernández: “Mi idea es quedarme a vivir en los Estados Unidos”

Aunque en un primer momento cuando me oyen hablar español siempre piensan que soy Mejicana, pero les digo que soy española y saben dónde está nuestro país

Publicado el 12/02/2017
El tapin Ángela Fernández: “Mi idea es quedarme a vivir en los Estados Unidos”

La vecina de Posada, Ángela Fernández, reside desde el pasado mes de agosto en Utah en los Estados Unidos gracias a una beca de la Universidad de Oviedo, que sólo se concede una plaza al año. Su labor será la de enseñar español en la Universidad a los alumnos estadounidenses. “Es mucho mejor de lo que me esperaba y tengo mucho trabajo entre las clases y las que imparto de español, pero me recibieron muy bien, son personas muy abiertas. Aunque en un primer momento cuando me oyen hablar español siempre piensan que soy Mejicana, pero les digo que soy española y saben dónde está nuestro país”, comentó.

Fernández comentó que en el campus de la Universidad de Utah no hay muchos españoles, en cuanto a la comida aseguró que es muy variada y la mayoría de las cosas son orgánicas y no hay tanta diferencia en el precio como ella pensaba, con respecto a España. “Vivo en una residencia de la Universidad, tengo alquilada una habitación, pero de cara al año que viene me buscaré algo más asequible fuera del campus, porque la beca te obliga a residir el primer año en el campus”, relató.

La idea de Ángela es quedarse a vivir en los Estados Unidos le da igual el estado, porque considera que allí hay más posibilidades de encontrar empleo, “mi intención es hacer allí el doctorado en esta universidad o en otra. Mis padres tienen la idea de venir a visitarme en abril o mayo”, aseguró.

Lo que más le ha sorprendido es el frío que hace allí, ya que desde agosto hasta principios de diciembre ha vivido varias nevadas, “estamos a menos 15 grados, aunque no se lleva tan mal porque es un clima seco”, apuntó. Ángela llegó a Posada el día 12 de diciembre y le dio una sorpresa a sus padres presentándose en su casa a la hora de la cena sin que la esperaran.