[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Carta al director: sobre el hombre atacado en Bonielles por un perro

Publicado el 23/02/2017

Me pongo en contacto con ustedes para contarles que nuestra familia, que vivía en una casa vecina a la casa en la que está este perro y otros más los cuales algunos son de raza peligrosa, ya hace unos años tuvimos varios problemas con ellos.  Mataron a nuestros dos perros, un ratonero y un pequinés, y persiguieron a varios miembros de nuestra familia. 

Los vecinos de Bonielles tenían miedo de pasar por la carretera junto a la casa porque como ya comenté con anterioridad, tienen varios perros de raza peligrosa que tienen una actitud violenta y que en muchas ocasiones están sueltos sin ningún control incumpliendo las leyes que existen sobre este tipo de animales.

Estas circunstancias fueron puestas en conocimiento tanto de la guardia civil de Posada como de la de Avilés a la que se llamó en varias ocasiones para que interviniera y que hizo poco o más bien nada por evitar lo que ya advertimos que sucedería.  

Lo peor de todo es que esto ya se veía venir, se puso en conocimiento de las autoridades y no hicieron nada para evitarlo, y ahora hay que lamentar que hay una persona herida en el hospital. 

En este caso no se trata de un accidente fortuito si no de la falta de sentido común de los propietarios de estos perros, con los que también se intentó hablar para que se dieran cuenta del peligro al que estaban exponiendo a sus vecinos,  su incumplimiento de las leyes sobre la tenencia de perros de raza peligrosa que obliga a que estos animales solamente puedan salir atados con una correa  de no mas de 20 cm de largo y un bozal, y la impunidad que les han dado las autoridades al ignorar las advertencias y llamadas de atención que se hicieron de forma reiterada con la única intención de intentar evitar lo que ha terminado por suceder.