Los vecinos de la parroquia de San Cucao plantan un árbol por cada barrio

Publicado el 09/04/2015
El tapin Los vecinos de la parroquia de San Cucao plantan un árbol por cada barrio

Los exteriores de la iglesia de San Cucao cuentan con ocho nuevos árboles autóctonos, uno por cada barrio de la parroquia. Esta idea surgió en la primera comida de hermandad que celebró la Comisión de las Obras de Rehabilitación del templo y ha sido rescatada por el Ayuntamiento de Llanera, que fue el encargado de realizar dicha plantación. “Esta iniciativa forma parte de los trabajos de mejora de la zona exterior del templo, se lo propusimos al Consistorio y aceptó llevar lo acabo. Esto se suma a la colocación de la Fuente de San Cucao, que se realizó en el año 2010 cuando se inauguró el templo tras las obras”, explicó, José Manuel García “Pocholo” miembro de la Comisión.

Esta fuente se encontraba a la entrada de Villanueva desde la Carretera General de San Cucao, de donde se quitó y pasó unos años en dependencias municipales hasta que se encontró está ubicación. Cada una de las localidades cuenta con su propio árbol, que son los siguientes: Piñera el Castaño, Agüera el Tejo, Tuernes el Pequeño el Acebo, Tuernes el Grande la Encina, San Cucao Haya, Villanueva Roble, Baúro Tilo y Guyame el Abedul. La empresa encargada de plantarlos fue Viveros Solís, pero los vecinos de cada uno de los barrios pusieron su granito de arena echando las últimas paladas de tierra a cada árbol. La inauguración oficial de la plantación se realizará a principios de junio.

Todos los ejemplares tienen entre 8 y 10 años, menos el Acebo que cuenta con dos décadas, el diámetro de cada uno de ellos se encuentra entre los 20 y los 25 centímetros. Tomás Emilio Díaz, responsable de la Universidad de Biología de Oviedo, fue el encargado de asesorarles sobre la colocación de cada árbol. Pocholo en su discurso dio las gracias al alcalde, José Avelino Sánchez, por su disposición con el colectivo y su ayuda cuando se la han solicitado. Al párroco José Julio Velasco le agradeció su labor en la parroquia y recordó que gracias a él se consiguió reparar el templo.