[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Pocholo,Llanerense del año 2016: “Pienso que el individuo debería de involucrarse más, porque la administración no puede hacerlo todo”

“Enrique Díaz fue una de las personas más importantes que sirvió de enlace entre las comisiones y el Ayuntamiento, fue el impulsor de la idea de construir el recinto ferial”

Publicado el 06/03/2017
El tapin Pocholo,Llanerense del año 2016: “Pienso que el individuo debería de involucrarse más, porque la administración no puede hacerlo todo”José Manuel García Suárez

 Han trascurrido tres meses desde que el vecino de San Cucao, José Manuel García Suárez “Pocholo” fuera galardonado con el Llanerense del año 2016 y reconoce que para un ciudadano de a pie contar con un premio de esta importancia supone lo máximo. “Nunca pensé en recibir ningún premio desde que empecé a hacer cosas por el concejo en el año 1970, sólo pensaba en acumular cosas que fueran beneficiosas para mi parroquia y mi municipio”, destacó.

 Pocholo recuerda que en 1970 comenzó a formar parte de la asociación de festejos de San Cucao, donde fue presidente. “Las fiestas habían crecido mucho durante cuatro o cinco años, pero nos veíamos con ganas de hacer algo más, porque ya habíamos traído a orquestas muy buenas y unas kermesse que habían sido un éxito como fin de fiesta. Pero empezamos a darle vueltas a la cabeza, porque éramos gente joven con ambiciones y pensamos en el concurso de ganado, tardamos unos años en madurarlo porque la junta directiva veía problemas y les daba miedo el meter animales en el prado, tan fuerte era la negativa que el Ayuntamiento de Llanera también se negó”, recordó.

 Le empezaron a dar vueltas y dieron seguridad a la directiva y al Ayuntamiento, tal fue así que el recinto ferial está copiado de lo que ellos tenían hecho en madera. El certamen de ganado estuvo dirigido por la comisión de festejos de San Cucao durante tres años, luego pasó a manos de Santiago Martínez, Ángel Alonso, Violeta Blanco y colaboraron con ellos muchos ganaderos, aunque en un momento surgió como un certamen local, la comisión ya entendía que debía de ser abierto para toda Asturias. “Enrique Díaz fue una de las personas más importantes que sirvió de enlace entre las comisiones y el Ayuntamiento, fue el impulsor de la idea de construir el recinto ferial y tiene una placa con su nombre en él”, apuntó.

La comisión presidida por Pocholo quería que se mezclara lo folclórico con lo ganadero y eso fue un acierto porque había donde instalarlo todo, el certamen con 400 reses, el campo de fútbol, aparcamiento y romería. “Como teníamos hueco pensamos que era buena idea mantener todo junto, porque a ver a los animales venía la gente mayor, pero acompañados de jóvenes que no querían saber nada de las vacas, todo era compatible y alargaba la vida de la fiesta”, destacó.

Pocholo fue uno de los impulsores de la Asociación de Tiro al Plato para mejorar las fiestas, que se celebraba cerca de la capilla de Villanueva, donde se montó un foso universal, en el que funcionaban 8 máquinas automáticas electrónicas con un micrófono para que salieran los platos disparados, estuvo funcionando 4 o 5 años y tuvo mucho éxito a nivel provincial por los campeonatos que se celebraban allí y abarcaba cuatro categorías, más la de junior, en la que su hijo Juan Carlos quedó campeón de España de foso olímpico en Avilés. “El aliciente es que juntábamos gente pensando en la fiesta y encima fomentábamos una cosa que era nueva, la novedad era que uno de los premios fuera tangible y dábamos como premio a los cuatro primeros de cada categoría un televisor portátil”, destacó.

Pocholo fue presidente de la Asociación Padres del colegio público de San Cucao y el colectivo reparó el edificio donde ahora están los párvulos y el colegio público, que antes eran dos edificios hechos con mucha piedra. Además solicitaron la creación del nuevo colegio, ya en aquella época. “Estas cosas demuestran que cuando se quiere se pueden hacer las cosas, pienso que el individuo debería de involucrarse más, porque la administración no puede hacerlo todo. San Cucao puede presumir de tener muchos mimbres, porque hay gente muy válida con ideas muy buenas para el concejo”, explicó.

Pocholo se mostró sorprendido con el número de personas que le preguntaron sobre cómo pudo compaginarlo todo, “si quieres hay tiempo para todo, si tu eres una persona echada para adelante se trasmite a tu grupo y coge esa afinidad, eso pasó con la comisión de rehabilitación de la iglesia, donde nos unimos no porque somos más o menos religiosos, sino porque no queríamos perder un bien que era del pueblo donde nos bautizamos, nos confirmamos, nos casamos y bautizamos a nuestros hijos. Doy mi esfuerzo por muy bien empleado y ojalá pudiera dar más por mi municipio”, comentó.

Una de las actuaciones que le ronda la cabeza en este momento al Llanerense es mejorar el cementerio, porque surgió al mismo tiempo que la reparación de la iglesia, “había gente que pensaba que era más urgente la obra del cementerio que la de la iglesia, pero nosotros pensamos al revés porque el edificio se venía abajo y el cementerio peor que estaba no podía estar. Este es uno de los cementerios peores de Asturias”, destacó.

Pocholo anunció que se designará una comisión por parte de José Julio Velasco, el párroco, que no tendrá nada que ver con la de la reparación de la iglesia, “tengo cosas avanzadas con dibujos y la obra no es difícil, ni la mitad de costosa que la del templo, aunque hay una dificultad que también está planteada que es que muchas personas están enterradas en la tierra y llevan mucho tiempo allí, pero nos encontramos con el tema de anteponer la construcción de un columbario con lo que es la reparación del cementerio, porque habrá que buscar un hueco donde meter los restos que están en la tierra”, explicó.