[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El compango de Gochu Asturcelta de la Carnicería Pilu Pacheco ganó por segunda vez el certamen de La Mejor Fabada del Mundo

Publicado el 30/03/2017
El tapin El compango de Gochu Asturcelta de la Carnicería Pilu Pacheco ganó por segunda vez el certamen de La Mejor Fabada del Mundo

La Carnicería Pilu Pacheco, ubicada en la calle Lago Enol número 4 en Lugo de Llanera, ganó por segunda vez junto al establecimiento hostelero Casa Chema el premio de La Mejor Fabada del Mundo 2017, que se falló el pasado 21 de marzo en Villaviciosa.

La primera vez que se ganó este premio fue en el año 2011, pero Aitor Fernández, propietario de la Carnicería, aseguró que comenzaron a trabajar con la carne del Gochu Asturcelta en el año 2010 y con ese establecimiento hostelero, “empezamos a hacerle el embutido porque fue cuando conocimos el producto y a hacer pruebas, nos gustó mucho sobre todo la morcilla. Desde que ganamos el primer premio esta carne se empezó a dar a conocer y nosotros comenzamos a hacer más cosas, en este momento vendemos tocino, lacón salado, vamos a vender jamones y durante los últimos tres meses hemos ido cambiando cosas en el embutido para mejorarlo más si cabe, ya que hemos apostado por hacerlo con cebolla asturiana que es mucho más tierna”, explicó.

Fernández comentó que estos siete años trabajando está carne les ha servicio para mejorar y especializarse en ella, ya que es la única carnicería de Llanera que la comercializa y prácticamente de Asturias. “La carne del Gochu Asturcelta tiene un color más oscuro parecido al de la ternera, tiene mucha más grasa, más fuerte de sabor y mucho más jugosa que la del cerdo blanco, por esta razón el chorizo y la morcilla quedan más melosos y suntuosos. La grasa que tiene le da mucha finura a la faba y eso ayuda a que quede más fina la piel de la legumbre. El tocino tiene más grasa, pero esta se deshace”, relató. El propietario también destacó que la crianza del animal es al aire libre sin estar encerrados en un establo o una cuadra y se compran todos a la Asociación de Criadores del Gochu Asturcelta.

“El premio nos ha traído muchos más clientes, sobre todo entre los restaurantes de calidad media-alta, ya que servimos a estrellas Michelín y algunos establecimientos del concejo como el Asador de La Miranda. Participaremos en un evento en Gijón con 15 de las mejores marcas de ibérico y presentaremos nuestro embutido. Hemos pasado de ser la carnicería del pueblo a darte a conocer fuera de la región. Mandamos productos para Valencia, Madrid y en alguna ocasión para Málaga a una sidrería asturiana”, explicó.

Aitor comentó que otras carnicerías que trabajan este producto suelen matar un animal al mes, mientras que ellos están matando una media de tres a la semana y por eso mucha gente acude a su carnicería, porque sabe que tiene el género. “Es algo más caro que el común, por ejemplo el chorizo está a 13 euros, la morcilla a 10 y en fresco es entre 3 y 4 euros más caro. No es una diferencia excesiva y nosotros optamos por venderlo a precios más asequibles a todos los bolsillos, para moverlo y que lo conozca todo el mundo y nos está funcionando, porque los últimos dos años mucha gente se ha interesado y el que lo prueba repite”, destacó.