[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Rocío Díaz Ruíz ganó el premio del Colegio de Ingenieros Industriales en el ámbito industrial

Su proyecto “Producción de leche en polvo en Reny Picot. Optimización de las etapas de la evaporización y secado”,

Publicado el 16/04/2017
El tapin Rocío Díaz Ruíz ganó el premio del Colegio de Ingenieros Industriales en el ámbito industrialRocío Díaz Ruíz.

La vecina de Ables, Rocío Díaz Ruíz, recibió este mes el primer premio del Colegio de Ingenieros Industriales en el ámbito industrial, por su proyecto “Producción de leche en polvo en Reny Picot. Optimización de las etapas de la evaporización y secado”, este fue además el trabajo que presentó como fin de Máster.

Díaz estudió durante cuatro años la carrera de ingeniería química industrial y otros dos de máster, en la Universidad Laboral de Gijón. “Siempre me gustó  esa rama y en el momento en que empecé los estudios tenía bastante salida laboral. Aunque en un principio quería estudiar Derecho, fue un cambio drástico, pero los profesores siempre me decían que tenía mucha soltura en las asignaturas de ciencia, además me producían más inquietud”, apuntó. Comenzó sus estudios básicos en Posada de Llanera, pero a los seis años se fue a estudiar al Fozaneldí en Oviedo y la secundaria la cursó en el IES Alfonso II.

“Fue una sorpresa recibir el premio, porque yo fui a la entrega como finalista, pero no se me pasaba por la mente ganar”, comentó. Rocío explicó que durante el último cuatrimestre del Máster escogió la rama de empresa, que consistía en unas prácticas y el trabajo de fin de Máster sobre esa empresa. “Reny Picot tenía este proyecto propuesto y me gustó desde el principio, además cuando acabé la carrera hice el trabajo de fin de Grado sobre la ganadería y el campo, que consistía en el estudio de una ganadería de vacuno de leche y el diseño de la planta de compostaje para esa ganadería”, relató.

Todos los proyectos presentados tuvieron que pasar una criba del colegio de Ingenieros, donde valoraban los aspectos académicos y si se ajustaba a lo que se pedía en los dos ámbitos.”Este premio es un reconocimiento al esfuerzo y al trabajo bien hecho, siempre es una alegría que se reconozca”, apuntó.

 En este momento, Rocío trabaja en el Parque Tecnológico en la empresa Impulso y estudia a la vez el Doctorado en Ingeniería Química, “tuve que buscar trabajo porque en el Doctorado no tengo financiación a través de un contrato, por lo que todos los días cuando salgo de trabajar tengo que ir a la Laboral a preparar el Doctorado y acabo a las nueve de la noche, después de salir de casa a las 7 de la mañana”, comentó.

Una de las reclamaciones de la galardonada es que el Ayuntamiento de Llanera ayude a los estudiantes de doctorado del concejo, como hacen en otros ayuntamientos como el de Oviedo, “el Consistorio debería apostar por la innovación fomentando los contratos predoctorales, destinando un dinero para contratar a los jóvenes del concejo que investigan con un salario mensual. Tal y como ayudaron a los estudiantes universitarios con los desplazamientos”, comentó.