Celso Berredo el “alma mater” de la Media Maratón Corazón de Asturias se jubiló

“Este era un evento que se equiparaba en cantidad de gente a las fiestas de Exconxuraos”

Publicado el 18/04/2017
El tapin Celso Berredo el “alma mater” de la Media Maratón Corazón de Asturias se jubiló

El presidente del club 2007 Llanera y organizador de la Media Maratón Corazón de Asturias y las 7 Millas de Llanera, Celso Berredo, decidió este año dejar de realizar las dos pruebas. El llanerense comenzó su andadura en el mundo del atletismo cuando entrenaba en el “Toy gim”, que era un gimnasio de Posada, y junto con amigos iba a correr carreras de 10, 21 y 42 kilómetros, además de pruebas de montaña, fue en el año 2007 cuando surgió la idea de crear el club, junto con seis o siete amigos. “Mi primera carrera fue subir al Naranco y la segunda al L´Angliru”, recordó entre risas.

Durante el primer año el club era elemental, los atletas sólo podían competir, el equipo no podía organizar ninguna actividad, pero a los seis meses eso cambió. “Mi cabeza ya llevaba tiempo dándole vueltas a la organización de una prueba deportiva en el concejo, en este caso era la Media Maratón para la localidad de Posada, decidí hablarlo con mis compañeros de la directiva del club y aceptaron mi idea sin dudarlo”, aseguró.

Celso comentó que él es el único que organiza la prueba, aunque cuenta con el respaldo de la directiva del club, “esto supone un gran esfuerzo y sobre todo mucho trabajo, además de conseguir muchas personas que quieran colaborar voluntariamente para estar en los cruces o en las zonas de avituallamiento”, explicó. La primera Media Maratón se disputó en septiembre, ya que Celso consideró que era la mejor época para que los atletas fueran cogiendo forma en la pretemporada y en esa primera edición participaron 400 corredores de largas distancias y fue todo un éxito.

El primer recorrido que se hizo era muy diferente al actual, ya que sólo daban una vuelta por todo el concejo llegando a localidades como Pruvia, Lugo de Llanera, Posada, San Cucao, Ables, Cayés y el polígono de Asipo. Fue en el segundo año cuando se diseño el recorrido actual al que dan varias vueltas, “el problema del trayecto anterior era que no contaba con gente suficiente para estar en los cruces”, destacó. En el año 2010 tras darle muchas vueltas y crearse la Asociación de Parados de Llanera decidió colaborar con ellos y pagarles a los socios por ir ese día a la carrera y aunque el colectivo desapareció el continuó contando con personas en paro de Llanera.

Uno de los  corredores de renombre a nivel internacional que ha participado en la prueba a lo largo de estos 10 años es Alberto Suárez Laso y corredores asturianos muy buenos. “Mi gran espinita en estos años fue cuando tuvimos que descalificar a un corredor internacional, que no podía correr porque estaba seleccionado por su selección, pero ahí me la liaron los jueces arbitro porque yo como organizador no puedo echar a nadie tienen que ser ellos y aquel día la juez árbitro me dijo que como llegará a meta tenía que pagar una multa de 2.000 euros. Se trató al corredor como un delincuente parándolo y no se puede tocar a los corredores, después me fui asesorando y el juez árbitro es el que le tiene que sacar una tarjeta o tocarlo en el hombro y decirle que está descalificado, el organizador no puede descalificar a nadie. Para mí este hecho fue una tristeza el tener que pararle yo, pero el marchó contento igual. Además de armar esa la chica descalificó a todos los corredores con apellidos extranjeros, que eran corredores asturianos de pura cepa y me empezaron a llamar para denunciar por xenofobia”, explicó.

 El organizador aseguró que el primer año organizar la prueba le costó unos 5.000 euros, pero decidió externalizar los servicios y el precio se disparó hasta los 14.000 euros. “Por eso este evento está catalogado como uno de los mejores del norte de España, porque está todo contratado y trabajamos con las mejores empresas que existen de cada cosa, lo más caro de todo es el cronometraje, siempre pienso porque cambiar lo que funciona si nunca me dio problemas, desde el segundo año que lo organice todo contratado no cambie a nadie”, apuntó. La prueba fue durante tres años consecutivos el campeonato de Asturias.

Berredo comentó que cuando concluía una carrera ya estaban pensando en la organización de la siguiente, pero de manera más activa comenzaba a prepararla en septiembre, “siempre dimos camisetas, el primer año fue la de algodón y después comenzamos a dar camisetas técnicas,  somos de los pocos que dimos camiseta de tirantes y casi los únicos que las dimos de manga larga”, recordó.

“Muchos corredores me han dicho que no vienen a correr la media maratón Corazón de Asturias, sino la carrera de Celso, me han cogido mucho cariño y yo a ellos. Me hicieron un gran espectáculo en la carrera trajeron pancartas, llevo 11 años en este mundo y jamás vi tratar a un organizador como a mí. A mí cuando me dicen las criticas es cuando aprendo de verdad”, apuntó. Celso quiere agradecer a los clubes la placa que le entregaron cuando concluyó la prueba, además de los regalos de su equipo el 2007 Llanera y el traje del equipo Chanwas de Avilés. “Este era un evento que se equiparaba en cantidad de gente a las fiestas de Exconxuraos”, apuntó.

Fue hace tres años cuando se incluyó en la media maratón las 7 Millas de Llanera, que deben su nombre a un amigo José Luis Iglesias Pascual, “mi cabeza da muchas vueltas y trabajo siempre por estímulos  e intento buscar algo para motivarme. Dos años antes de organizarla ya lo había pensado y dándole vueltas vi que era factible, pero en un primer momento iba a llamarlo los 11 kilómetros de Llanera y gracias a mi gran amigo y colaborador, José Luis, me dio el nombre al coincidir con las 7 millas, el nombre lo puso él realmente yo sólo gestione la carrera”, explicó.

 Berredo aseguró que ahora lo que va a hacer es descansar por el momento, pero lo que tiene claro es que la media maratón y las 7 Millas no las va a volver a organizar, “el problema es que trabajo por ilusiones y en este momento no la tengo, el atleta no se merece que yo siga organizando una prueba en la que no voy a trabajar igual y por respeto a ellos he decidido no hacerlo. Tuvimos 10 años en los que Llanera quedó marcado en el calendario del atletismo a nivel de España, porque venían corredores de cualquier punto del país. Me gustaría que la organizará alguien que la trabajara como nosotros, pero eso no es cosa mía, espero que la persona que se arriesgue la realice con las mismas ganas e ilusión”, apuntó. Celso aseguró que la decisión es suya y del club, y que sólo tiene agradecimiento al Ayuntamiento de Llanera, que nunca le prohibió nada con ninguno de los equipos de gobierno que pasaron por el Consistorio. “Cualquier cosa que pedí para la carrera siempre me la gestionaron sin ningún problema”, apuntó.

“Yo me di cuenta realmente que iba a dejar de organizar este evento el día 26 de mayo de 2014, cuando nació mi hijo Diego, porque fue un cambio para mí y la ilusión ya no era la prueba sino disfrutar de mi hijo y me costaba horrores organizarlo porque perdía tiempo de estar con él, ya que mi jornada laboral es muy larga y me tenía que poner a organizar la prueba perdiendo el tiempo de ver crecer a mi hijo más el que dedicarle al club que soy el presidente y no podía estar a todo”, destacó.