[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Javier García califica al alcalde como un discípulo aventajado de Avelino Sánchez

Piensa que el equipo de gobierno va a desistir de avanzar en la regulación de los montes comunales.

Publicado el 07/05/2017
El tapin Javier García califica al alcalde como un discípulo aventajado de Avelino SánchezJavier García Álvarez

El concejal de Somos Llanera, ha realizado unas declaraciones  sobre asuntos de actualidad.

Empezó comentando el nombramiento de Alfredo Rodríguez como nuevo concejal de Medio Rural, competencia que ostentaba Javier hasta su cese por el alcalde. Al respecto, él piensa que las competencias de ganadería las va a llevar directamente el alcalde Gerardo Sanz y  en cuanto a concursos y exposiciones, pagará a alguien para que las haga de la misma manera y  con las mismas personas con las que lo organizaba el Partido Popular. Javier García califica al actual alcalde como un discípulo aventajado del anterior, de Avelino Sánchez.

Piensa que el equipo de gobierno va a desistir de avanzar en la regulación de los montes comunales. El nuevo concejal del ramo ya manifestó que no iba a tener tiempo para poder terminar con la ordenanza de montes comunales ante la ausencia de colaboración del Banco de Tierras del Principado.

Según Javier García, la razón no es esta falta de colaboración, ya que el Ayuntamiento tiene medios de sobra para hacerlo, sino que regular los comunales supone “pisar muchos callos” y no están dispuestos a hacerlo.

La situación actual de las concesiones, muchas de ellas vencidas y con los titulares fallecidos, hace que sea un auténtico follón atacar este asunto.

En palabras de Javier García, lo ideal sería hacer primero la norma reguladora, después inventariar los montes  y parcelas comunales y, por último adjudicar. Y antes de nada, habría que empezar por hablar con la gente, con los vecinos de las parroquias, labor que él ha llevado a cabo, encontrando buenas impresiones en general, ya que la gente es receptiva a sus planteamientos.

También considera que el reparto de comunales tiene que servir para fijar población en las parroquias rurales de Llanera, frente a “la villa” y cree  que debe primar más la residencia que la condición ganadera del llevador.

Otro asunto que Javier García criticó es la gestión en cuanto a la limpieza de caminos. Él cree que es mucho más efectivo concentrar los trabajos de limpieza y desbroce en tres meses del año, desde mediados de abril a mediados de junio, que repartirlo en doce meses. Para ello no se tendría que contratar una sola empresa, sino que numerosas cuadrillas de gente de Llanera tendrían que concentrar los trabajos en esa parte del año.

Como ejemplo de lo mal que se están haciendo estas cosas, criticó el modo de hacer la limpieza de cunetas en su parroquia, concretamente en Villayo, Santa Cruz.  Cree que la maquinaria y el personal han sido inadecuados para ese trabajo concreto sufriendo por ello la calidad de la obra entregada.