[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Cafamilu crea una Junta de Vecinos para tratar el problema de la inseguridad y el civismo

Ángel Fernández-Peña, recordó que hay vecinos que también son delincuente y no pertenecen a la misma etnia que dicha familia.

Publicado el 08/05/2017
El tapin Cafamilu crea una Junta de Vecinos para tratar el problema de la inseguridad y el civismo

Cafamilu organizó el lunes 8 de mayo una asamblea abierta a todos los vecinos de la localidad para tratar el tema de la inseguridad y el civismo, la reunión a la que acudieron muchos vecinos duró dos horas y la conclusión final fue la creación de una Junta de Vecinos, formada por 15 asistentes a la asamblea donde se tratará de buscar soluciones y se llegarán a acuerdo para abordar el tema. La siguiente reunión tendrá lugar la próxima semana.

La Asamblea fue muy participativa, ya que intervinieron muchos vecinos que relataron sus situaciones personales y los problemas que viven a diario, con una de las familias de reside en las casas de Villa. La principal conclusión a la que se llegó es que da igual de la etnia de la que sea esa familia conflictiva, ya que la mayoría de los vecinos aseguraron que son personas que no están integradas y delincuentes, el presidente de Cafamilu, Ángel Fernández-Peña, recordó que hay vecinos que también son delincuente y no pertenecen a la misma etnia que dicha familia.

Uno de los vecinos que intervino es José Manuel que defendió la idea de usar la presión vecinal para solicitar soluciones a Delegación de Gobierno a través del Ayuntamiento de Llanera, “debemos solicitar más vigilancia policial y lo más importante es que los vecinos denuncien para que las fuerzas y cuerpos de seguridad conozcan los hechos reales, además del día a día que vivimos”, destacó.

Por su parte, Ángel aseguró que uno de los problemas es la falta de denuncias, “no hay que denunciar las cosas en las redes sociales hay que hacerlo en la comisaria, no basta con llamar porque ha sucedido un robo o un asalto hay que formalizar la denuncia”, aconsejó. El presidente comentó que este no es un problema sólo del Ayuntamiento como tal, sino del Principado y de Delegación de Gobierno. “Nuestro principal problema que también es un beneficio para nosotros es que estamos muy bien comunicados con la autovía y la ASII”, apuntó.

Ana la madre de la menor agredida recientemente intercambió unas palabras con Ángel el presidente sobre el tema de la manifestación convocada supuestamente sin solicitar el permiso pertinente a Delegación de Gobierno, además le recordó a Ana que no se puso en contacto con él en ningún momento para informarle del suceso, la madre afirmó que le resultó difícil ponerse en contacto con Ángel, algo con lo que él no estaba de acuerdo ya que comentó que se podía acercar al local o mirarlo en el Facebook.

Otro de los vecinos, Mario, apostó por la mediación con la familia conflictiva para saber cuál es la razón por la que se actúa de esa manera y si hay una posible solución o acuerdo al que se pueda llegar, “este problema no se va a solucionar a corto plazo, la mediación es a largo plazo, pienso que la solución no es meter más policías o guardias civiles y darles más competencias de las que tienen”, aseguró.

Mari Paz afirmó que estaba muy emocionada de ver la sede de Cafamilu llena de gente y comentó que la mejor solución es presentar las denuncias y hacer presión a través del colectivo siendo socio o no y pidió compromiso a los asistentes para buscar soluciones.

 Cristóbal se ofreció a la asociación para acudir a cualquier lugar que le recurrieran a solicitar a ayuda para solucionar la inseguridad y el civismo, “soy padre de uno de los niños que estaba en la agresión a la menor y no es de recibo que una persona entre en tu domicilio a agredirte”, destacó.

La alcaldesa de barrio, Montse, recordó que ella es el vínculo con el Ayuntamiento y que está a disposición de los vecinos para lo que le pidan, “este es un problema puntual con una familia y hay que dejar trabajar a los cuerpos de seguridad, son muy importantes las denuncias, pero deben hacerse de manera colectivas para hacer más presión”, valoró.

Otra de las vecinas que además es madre de dos chavales aseguró que no sólo los menores están aterrorizados por salir al parque o ir a comprar a la tienda con dinero, sino que las personas mayores también lo sufren. Uno de los hosteleros allí presente comentó que lo mejor sería que el Ayuntamiento contratara a una persona de seguridad o un sereno para que vigilase la localidad por las noches o si no que se opté por una orden de alejamiento de la localidad al contar con multitud de denuncias.

Algunos vecinos recordaron que por las noches si ocurre algo la Guardia Civil tarda mucho en acudir al lugar de los hechos, ya que tienen que venir de zonas muy alejadas del concejo como Piedras Blancas o Luanco. Esto se une al bajo número de policías locales que hay en el concejo, al no poder contratar por la ley de estabilidad presupuestaria.