El sindicato agrario COAG recogió un buen número de firmas contra el lobo en la feria de San Isidro de Llanera

Mercedes Cruzado, secretaria de COAG: con el lobo ocurre como con el jabalí, los tenemos ya a las puertas de nuestras casas

Publicado el 15/05/2017
El tapin El sindicato agrario COAG recogió un buen número de firmas contra el lobo en la feria de San Isidro de Llanera

Había cola en uno de los stands del recinto ferial de Ables, no se regalaba nada al contrario se pedían firmas para exigir un control efectivo sobre los lobos.

El Sindicato Agrario COAG pretendía recoger el mayor número posible para entregarlas en la Consejería en la reunión que tendrá lugar el lunes 15 de mayo.

La secretaria general del COAG, Mercedes Cruzado, en declaraciones a este medio mostró su descontento porque no se está cumpliendo con lo dispuesto en el plan de gestión del lobo, este permite abatir un determinado número que en la realidad no se alcanza, incluso cree que sería oportuno aumentar ese número y darles a las cazadores mas participación de la que tienen. No se trata de acabar con la especie sino de que el lobo no se acerque a las poblaciones, que se mantenga donde siempre estuvo.

Los grupos conservacionistas asegura Cruzado ven otro realidad, nosotros sin embargo nos encontramos con que no hay día sin daños. Las consecuencias no solo afectan a los ganaderos que pierden sus animales, afectan a todos los asturianos como consumidores. La carne y leche de Asturias está reconocida a nivel mundial y se está poniendo en riesgo, además revierte en el abandono del campo en pro de la selva y del matorral, sin olvidarnos de la pérdida de puestos de trabajo que esto lleva consigo. Con el lobo ocurre ya como con el jabalí, los tenemos a las puertas de nuestras casas.

Los ganaderos estamos perdiendo mucho, los daños no siempre se reconocen y se pagan, además una buena gestión de este problema permitiría que todo el dinero que se está invirtiendo en con el lobo se pudiera dedicar por ejemplo a sanidad.

En los últimos meses municipios no catalogados como zona de lobo están denunciando ataques del canido, es el caso de Las Regueras en pueblos como La Braña o Soto,  a escasos metros de la carretera comarcal y en núcleos poblados.