El éxito de la FAPEA se debe al trabajo en grupo

“para darle sentido a nuestro trabajo como técnicos en la Agencia de Desarrollo Local queríamos buscar actividades que dinamizarán aun más el concurso y pensamos que la alimentación era lo que más podía cuadrar. Tardamos un año en darle forma a la Feria, porque no sabíamos que podíamos hacer”

Publicado el 16/05/2017
El tapin El éxito de la FAPEA se debe al trabajo en grupo

Los técnicos del Ayuntamiento de Llanera encargados de organizar la Feria Agroalimentaria de Productos Ecológicos de Asturias (FAPEA), Conchi Fidalgo, Carmen Bernaldo de Quirós y Marcos García, aseguraron que la idea surgió hace 17 años cuando entraron a trabajar en el Consistorio, porque consideraban que el certamen de ganado estaba un poco estancado, por la crisis de la ganadería, por eso se pensó en crear una actividad que se pudiera desarrollar simultáneamente con él, “para darle sentido a nuestro trabajo como técnicos en la Agencia de Desarrollo Local queríamos buscar actividades que dinamizarán aun más el concurso y pensamos que la alimentación era lo que más podía cuadrar. Tardamos un año en darle forma a la Feria, porque no sabíamos que podíamos hacer”, apuntó Carmen.

Comenzaron a mantener contacto con la que fue la primera productora ecológica de Asturias, Mari Luz Puerta, que les remitió al Consejo De La Producción Agraria Ecológica De Asturias (Copae), “la primera vez que hablamos con ella fue porque vino al Ayuntamiento a asesorarse para transformar su ganadería de convencional a ecológica y nos pusimos en contacto con el Copae, con el que siempre tuvimos una gran sintonía desde el principio. Fue en ese momento cuando le comenzamos a dar forma a nuestra idea”, recuerdan los técnicos.

La Feria comenzó teniendo un carácter regional, ya que según los técnicos municipales los productores ecológicos eran siempre un reducto dentro de otras ferias de artesanía, “tuvimos claro desde el principio que organizaríamos algo que fuera exclusivamente ecológico. Comenzaron viniendo productos de la huerta, la panadería Madre Tierra, el queso de Varé, la miel de Fernando Curto, mermeladas y zumos de Antonio Rozalén. Desde la primera feria contamos con la carpa, porque en Asturias no tenemos asegurado el tiempo”, apuntaron.

Fapea comenzó con 17 expositores de la región y duraba dos días, “antes de iniciar la feria fuimos a visitar mercados ecológicos al País Vasco que eran los pioneros. De ahí vinimos con la idea de hacer algo visualmente atractivo, nos preocupamos de diseñar los stand, los manteles, toldos, que fuera uniforme y no dejar que vinieran y se colocaran como fuera. Por eso pusimos el premio al Stand Mejor Decorado”, explicaron.

Esto la ha diferenciado de otras ferias que se celebran en España, que están confinadas en pabellones, mientras que en Llanera el gran atractivo es el recinto ferial al aire libre y siendo una feria rural. La feria comenzó con una carpa de 600 metros cuadrados y este pasado año se montaron 1.900 metros cuadrados, con la instalación eléctrica que supone y la colocación de los stands en la carpa es un trabajo a mayores, para que todos tengan su espacio y trabajen bien.

La apertura de Fapea a nivel nacional se produjo pensando en el consumidor y en que tuviera variedad a la hora de comprar. “Hay muchos productos que en Asturias no se producen como es el aceite, el arroz, las legumbres y pensamos en enriquecer la feria para el comprador, además de establecer contactos, que es muy interesante para nosotros y los productores, ya que de esta manera pueden colocar los productos fuera de Asturias y nosotros los suyos aquí. La gente que viene a la feria se da cuenta de que se puede comer casi de todo en ecológico, la cesta de la compra puede llenarse en Fapea”, destacaron.

A parte de ser un mercado, los técnicos apostaron desde el principio por introducir actividades complementarias como la comida degustación del primer día, porque degustando el producto es como puede saberse la calidad y porque atrae muchísimos público, “no queríamos que fuera una simple exposición, ni estancarnos, tenemos que renovarla año a año, hay cosas innegociables como el menú degustación, porque es un clásico, pero hay que ir renovando para seguir atrayendo gente. Buscamos actividades participativas, no simples charlas sentados, somos conscientes de que la feria se hace en un entorno concreto, son las fechas que son y la gente lo que quiere es probar, tocar e incluso hablar con el productor”, aseguraron.

El pasado año participaron más de 70 productores, “otra de las características de la feria es la buena armonía que hay entre todos los productores, ya que la mayoría lo son, contamos con pocos distribuidores, porque nos gusta que el que venga sea el que produce o transforma. Tenemos a los asistentes muy fidelizados y colaboran mucho en todo lo que les proponemos. Todos los productos que se sortean son donados por ellos”, afirmaron. Además el Ayuntamiento tiene buenos detalles con ellos como alquilar equipos frigoríficos, que sólo lo alquila una empresa de Asturias.

Los técnicos aseguraron que han llegado a un punto en el que se pueden permitir  elegir los productores que vienen, “la feria es un trabajo en equipo total y absoluto, cuando alguien se pone en contacto con nosotros para venir lo deliberamos entre los tres si nos interesa por el tipo de producto que trae, porque no queremos distribuidoras grandes, no es ese el espíritu y analizamos si es un producto nuevo o si puede tener algún aliciente, si aporta algo distinto. Esto sólo es para los productores de fuera de Asturias, los de aquí vienen todos, ya que gracias al Copae y los productores asturianos sale adelante, porque son nuestro pilar”, explicaron.

Los tres consideran que Fapea es un trabajo en equipo y por eso funciona, “hay buen rollo, trabajo en equipo, ganas de hacer las cosas bien y sobre todo que nosotros disfrutamos haciendo la feria y trabajar en algo que te gusta hace que salga bien. Es un trabajo en equipo del Ayuntamiento, su personal municipal, los productores y el Copae”, comentó Conchi.

Los técnicos reconocen que en su día tuvieron el apoyo de la Corporación que había para comenzar con la feria y cuentan con el total respaldo de la actual, “nos apoyan y nos alientan a hacer más cosas. Somos muy afortunados, además nos dan libertad porque saben que nosotros llevamos muchos años organizándola.  De esta forma se trabaja de otra manera, nos reunimos muchas veces a lo largo del año para organizarla, hemos estado en Madrid, León y hay que contratar todo, con su burocracia pertinente. El alcalde es el que está más en contacto con nosotros como responsable político y aporta ideas”, explicaron.