[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


LOS ALUMNOS DE 2º DE E.S.O. DEL INSTITUTO DE LLANERA DIRIGIRAN CARTAS AL MINISTRO DE SANIDAD, AL CONSEJERO DE SANIDAD Y AL ALCALDE DE LLANERA, PIDIENDOLES EL CUMPLIMIENTO EFECTIVO DE LA LEY ANTITABACO CON EL FIN DE PROTEGER A LOS FUMADORES OBLIGADOS O PASIVOS

Publicado el 22/05/2017

RAS MAS DE UN LUSTRO DE LA ENTRADA EN VIGOR DE LA REFORMA DE LA LEY ANTITABACO AUN NO SE HAN REGLAMENTADO DIVERSOS ARTICULOS QUE PERMITIRIAN ESTABLECER DISTANCIAS SEGURAS ENTRE EL HUMO DE LOS FUMADORES Y LOS CENTROS ESCOLARES, PARQUES INFANTILES O  CENTROS SANITARIOS.

EL TABACO ES EL RESPONSABLE DE 60.000 MUERTES ANUALES EN ESPAÑA Y, DE ELLOS, ENTRE 1.500 Y 3.000 SON FUMADORES PASIVOS, SEGÚN HA ADVERTIDO LA SOCIEDAD CIENTÍFICA SOCIDROGALCOHOL QUE HA SEÑALADO QUE EL TABAQUISMO ES  LA PRINCIPAL CAUSA DE MUERTE EVITABLE EN EL MUNDO.

LA OMS DEDICA ESTE AÑO SUS ESFUERZOS PARA EL PROXIMO 31 DE MAYO, DIA MUNDIAL SIN TABACO, A LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS FUMADORES OBLIGADOS EUFEMISTICAMENTE LLAMADOS PASIVOS

                Los sanitarios de Llanera advierten que las encuestas anónimas realizadas entre escolares del Instituto en años anteriores revelan que hay una relación directa entre el inicio al tabaquismo de los jóvenes y los  ambientes familiares permisivos con el consumo de tabaco y de manera especial cuando son ambos padres quienes fuman. Los pediatras advierten que las patologías respiratorias (asma, bronquitis, etc..) en los casos de los niños cuyos padres son fumadores son más numerosas en las familias con fumadores en su seno.

            Mañana comenzaran los talleres frente al tabaquismo en las aulas de 2º de ESO, donde los jóvenes aprenderán el daño que puede producir el humo del tabaco aunque no se sea fumador y sobre todo de que formas se puede y se debe proteger el derecho a la salud de los seres humanos que no quieren inhalar el humo de los demás. 

            Dedicando especial atención a proteger ese derecho en espacios teóricamente preservados por la Ley pero que de facto no está resultando así.  Tras los trabajos en los talleres se convocara un Concurso de Redacción consistente en una carta al Ministro de Sanidad , al Consejero y al Alcalde pidiéndoles su intervención.  La carta ganadora del Concurso será firmada por todo el alumnado y se remitirá formalmente al Ministro de Sanidad, Al Consejero de Sanidad y al Alcalde de Llanera.  Que son las principales autoridades estatales, autonómicas y locales competentes.

            ¿Pero que son los fumadores pasivos y que es lo que pide este año la OMS? vamos a realizar un recuerdo breve de lo que son y  qué estrategia define la principal autoridad mundial de salud.

El humo del cigarrillo se produce al quemar un material orgánico complejo, el tabaco, junto con varios aditivos y papel, a una temperatura elevada, que alcanza casi 1000ºC .

Este humo contiene numerosos gases y también partículas, incluye además un número elevado de componentes tóxicos capaces de provocar daños. Se han identificado más de 4000 sustancias químicas en el humo de tabaco, de los que al menos 250 son demostradamente nocivas para la salud y cerca de 70 tienen efectos cancerígenos comprobados. Tras la combustión, quedan suspendidas en el aire partículas cancerígenas que, por su pequeño tamaño, pueden alcanzar rincones profundos del sistema respiratorio y ser muy nocivas.

Lamentablemente, el daño a la salud que provoca el tabaco no se restringe a quien lo consume, pues la exposición al humo del cigarrillo es igualmente perjudicial para los no fumadores, también conocidos como fumadores “obligados”, eufemísticamente denominados fumadores pasivos.

Del humo que se desprende de un cigarrillo encendido, una parte es inhalada por el fumador; que es el flujo principal; y el resto, que pasa directamente al ambiente o atmósfera, constituye el denominado flujo secundario.

  • El fumador obligado o pasivo:

Es el que inhala involuntariamente el humo que desprenden los que fuman en torno a él. Se trata de una mezcla de flujo secundario y flujo principal ya filtrado por el árbol respiratorio y exhalado por el fumador.

Se han cuantificado, mediante análisis químicos, los componentes tanto del humo del flujo principal como del secundario. Se habla de mayor proporción de componentes tóxicos en el flujo secundario: alquitrán (1,7 veces más), nicotina (2,5 veces más), monóxido de carbono (de 1,5 a 3 veces más), por citar algunos ejemplos.

  • Fumadores ultra pasivos

El aire contaminado por el humo del tabaco puede pasar de un espacio a otro dentro de un mismo edificio, aunque las puertas se mantengan cerradas en las zonas de fumar. Las sustancias tóxicas asociadas al humo del tabaco no desaparecen en el momento en que se apaga el cigarrillo, ya que tienden a impregnar las alfombras, cortinas, prendas de vestir, alimentos, muebles y otros objetos. Estas toxinas pueden permanecer en una habitación semanas o incluso meses después de haberse fumado en ella, aunque se abran las ventanas o se utilicen ventiladores o filtros de aire.

De hecho, a veces se convierten en depósito de sustancias químicas, que en lugar de ser eliminadas vuelven a ser liberadas en el ambiente. Se emplea la expresión «humo de tabaco residual» para hacer referencia a las toxinas del tabaco (cancerígenas) que van acumulándose con el paso del tiempo y acaban cubriendo la superficie de algunos elementos y objetos de las habitaciones, incluyendo las pertenencias de fumadores y no fumadores.

Volviendo de este modo a perjudicar seriamente a terceras personas que aún tienen menor responsabilidad en permanecer en el espacio de un fumador, es el concepto denominado “fumadores ultra pasivos”. En nuestro país con un número tan elevado de plazas hoteleras y visitantes/año, el fenómeno de “fumador ultra pasivo” y las consecuencias para la salud podrían ser bastante más que una curiosidad o anécdota.

Inhalar el aire contaminado por el humo del tabaco incrementa los efectos nocivos, objetivos y subjetivos, y el riesgo de padecer las mismas enfermedades de corazón (25-30%) y de pulmón que los fumadores activos. Según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) la exposición al aire contaminado por el humo de tabaco durante una hora equivale a fumar tres cigarrillos.

A corto plazo causa dolor de cabeza, irritación de ojos, lagrimeo, irritación nasal con rinorrea, irritación de garganta y del tracto respiratorio con estornudos y tos irritativa, sensación de mareo, sofocos y palpitaciones. Además, si padecen problemas alérgicos, asmáticos o cardiovasculares, pueden ver agravada su sintomatología.

A largo plazo, los fumadores pasivos tienen los mismos riesgos de sufrir las mismas enfermedades que el tabaco causa en el fumador activo. En los recién nacidos, se ha encontrado que el humo de tabaco se relaciona con bajo peso al nacimiento y en los lactantes, el síndrome de muerte súbita. En los niños en general, se incrementa la presencia de infecciones respiratorias y del oído medio. Los ataques asmáticos son más frecuentes y graves en los hijos de fumadores. Durante el embarazo existe un riesgo superior de aborto espontáneo y de parto prematuro.

Las estrategias de la OMS

La situación generada en todo el planeta es tan sumamente grave que ha obligado a la Organización Mundial de la Salud, a tomar cartas en el asunto para frenar esta gran epidemia denominada tabaquismo.

El hombre ha causado la epidemia del tabaquismo. Sólo un 10% de la población mundial vive en países que protegen a su población mediante alguna de las intervenciones normativas clave que han permitido reducir sustancialmente el consumo de tabaco en los países que las han aplicado.

 

            Las intervenciones propuestas por la OMS para poner freno a la epidemia de tabaco son las siguientes:

  • Monitoring: Vigilar el consumo de tabaco y las políticas de prevención, para ello es  preciso impulsar la evaluación del consumo de tabaco y sus efectos. Actualmente, la mitad de los países del mundo - dos de cada tres en el mundo en desarrollo - no disponen ni siquiera de información básica sobre el consumo de tabaco entre jóvenes y adultos.
  • Protecting: Proteger a la población de la exposición al humo de tabaco. El consumo de tabaco está permitido en las oficinas públicas, los espacios de trabajo y otros lugares cerrados de más de la mitad de los países del mundo, lo que representa cerca de las dos terceras partes de la población mundial. La aplicación de políticas que favorecen los lugares de trabajo libres de tabaco en varios naciones industrializadas ha permitido reducir su consumo entre los empleados en un 29% por término medio.

 

  • Offering: Ofrecer ayuda para poder dejar de consumir tabaco. Tres de cada cuatro fumadores, conscientes de los peligros del tabaco, quieren dejar de fumar. Sólo el 5% de la población mundial dispone de servicios completos para el tratamiento de la dependencia del tabaco. A los fumadores les resulta difícil abandonar su hábito sin ayuda, y la mayoría debe recurrir a ella para superar su dependencia. Los sistemas de atención de salud de los países son los principales responsables de ofrecer el tratamiento para la dependencia del tabaco.

 

  • Warning: Advertir de los peligros del tabaco. Las advertencias gráficas en los paquetes de productos de tabaco disuaden de su consumo, pero sólo en 15 países, que representan el 6% de la población mundial, es obligatorio incluir advertencias ilustradas que abarquen al menos el 30% de la superficie principal. Más del 40% de la población mundial vive en países donde no se impide el uso de términos desorientadores y engañosos en los paquetes, por ejemplo, «light», «ligeros» y «con bajo contenido en alquitrán», ninguno de los cuales significa que se reduzca de hecho el riesgo para la salud.
  • Enforcing: Forzar el cumplimiento de la ley en materia de prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio. Alrededor de la mitad de los niños del mundo vive en países donde no se prohíbe la libre distribución de los productos de tabaco. Estudios comparativos a escala nacional, realizados antes y después de prohibir la publicidad del tabaco, muestran que tras las prohibiciones, su consumo ha disminuido hasta un 16%.
  • Raising: Regrabar los impuestos sobre el tabaco. En general, un aumento del 10% en los impuestos al tabaco disminuye su consumo en un 4% en los países con ingresos elevados, y en cerca de un 8% en los de ingresos bajos y medianos. Un aumento del 70% en el precio del tabaco evitaría hasta una cuarta parte de todas las muertes conexas entre los fumadores actuales.

 

La estrategia del Estado Español

 

En esta materia en los últimos años el Estado español ha dado un paso al frente con la promulgación de Ley Antitabaco en el 2005 (Ley 28/2005 de 26 de Diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco).

 

Hace 7 años,  dicha Ley ha sido ampliamente mejorada a través de la Ley 42/2010 de 30 de diciembre (ver Anexo) por la que se modifica la legislación del año 2005, extrayéndose de dicha modificación como consecuencia principal, una mayor protección para los fumadores obligados a serlo. Para ello, esta nueva en su exposición de motivos anuncia que pretende aumentar los espacios sin humo y garantizar el derecho de la población no fumadora a respirar aire totalmente libre de humo de tabaco, haciendo prevalecer este derecho de los “no fumadores” sobre el de fumar de los fumadores. Además la ley regula la venta, suministro y la publicidad del tabaco.

Después de más de cinco años de la entra en vigor de la Ley, lo cierto es que se sigue fumando a la puerta de los colegios, Institutos, parques infantiles, Hospitales y Centros de Salud.  ¿Están las autoridades españolas cumpliendo la Ley?, en nuestra opinion, NO.          Los niños y adolescentes constituyen un colectivo “diana” porque es la etapa crucial en la adquisición de conocimientos, actitudes y hábitos saludables. De ahí, la prohibición existente de fumar en los centros donde se forman y conviven (escuelas, colegios, centros de atención social). Lógicamente, es razonable que esta prohibición también exista en los centros sanitarios, desde la reforma de la Ley Antitabaco. ¿Pero está reglamentada la Ley? ¿existe voluntad de levantar actas de infracción como contempla la Ley?

De todos depende que nuestros jóvenes no se inicien en un hábito profundamente nocivo para su salud, altamente lesivo para sus intereses económicos y en definitiva su propio futuro como sociedad del siglo XXI.

 

 

 

22 de Mayo, lunes

Soy Joven, soy rebelde, yo No fumo. Plenario

 

13,20 h

 

2º ESO, todos

 

23 de Mayo, martes

Soy Joven, soy rebelde. Taller

 

13,20 h

 

2º D

 

24 de Mayo, miércoles

Soy Joven, soy rebelde. Taller

 

11,30 h

 

2º C

 

25 de Mayo, Jueves

Soy Joven, soy rebelde. Taller

 

09,10 h

 

2º A

 

 

09,10 h

2º B

 

 

13,20 h

2º E

TALLERES PROTECCION FUMADOR PASIVO