El PP o la táctica del calamar

Publicado el 03/02/2015

Gerardo Sanz :El equipo de Gobierno del PP, como nos tiene acostumbrados cuando no puede argumentar, saca su vena más caciquil y autoritaria para intentar justificar lo injustificable.

Lo primero y más importante es que en el comunicado lanzado por los populares, ya no son 100.000 euros de presupuesto sino 160.000, un avance sin duda de importantes dimensiones ante las habituales tácticas de ocultamiento ya tradicionales en el equipo de gobierno de Avelino Sánchez. Sin embargo, esa cantidad aunque se va acercando todavía se aleja de los 200.000 euros que tenemos contabilizados, y ante esa evidencia muy poco o nada puede alegar el equipo de gobierno, salvo la habitual salva de insultos y descalificaciones, pero argumentos, lo que se dice argumentos, ninguno.

Por ello desde el PSOE de Llanera retamos al equipo de gobierno que saque a la luz pública todas las facturas relacionadas con la fiesta, para que todos los vecinos sepan de primera mano el coste real de los Exconxuraos. Eso sí sería un auténtico acto de transparencia.

Después de más de una década organizando la fiesta, el equipo de gobierno popular ya no tendría que tener desviaciones presupuestarias de ese nivel, situación que, por otra parte, algo tendrá que ver con la histórica reticencia de los populares a elaborar presupuestos anuales, como hacen el resto de administraciones, precisamente para poder gastar lo que quieran en lo que quieran a capricho y sin control.

Ya parece el colmo que les moleste que el secretario general del PSOE de Llanera, ejerciendo simplemente de miembro activo de su comunidad, forme parte de la Asociación Amigos de San Cucao y participe, como uno más, de sus actividades, que ni empiezan ni acaban en los Exconxuraos, una participación iniciada mucho antes de tener responsabilidades al frente del partido.

Por otro lado, no hay forma de encontrar en nuestro comunicado anterior, ningún ataque a la fiesta, sino que únicamente ponemos de manifiesto la opacidad de este ayuntamiento algo que les molesta soberanamente, no en vano entienden la forma de gobernar en clave caciquil, y ahí no cabe crítica alguna sino tan solo muestras de vasallaje, pero eso, afortunadamente, se terminó en la Edad Media. Es una pena que todavía no se hayan percatado de que el siglo XXI exige estar a la altura de los tiempos.