[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El PP vuelve a hacer aguas con la moción de bajada del precio al pequeño comercio

Los informes de ambos servicios técnicos municipales no pueden ser más demoledores para las tesis del PP

Publicado el 20/06/2017
El tapin El PP vuelve a hacer aguas con la moción de bajada del precio al pequeño comercio

En el pleno ordinario del pasado mes de abril, se debatió una propuesta del PP, defendida por su portavoz, Silverio Argüelles, en la que pedía la modificación de la correspondiente ordenanza con el fin de introducir bajadas de precios en los consumos de agua tanto del pequeño comercio como en la ganadera. La propuesta salió adelante por la suma de los votos del PP, Ciudadanos y uno de los concejales de Somos Llanera. 

Desde el equipo de gobierno se le pidió al popular que dejara la propuesta encima de la mesa por considerarla precipitada, en tanto en cuanto no contaba con informes de los servicios de Secretaría y de Intervención que dieran soporte legal a la medida, además de no contar con el informe de la empresa concesionaria del servicio de aguas. 

Los informes de ambos servicios técnicos municipales no pueden ser más demoledores para las tesis del PP de Llanera, hasta el punto de que el secretario municipal afirma que el acuerdo adoptado en pleno por mayoría “infringe el ordenamiento jurídico ante la inexistencia de un informe económico financiero que dé cobertura legal a las modificaciones acordadas”, y es que la aprobación o modificación de las ordenanzas fiscales “es un procedimiento complejo que no se agota con el acuerdo adoptado, acuerdo que no goza, por ello, de la naturaleza de acto definitivo del que pueda predicarse su inmediata ejecutividad”. 

La falta de esos informes provocan la “nulidad de pleno derecho” del acuerdo adoptado, y eso provoca que habrá que “dejar sin efecto el acuerdo provisional con retroacción de las actuaciones a la fase inicial”, y luego poder seguir con el procedimiento por los cauces normales. 

Igualmente demoledor es el informe de la Intervención municipal, al señalar la imprecisión de la propuesta de los populares, y pide “especificar claramente qué se entiende por pequeño comercio, si el que consume menos de 18 metros cúbicos de agua al año, el que tiene una superficie inferior a 90 metros cuadrados o el que reúne ambos requisitos”. 

Asimismo, pone el acento en el hecho de que con el texto aprobado se podría interpretar que el ayuntamiento “está favoreciendo de modo indiscriminado a un colectivo frente a otros contribuyentes, como los de uso domiciliario y locales de más de 90 metros cuadrados que, en el momento de aplicación de la ordenanza, se verán perjudicados y agraviados, con lo que podrían iniciar reclamaciones”, las cuales tendrían muchas posibilidades de salir adelante judicialmente poniendo al ayuntamiento en una situación muy difícil. 

Este no es más que otro ejemplo de la falta de rigor, de trabajo serio y de la precipitación con la que el PP de Llanera en general, y su portavoz en particular, afronta los asuntos municipales, queriendo saltarse todos los trámites legalmente establecidos buscando el impacto mediático a corto plazo pero sin ningún trasfondo, intentando engañar no sólo a los vecinos levantando falsas expectativas de una inmediatez imposible, pero también al resto de concejales que apoyaron su propuesta en el pleno.

 

Firman esta nota: 

Alfredo Rodríguez, portavoz del Grupo Municipal Socialista. 

José María Vega, portavoz del Grupo Municipal de IU. 

Isabel Fernández, portavoz del Grupo Municipal Somos Llanera.