[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Juan José Mangas otro llanerense en el RIDEA

Creo que debemos de explotar al máximo la denominación de origen protegida, potenciar la marca de calidad "Sidra de Asturias".

Publicado el 27/06/2017
El tapin Juan José Mangas otro llanerense en el RIDEAPregonero Exconxuraos 2015

Doctor en Químicas es director del Laboratorio de Sidras del SERIDA, autor de numerosas publicaciones y presidente del Ateneo Obrero de Villaviciosa

 Juan José Mangas Alonso es natural de El Peñeo - San Cucao, aunque los estudios primero y su trabajo después le llevaron muy pronto fuera del municipio. Desde hace 32 años es maliayo de adopción, pero sus orígenes llanerenses están muy presentes, forman parte de su recuerdos y en sus propias palabras se siente muy de Llanera, mi alma es de Llanera.

Entre esos recuerdos están las vacaciones escolares en la casa de sus abuelos Obdulia y  José Peñeo, sus padres por aquel entonces regentaban una empresa de vinos en Mieres. En el ambiente rural de San Cucao disfrutó enormemente y sobre todo aprendió de su antecesor importantes detalles de la vida en el campo, de las siembras, de los animales... esa sabiduría campesina que defiende y compagina con su trabajo actual como investigador del SERIDA.

Se licenció en Químicas por la Universidad de Oviedo, tras elegir entre esta opción o la de una  ingeniería, (la agrónoma), y posteriormente obtuvo el Doctorado. Es también Especialista Superior en Enología y Viticultura por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid, algo en lo que tuvo mucho que ver el negocio familiar de Vinos Mangas.

Entró a trabajar en una empresa de sidra en Villaviciosa donde estuvo año y medio, de ahí pasó en el año 1985  a formar parte del Centro de Investigación Agraria, antecesor del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agrario ,SERIDA.  En un principio y hasta 1999 dirigió el departamento de sidra y derivados, un cambio de rumbo le llevó a labores de gerencia asumiendo durante más de dos años la dirección de esta entidad, y posteriormente pasó a ser  jefe del servicio de investigación. "Aquí pude investigar en múltiples temas, agricultura, ganadería... me permitió poner en valor los conocimientos previamente adquiridos, aquella cultura campesina que me trasmitió mi abuelo".

¿En qué consiste su trabajo en la actualidad?

Soy responsable del laboratorio de sidras, que está autorizado por la UE para realizar análisis oficiales, a solicitud de los interesados. Estamos acreditados por la norma ISO/IEC 17025, que es la mejor garantía de que ofrecemos servicios de calidad y resultados fiables. Además llevamos a cabo una labor de información y asesoramiento tanto a los elaboradores particulares como a las empresas que quieren sobre todo exportar. En definitiva les orientamos por el mejor camino.

Hablando de sidras ¿cuál es el mayor problema al que se enfrenta la sidra asturiana?

La comercialización sin duda, esto requiere un esfuerzo y una colaboración entre las empresas y algunas no están muy consolidadas. Asturias ofrece más sidra de la que se demanda. La Administración puede echar una mano pero son las empresas las que han de diseñar como hacer esa comercialización.

Después también está el tema de la estabilización de la sidra natural para que sea competitiva en el mercado, hay mucho trabajo por hacer para introducir tecnología innovadora.

Creo que debemos de explotar al máximo la denominación de origen protegida, potenciar la marca de calidad "Sidra de Asturias".

¿Hay una recuperación de la elaboración de sidra artesanal en casa para el autoconsumo?

Sí, así es. Durante un tiempo en Asturias era habitual encontrar lagares en los pueblos para hacer sidra para el autoconsumo. Esta costumbre se abandonó durante unos años salvo en las zonas de Nava y Villaviciosa, pero afortunadamente resurge la afición. Así ocurre por ejemplo en Llanera, donde cada vez se hace mas sidra en casa y la gente está muy interesada en el tema. Me alegra porque es un elemento muy importante de nuestro patrimonio.

Hay unas tradiciones en torno al mundo de la sidra heredadas de nuestros antepasados que seguro tienen un razonamiento que nos pueda explicar, por ejemplo ¿por qué se ponía paja sobre la manzana en el lagar?

El uso de la paja tenía un doble sentido, por un lado facilitaba el prensado y por otro servía de filtro para que el mosto estuviera menos turbio.

Son prácticas sabias que forman parte de esa cultura campesina que gira en torno al mundo de la sidra, del queso... prácticas cuyo conocimiento se perdió, nadie se ha preocupado de recogerlas por escrito y si acaso se transmiten solo de viva voz. 

Todo lo que hacían los agricultores y ganaderos tenía una razón, me viene a la mente por ejemplo el uso del árgoma en las cuadras, el árgoma fija mucho nitrógeno y unido al "cucho" forma un interesante abono sostenible. Como digo gran parte de esta cultura campesina se perdió y avanzamos a sistemas insostenibles económica y ambientalmente.

¿Cómo está el tema del vino en nuestra comunidad autónoma?

Estoy más familiarizado con el vino de Cangas de Narcea y la zona del suroccidente. Cuando llegué a la dirección de este laboratorio se mantuvo una reunión con los productores de Cangas que están haciendo un gran trabajo. El SERIDA ha conseguido clones certificados de variedades de vid de aquí, se trata de disponer de los mejores clones y mejorar las condiciones del cultivo en el suroccidente. Es muy destacable el desarrollo de la viticultura, nada tiene que ver con las elaboraciones de antes, se produjo un salto muy importante. Además cabe destacar el peso económico de este sector ahora que la minería se ha ido al traste,  es un elemento importante a desarrollar.   

Cambiando de tercio, ¿qué tienen que ver la manzana, la sidra o el vino... con que acabe de ser nombrado miembro del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA)?

Bueno soy presidente del Ateneo Obrero de Villaviciosa, una asociación privada que desde 1911 trabaja para la ciudadanía, quiere dar el protagonismo a la sociedad civil que es quien tiene que tomar las riendas, y no la Administración, la que tiene que hacer propuestas y exigir una mejor calidad de vida.  Llevamos a cabo actividades formativas, de divulgación, debates sobre temas actuales y de interés, etc.

Por otro lado el actual director del RIDEA, el también llanerense de la parroquia de San Cucao Ramón Rodríguez, conoce bien mi trayectoria profesional y fue quien en definitiva me animó a presentar mi candidatura para formar parte del Instituto. Me pareció atractiva su propuesta y también el proyecto, de hecho gran parte de mi vida está dedicada al estudio de temas tan asturianos como puede ser la manzana y la sidra y el RIDEA es una institución que trabaja en pro de la divulgación de la cultura de Asturias.  Cuando hace unos días me anunciaron que había sido votado para ser miembro de número me alegré mucho. Creo que habrá una buena simbiosis entre el Ateneo y el RIDEA.

En el currículum de Juan José Mangas hay un apartado en el que se incluyen sus numerosas publicaciones casi todas referidas al mundo de la manzana y la sidra. Muchas de ellas nos dice son de los 90 y recogen los conocimientos de entonces, destacaría un trabajo del 2010 en el que recopila todos esos conocimientos científicos y recoge una importante información que incluye los útiles para hacer sidra. Pero la verdad es que 7 años después hay aspectos en los que el trabajo se ha quedado un tanto desfasado.  Además de escribir se dedica a la formación impartiendo charlas o cursos.