[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Pedro Gorría: “En tiempos de los Exconxuraos sólo unos pocos tenían la oportunidad de acceder a la educación, y los poderosos se aprovechaban de la ignorancia del pueblo llano para oprimir”

“El embrutecimiento y la mezquindad en la que se ha sumido nuestra sociedad en los últimos años, a mi modo de ver, es debido a una notable falta de educación cívica y de respeto entre y hacia las personas”

Publicado el 30/06/2017
El tapin Pedro Gorría: “En tiempos de los Exconxuraos sólo unos pocos tenían la oportunidad de acceder a la educación, y los poderosos se aprovechaban de la ignorancia del pueblo llano para oprimir”

El vecino de Ables, Catedrático de Ciencia Aplicada de la Universidad de Oviedo y pregonero de los Exconxuraos, Pedro Gorría, ofreció el viernes de Rebelión su pregón y haciendo gala de la celebración animó a todos los llanerense y las personas que lo escucharon a la Rebelión contra la ignorancia, la prepotencia y la mezquindad y les pidió que no temieran, ya que no hay riesgo de Excomunión, ni tendrán que suplicar el Perdón por ello.

El pregonero realizó en su primera parte del discurso un recorrido sobre los 21 años que lleva residiendo en la localidad de Ables, además quiso acordarse de sus vecinos, de su participación en la refundación de la Asociación vecinal de la parroquia y de su esposa Elena y sus hijos, Naroa y Héctor.

El pregonero afirmó que la educación de los menores, la formación de los jóvenes y el avance en el conocimiento en toda su magnitud y ámbitos del saber es esencial para lograr que una sociedad sea justa, libre y avanzada. “A diferencia de lo que ocurría en tiempos de los Exconxuraos, cuando solo unos pocos tenían la oportunidad de acceder a la educación, y los poderosos (jerarquías civiles, militares y eclesiásticas) se aprovechaban de la ignorancia del pueblo llano para oprimir, atemorizar y saquear a la población, hoy en día tenemos las herramientas para que nuestros niños y jóvenes alcancen un elevado nivel de formación que les permita ser más libres y acceder a mejores oportunidades laborales el día de mañana”, destacó.

Pedro asegura que la Ciencia y el Conocimiento son el motor que mueve nuestra sociedad, además explicó que aquellos países que le dan la espalda están condenados a quedar rezagados, y no es casualidad que los países que más recursos invierten en ciencia y en la educación de sus ciudadanos son los países más prósperos. “No nos engañemos, no invierten más por ser ricos, más bien al contrario, su nivel de progreso y de bienestar es fruto de su tradición científica y de su apuesta por la investigación y la educación, a pesar de que lamentablemente muchos de nuestros políticos y gobernantes no lo crean porque carecen de sensibilidad hacia estas cuestiones y/o por su profundo analfabetismo en ciencia y tecnología. Todos recordaremos declaraciones sin rigor científico alguno acerca del “cambio climático” o las “fuentes de energía renovable” que eran insultos a la inteligencia de la población”, apuntó.

El pregonero comentó que se debe inculcar y cultivar en los hijos el gusto por saber, por aprender, por experimentar, por reflexionar y meditar sobre el mundo que nos rodea, por argumentar y defender sus ideas, por el esfuerzo individual y colectivo en conseguir los logros que se propongan. “Es el mejor legado que podemos dejar a las generaciones que serán el soporte de nuestra sociedad en un futuro próximo”, sentenció.

“Mi segunda reflexión trata sobre el embrutecimiento y la mezquindad en la que se ha sumido nuestra sociedad en los últimos años, a mi modo de ver, debido a una notable falta de educación cívica y de respeto entre y hacia las personas”, aseguró.  El pregonero comentó que es demasiado común asistir a discusiones carentes de argumentación en numerosos programas de TV donde los participantes asumen que aquel que más eleva el tono de voz, increpa, interrumpe e incluso insulta a sus interlocutores, está en posesión de la verdad. “Lamentablemente también asistimos a este tipo de, mal llamados, debates en sede parlamentaria y en otros foros donde a los intervinientes se les supone un nivel de educación y formación muy por encima del que demuestran. Es preocupante el uso de los nuevos “púlpitos virtuales” que permiten  hoy en día las redes sociales, para lanzar ataques verbales despiadados, insultos, calumnias, etc, desde la cómoda posición que supone la identidad oculta en un seudónimo. Estos ejemplos son perversos para los miembros más jóvenes de nuestra sociedad, y una educación que descuide la formación en valores cívicos, éticos, de respeto y laicos (ya que aun siendo cualquier creencia religiosa igualmente respetable, los valores a los que me refiero no pueden depender de uno u otro credo) acarreará una sociedad más intransigente”, criticó.

Pedro explicó que un claro ejemplo de esta falta de respeto a la labor de muchas personas es la aparente pérdida de autoridad que en los últimos años han sufrido los médicos, maestros y profesores encargados de garantizar el funcionamiento de dos pilares fundamentales sobre los que se asienta una sociedad avanzada como son la Sanidad y la Educación. El vecino de Ables comentó que es demasiado habitual escuchar o leer noticias referidas a agresiones verbales e incluso físicas a estos profesionales por parte de pacientes o padres de alumnos por estar en desacuerdo con su criterio y forma de proceder en el desempeño de sus funciones. “No debemos confundir autoridad con autoritarismo. Hemos pasado en poco más de 20 años de sufrir a maestros y profesores autoritarios, muchos de ellos supervivientes de la época de la dictadura, a negar la autoridad inherente a su cargo y categoría profesional de los profesores en la actualidad. Se cuestiona su capacidad y se les exige una labor de educación que en esencia debe ser compartida entre el hogar familiar y el centro de enseñanza”, recordó.