[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Ejecutiva Socialista de Llanera : ¿Quién ha visto las 400 viviendas sociales prometidas por el PP?

No es de recibo que después de 20 años de gobierno del PP, en ninguno de ellos, a pesar de saber de la demanda que hay en el concejo para volver a tener viviendas con algún tipo de protección, hiciera lo más mínimo para afrontar esa necesidad

Publicado el 08/07/2017
El tapin Ejecutiva Socialista de Llanera : ¿Quién ha visto las 400 viviendas sociales prometidas por el PP?
 

 

La reacción que ha tenido el PP, a través de su portavoz municipal, Silverio Argüelles, demuestra una vez más que no les preocupan lo más mínimo las necesidades de muchos de los vecinos de Llanera y únicamente se preocupan por unos pocos y por oponerse a cualquier iniciativa que parta desde el gobierno municipal.

No es de recibo que después de 20 años de gobierno del PP, en ninguno de ellos, a pesar de saber de la demanda que hay en el concejo para volver a tener viviendas con algún tipo de protección, hiciera lo más mínimo para afrontar esa necesidad preocupado como estaba únicamente preocupado por otros intereses.

Con las Casas de los Maestros, recordar que fue el PP el que inició el proceso para conseguir la desafección de los dos bloques de viviendas, para que dejaran de pertenecer a Educación y pasaran a ser patrimonio municipal. Un proceso iniciado en 2002 a lo que parece con el único fin de proceder a su demolición. Para ese viaje no hubieran hecho falta esas alforjas, porque para dejarlas caer, para dejar que el deterioro avanzara tanto que no se pudiera hacer otra cosa que derribarlas, no hubiera sido necesario emplear tiempo en pedir su desafección.

Lo que nunca ha explicado el PP son las auténticas razones que se ocultan detrás de ese empeño en demoler. Se limitan a decir viviendas sociales sí pero no ahí. La pregunta razonable es ¿entonces dónde?.

Única respuesta el silencio o la vaguedad de decir que en su momento ofrecieron al Principado posibles ubicaciones para esas viviendas, pero sin mayor concreción, lo que obliga a pensar que estamos ante otro de los habituales embustes del PP y de su portavoz empeñado en ser la voz de su amo. Estaría bien que de una vez por todas dijeran cuáles fueron esas ubicaciones, qué terrenos concretos se ofrecieron al Principado si es que realmente se hizo ese ofrecimiento.

Recordemos que en el año 2007, el por aquel entonces alcalde popular, Avelino Sánchez, se descolgaba en la prensa local diciendo: “Desde el equipo de gobierno apostamos por la promoción de vivienda de protección sin tener que llevar a cabo operaciones extrañas o poco transparentes”, al mismo tiempo que reconocía que en los Servicios Sociales municipales se habían recogido 175 solicitudes de personas interesadas en acceder a una vivienda con algún tipo de protección.

Para mayor abundamiento, en el mes de marzo de ese mismo año, el PP prometía la construcción, atención al dato, de más de 400 viviendas de protección en Posada y en Lugo. Recordemos que el PP se mantuvo en el poder hasta el año 2015, y de esas viviendas no hay rastro alguno por ninguna parte. Mentira tras mentira.

La única realidad de todo esto es que fue un alcalde socialista, Justo Suárez, quien empleó todo su esfuerzo para conseguir que Llanera tuviera viviendas sociales, y ahí está el barrio de La Quintana en Posada para demostrarlo. Un barrio perfectamente integrado en el resto de Posada, en el que han nacido y viven muchos jóvenes convecinos nuestros, y que desde su construcción en los años 80 del pasado siglo se ha convertido en todo un ejemplo.

Con el proyecto socialista para las Casas de los Maestros, nuestro partido da cumplimiento a uno de los aspectos incluidos en su programa electoral, mientras que la realidad del PP es la de viviendas para rentas modestas, cero. Los números cantan. Una vez más.