[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Sara Suárez, una bailarina y matemática

Publicado el 17/07/2017
El tapin Sara Suárez, una bailarina y matemática

La vecina de Posada de Llanera y alumna del IES Llanera, Sara Suárez, es una de las dos estudiantes que se llevaron la beca El Tapín-Oquendo este curso 2016-2017. Suárez obtuvo una nota de 10 en todas las asignaturas cursadas en 1º y 2º de Bachillerato, el año que viene estudiará el doble grado en matemáticas y física, “me gustas las ciencias mucho más que las letras y es para lo que tengo más facilidad, me cuesta mucho memorizar. También me influenciaron mucho los profesores y en especial los de matemáticas”, aseguró.

Sara está muy contenta de compartir la beca con su compañera Raquel, con la que asegura que se lleva genial, porque van juntas a la misma tutoría pero ella realiza la otra rama de ciencias que es la salud. “No tengo muy claro la salida profesional por la que quiero optar porque se puede emplear para investigación, para física o medicina”, apuntó. Suárez comentó que en un primer momento quería estudiar matemáticas, pero al conocer el doble grado decidió optar por él.

Cuando se entregó la primera beca hace cuatro años a la exalumna Carmen Alonso, esta decidió compartirla con el hermano de Sara. “Voy a echar de menos muchas cosas, porque en la Universidad es todo más abierto y nadie te protege, además de los compañeros”, apuntó. Por ahora no sabe lo que hará este verano, pero tiene claro que quiere recibir clases de baile por España, “me encanta bailar y compito en concursos de hip hop, acudo a la academia Melania en Gijón. Llevó desde los cinco años bailando, pero hace un tiempo comencé a bailar en un grupo donde nos hacen las coreografías dos profesores uno de Barcelona y otro de Madrid. Ganamos un premio en el País Vasco este mes”, apuntó.

Sara aseguró que a veces le resultaba difícil compaginar los ensayos y los estudios, “sobre todo cuando hay viajes y tienes que estar todo el fin de semana fuera, creo que el año más duro fue en 1º de bachiller, porque en mayo y junio era cuando más exámenes teníamos juntos y más concursos”, recordó. Sara ensaya dos horas a la semana con el grupo, pero tiene que echar horas para la técnica.