[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Asociación de Vecinos de Cayés celebra su comida anual

Luis Álvarez, el presidente: "A poco que nos lo propongamos alcanzaremos grandes metas porque somos un gran pueblo, de buena gente"

Publicado el 22/07/2017
El tapin La Asociación de Vecinos de Cayés celebra su comida anual

El sentimiento de arraigo a Cayés es muy fuerte, nos sentimos orgullosos de nuestra parroquia  y vamos a luchar por mejorarla. Son las palabras que el presidente de la Asociación de Vecinos de Cayés, Luis Álvarez, dedicó a este medio en la tradicional comida anual que celebran.

210 personas de todas las edades, incluidos unos cuantos niños, se reunieron en un restaurante del Parque Tecnológico de Llanera este sábado 22 de julio, para compartir mesa, conversar y luego pasarlo bien con la música de Carlos Castro quien tradicionalmente ameniza la jornada.

Previamente Alvarez les dio la bienvenida y aprovechó la ocasión para hacer un repaso a las actuaciones de la asociación que preside y a los últimos logros. La variante de Cayés, para eliminar el paso del tráfico pesado por la zona, es uno de sus principales objetivos. Al respecto mostró su satisfacción por el anuncio del Consejero de Infraestructuras, de la inmediata publicación en el BOPA del estudio informativo de la variante, para que una vez haya concluido la exposición pública se entre en fase de licitación y el próximo año la obra pueda estar concluida.

Sabíamos, señaló, "que la solución al impacto de tráfico que soporta esta parroquia pasaba por la voluntad política como forma de resolución, y en este sentido estamos satisfechos y agradecidos a todos los grupos parlamentarios y municipales por su disposición y compromiso a efectos de resolver una demanda histórica de esta comunidad".

Álvarez recordó a los comensales "a lo largo de estos años, esta junta directiva no ha escatimado esfuerzos para conseguir acrecentar los niveles de bienestar en la parroquia, nuestra propuesta es continuar haciendo cambios que reporten funcionalidad y modernidad a este pueblo que deben ser de obligación inexcusable... Estoy convencido que a poco que nos lo propongamos alcanzaremos grandes metas, porque somos un gran pueblo, de buena gente, de ánimo componedor, buena crianza, excelente socialización y buen hacer".

Tras el pequeño discurso comenzó la verdadera jornada de hermandad. Muchos de los asistentes no viven en Cayés, pero son de allí y no se pierden la cita por nada. Es el ejemplo de Carlos Álvarez, residente en Barcelona, viene expresamente para la ocasión "porque hay muchas emociones que están dormidas y hoy con toda mi gente despiertan".