Los hosteleros de Llanera aseguran que el Museo de Fernando Alonso no ha ayudado a su sector

Publicado el 30/07/2017
El tapin Los hosteleros de Llanera aseguran que el Museo de Fernando Alonso no ha ayudado a su sector Juanín de la Sidrería La Llera

El periódico El Tapín ha recorrido varios establecimientos hosteleros del concejo de Llanera, para preguntar a los propietarios las ventajas y desventajas de la llegada hace dos años del Museo y Circuito de Fernando Alonso al concejo.

Los hosteleros de Lugo de Llanera afirmaron que sus expectativas eran mucho mejores, sobre todo en cuanto a movimiento de personas por la localidad y de clientes para sus locales. Jonathan Aparicio de la Sidrería Mayte afirmó que desde la apertura del complejo su establecimiento no ha recibido ningún tipo de información, “aquí nunca se ha puesto un cartel de los campeonatos que se celebraron allí, ni nada por estilo. Cuando abrió tuvimos una reunión allí con la dirección de la Fundación de Fernando y el Ayuntamiento, donde se llegó al acuerdo de dejar allí publicidad, pero nada más. Nunca ha venido nadie del museo y el circuito”, criticó. Jonathan opina que sería bueno que abrieran otra entrada en el museo por la que la gente pudiera acceder desde Lugo de Llanera a través de la AS-II, para que por lo menos pasen los clientes por la localidad.

Pilar Fernández es la propietaria de El Barín de Lugo de Llanera, que lleva dos años abierto y además cuenta con un espacio dedicado al piloto ovetense, aseguró que habían puesto muchas esperanzas en el complejo de Alonso, pero la realidad ha sido muy distinta, aunque afirmó que acudieron algunas personas cuando se celebró el campeonato de Europa. “Sería bueno contar con ofertas como menús especiales para la gente que acuda al Museo, pero por ahora todo ha quedado en nada”, afirmó.

Francis Cháves empleada de la Cafetería Mayfer comentó que el complejo queda lejos de Lugo de Llanera y no les afecta demasiado en cuanto a aumento de clientes, “no ha venido nadie del museo desde que lo abrieron, sería bueno potenciar la relación entre la hostelería y el museo, dada la gran relevancia que tiene la figura de Alonso con menús especiales o bebidas, incluso con el regalo de entradas por consumición”, destacó.

José María Rodríguez de la Cafetería Crisol recordó que en su día la Junta Local de Hostelería de Llanera, el Ayuntamiento y la Fundación se reunieron y los trámites de colaboración no llegaron a nada. “No ha repercutido para nada en el pueblo la llegada del museo, pensamos que habría más movimiento, pero no ha sido así, ya que no ha venido nadie. Sería bueno que desde allí se impulsara una ruta de los establecimientos del concejo, para que los clientes vinieran”, afirmó.

Uno de los hosteleros de Posada de Llanera es Juanín de la Sidrería La Llera que afirmó que “el Museo ni está ni se le espera”. “Todavía no hemos tenido ninguna noticia del museo ni para bien ni para mal, nos enteramos por casualidad de que se iba a celebrar el campeonato de Europa. Las personas que acuden al museo después van a Oviedo, por aquí ni pasan. Sería bueno contar con publicidad allí”, apuntó.

Jayro Luengos propietario del Bar El Cruce comentó que no ha acudido nadie del museo a consumir a su local, “lo único que ha pasado es que muchas personas se han acercado a preguntar dónde estaba, pero nada más”, explicó.

Kike propietario de La Cafetería Ñeru comentó que lo mejor sería cambiar el modelo de gestión del museo y hacerlo más público, para que pudiera acudir cualquier persona a disfrutar del circuito no sólo los profesionales del karting, “un día vinieron unos chavales de Coruña de despedida preguntando por el circuito y cuando les dije que sólo era para profesionales se llevaron un chasco”, comentó.

Ana Menéndez propietaria de Donde Anina comentó que nadie acudió del museo a su establecimiento, pero apuntó que en el complejo cuentan con su propia cafetería, donde también se dan comidas y aseguró que la entrada al museo es muy cara y los clientes no pueden entrar y salir para perderla, además de la comodidad que supone para ellos. “Pero no sólo influye el museo que no atrae gente, sino que el Ayuntamiento organiza todas las actividades en el Parque Cuno Corpquera o en la Escuela de Música sin pensar en los establecimientos que estamos en la zona del Cruce, que también pagamos nuestros impuestos”, concluyó.